6

Fiesta completa en el Calderón

Diego Costa, Cristian Rodríguez y Falcao celebran uno de los cinco goles al Granada

Liga
Jornada 31

Atlético Atlético 5

Granada Granada 0

Atlético: Courtois, Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luis (Insua, 73'), Gabi, Koke, Raúl García (Óliver, 71'), Rodríguez, Diego Costa (Adrián, 68'), Falcao

Granada: Roberto, Nyom (Juanma Ortiz, 45'), Diakhaté, Mainz, Brayan Angulo, Mikel Rico, Torje, Brahimi, Nolito, Aranda (El-Arabi, 75'), Ighalo (Buonanotte, 68')

Goles Goles

1-0 Diego Costa (4')
2-0 Falcao (27')
3-0 Falcao (47')
4-0 Raúl García (63')
5-0 Filipe Luis (70')

Ver ficha del partido

El mejor del partido El mejor del partido

Koke

Koke

España Madrid

08-01-1992

  • Partidos 341
  • Goles 30
  • Asistencias 75
  • Tarjetas Amarillas 59
  • Tarjetas Rojas 1
Falcao

Falcao

Colombia Santa Marta

10-02-1986

  • Partidos 91
  • Goles 70
  • Asistencias 5
  • Tarjetas Amarillas 17
  • Tarjetas Rojas 0

El Atlético de Madrid ha conseguido una victoria contra el Granada más sencilla de lo presumible en una tarde primaveral en el Vicente Calderón. Suele ser una constante de cada campeonato liguero que los equipos que ocupan los últimos puestos de la clasificación den bastantes problemas en las últimas jornadas. No fue el caso del Granada que dio muchas facilidades, principalmente defensivas, durante todo el partido. Adolecieron los granadinos de falta de fe en sus posibilidades desde el primer gol.

El Atlético se relamió al ver la condescendencia y la pasividad defensiva que tuvo el equipo rival e hizo sangre. A la vez que hundió un poco más al Granada, esta abultada victoria sirve a los rojiblancos para cerrar unas cuantas jornadas en las que las dudas se habían apoderado del equipo. No estábamos en Def-Con 4, pero una derrota podría haber complicado la clasificación para la Liga de Campeones del próximo curso.

Los cinco goles sirvieron para alegrar la fiesta del Día del Niño y también para que Falcao hiciera dos dianas, e igualara así su marca goleadora de la Liga pasada. Y aún restan siete jornadas. No hay debate. El delantero colombiano está, como siempre, muy acertado en el remate. Bien es verdad, que yo no le noto tan fino fuera del área como estuviera en el primer trimestre de la temporada, pero a ¿quién le importa mientras mantenga afilada las garras y fino el olfato?

Todos los tantos vinieron por anticipación en el remate de los jugadores del Atlético de Madrid. Para empezar la cuenta goleadora rojiblanca, Diego Costa se adelantó de cabeza. Luego vendría el primero de Falcao culminando un fulgurante contraataque dirigido con maestría por Cebolla Rodríguez y continuado por Costa. A los pocos minutos de la reanudación Falcao remachó a la red ante la atenta mirada de toda la defensa del Granada. Posteriormente Raúl García hizo el cuarto, en un gol de similar factura que el anterior. Y Filipe Luis culminaría el redondo marcador con un sutil toque por encima de Roberto.

Ellos fueron los goleadores, pero nada hubiera sido igual en el partido y tampoco el luminoso hubiera reflejado los cinco goles del Atlético si detrás de ellos no hubieran estado Koke y Cristian Rodríguez.

Simeone tuvo que modificar el centro del campo y eligió a los jugadores de mayor jerarquía de entre los que le quedaban disponibles. También son los que han estado durante todo el campeonato dando el callo y aunque deseamos ver a la gente joven, creo que es de justicia que se respeten ciertas normas no escritas, pero sí claramente establecidas. Destacó Rodríguez con un buen hacer en el centro del campo, posición en la que no ha actuado prácticamente en ningún partido. También Raúl García con el ya mencionado gol.

Koke estuvo soberbio participando en todo el juego de ataque desde posiciones no acostumbradas, aunque sí más naturales para él. Lanzamientos magistrales en las faltas de los goles, un casi gol olímpico y otras jugadas de mérito. Quizás haya sentido el aliento de un joven extremeño, de Navalmoral de la Mata, llamado Óliver Torres que se presentó con clase, personalidad y desparpajo en el césped del Calderón quien haya impulsado a Koke esta tarde.

Tuvo paciencia en empezar a entrar en juego. Durante los primeros cinco minutos no pudo tocar el balón y ya me temía que ocurriera como en Getafe. Pero no se repitió la historia. Óliver, sin hacer nada espectacular en los veinte minutos de juego se le vio con mucha presencia en el campo. Tiene el partido en la cabeza, siempre pendiente de la situación de sus compañeros, ofreciéndose en el apoyo y atento al repliegue. Sus movimientos en el campo delatan una gran seguridad en sus condiciones.

Y así se fueron los 10.000 niños cantando goles y deseando levantarse mañana para contarles a su compas de clase el remate de Falcao, el contraataque de Costa, las 50 victorias de Simeone y lo mucho que disfrutaron viendo golear a su Atleti.

Foto:  Club Atlético de Madrid.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.
Comentarios (4)
Trackbacks (2)

Comentarios (4)

  1. Oliver se salió, algunos pases los falló o tardó en darlos (normal con 18 añitos) pero tuvo muchísima personalidad, la daba y se ofrecía, daba posibilidades de pases, tenía muchas ganas de verle después de que contra el Getafe “no pudiésemos verle” pero ha demostrado bastante, parece ser que físicamente ya empieza a estar hecho para aguantar la élite del fútbol…hay futuro!!!

    • Soy de su misma opinión: lo hizo muy bien. Creo que a a tener más oportunidades de aquí afinal de temporada.

  2. Como siempre, coincidimos en casi todo, Don Julio. Oliver dejó detalles más que interesantes, pero ya hay una cosa que creo que es imprescindible en un jugador si quiere triunfar en esto del fútbol, y es la personalidad que demuestra tener en el terreno de juego. Hay mucho futbolista ahí, Don Julio. Mucho.

    Un abrazote.

    • Me encanta cómo corre. Sólo verle moverse en el campo da gusto, oiga.

      Vamos, que después de 20 años tenemos un centrocampista en el Atleti.