4

3, 2, 1

manzano_01

Europa League
Fase de grupos J6

Atlético Atlético 3

Rennes Rennes 1

Atlético: Asenjo, Perea (Miranda, 65'), Godín, Domínguez, Filipe Luis, Assunção, Koke, Arda Turan (Juanfran, 82'), Diego (Tiago, 76'), Adrián, Falcao

Rennes: Diallo, Foulquier, Apam, Mandjeck, Mavinga, Pajot, Tettey, Jebbour (Feret, 87'), Doumbia, Brahimi (Diarra, 88'), Montaño (Hadji, 66')

Goles Goles

1-0 Falcao (pen., 37')
2-0 Domínguez (41')
3-0 Arda Turan (79')
3-1 Mandjeck (86')

Ver ficha del partido

Quiero terminar el proyecto, si me dejan, dijo Manzano en la conferencia de prensa previa al partido de hoy. A Manzano se le acabó el crédito tras el partido en Cornellà. Solo lo salva de la destitución la proximidad de las vacaciones navideñas, que los tres partidos que quedan este año son en casa y que el club no ha ha encontrado un entrenador de su gusto que pueda sustituirlo.

A Manzano le han puesto fecha de caducidad. Se resiste y quiere retrasarla. Clama en el desierto a quien quiera escucharle. Nadie lo hace. Sus jugadores, desde hace tiempo, tampoco. El que suscribe no entiende que una persona se aferre tanto a un cargo hasta el límite de perder su dignidad profesional. A no ser que Manzano esté fuera de la realidad y crea que aún es posible recuperar la confianza de todos los que la han perdido.

Caminero también tiene lo suyo. Fue un ídolo del doblete. Ahora es un juguete. Encabezó un proyecto en junio que estaba encaminado a restituir el sentimiento atlético ¡Tiene huevos que haya que hablar de volver al sentimiento atlético en el Atlético de Madrid! Así se han transformado las cosas en nuestro Atleti. Hasta las incongruencias se ven con normalidad. No llaman la atención. Se aceptan con sumisión.

El Atlético de Gil Marín engulle entrenadores, directores deportivos, futbolistas y aficionados. Su voracidad es insaciable. Manzano será una presa más. Caminero otra víctima. Los futbolistas van y vienen. Los aficionados se lamentan, se muestran indiferentes, se van sin esperanza. Que de todo hay.

En medio de toda esta esquizofrenia colectiva, el Atlético tiene que jugar partidos. Partidos que cada vez más parecen una excusa para seguir manteniendo la entidad.

No vimos a un Atleti arrollador, ni con muchas ganas de redimir los últimos pecados. No salieron a comerse el césped, ni cavaron trincheras ni nada de lo que se espera de unos jugadores que deberían estar heridos en lo más profundo de su orgullo profesional. Salieron a dejarse llevar, sabedores de que la clasificación estaba lograda y que los franceses eran unos amigos.

Manzano sorprendió con el cambio de portero. Hasta ahora, Courotis era uno de los pocos futbolistas que habían participado excepto en los que había sido sancionado. Asenjo estuvo más tranquilo que en otras ocasiones y resolvió muy bien varias situaciones de peligro. Menos sorprendió la alineación de Koke y de Assunçao que cumplieron sin más.

El Atlético fue dejando pasar el tiempo y los goles fueron cayendo del lado rojiblanco. Primero fue Falcao de un penalti regalado por el árbitro, luego Domínguez de un soberbio testarazo y el último de Turan de un buen disparo.

Un partido que contribuirá a que Manzano se reafirme en su creencia de que el Atleti es muy distinto en casa que fuera. Los resultados avalan esta teoría, desde luego. En la Liga hemos ganado a cuatro de los cinco últimos clasificados y en la Europa League a dos equipos con alineaciones suplentes y a unos escoceses que cuando cruzan el Canal se convierte en figurines.

Me preocupa otra cosa más importante y es comprobar si este atisbo de rebeldía y hartazgo mostrado por una parte de la afición durante la semana y también en el partido continuará o esta victoria y la de los partidos que restan hasta final de año las atenuarán.

Me preocupa saber qué actitud tendrán los medios de comunicación, si seguirán siendo críticos como lo han sido estos días, o volverán al silencio que han practicado durante tantos años.

Me preocupa, en definitiva, si ha empezado la cuenta atrás del gilismo, o si, como en otras ocasiones unos cuantos goles y tres victorias darán aire a los gerifaltes para continuar hundiendo al Atlético de Madrid.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.
Comentarios (2)
Trackbacks (2)

Comentarios (2)

  1. Otro de los motivos por los que se mantiene a Manzano y no citas en la certera crónica es la venta de Reyes. Si sigue Manzano, se aseguran que el utrerano no juegue y que, en caso de hacerlo, su rendimiento será tan pobre como el mostrado el resto de la temporada debido a sus desavenencias con el entrenador.

    ¿Qué habría pasado si, tras el partido del Albacete o del Español, Manzano hubiese sido destituido y en su lugar llegase un entrenador con dos dedos de fente? Pues auguro que Reyes recuperaría la titularidad y lo haría con motivación extra, recuperando así la calidad que le caracteriza. ¿Esto impediría su venta? No, pero incomodaría porque los gritos contra el palco se mantendrían a pesar del cambio de entrenador.

    Esperando hasta enero se aseguran medir bien los movimientos y calmar con destituciones de cabezas de turco o fichajes la venta de un reciclable Reyes. Si, digo reciclable porque Reyes puede ser un lastre con entrenadores pasivos (Aguirre o Manzano) pero también uno de los mejores del mundo en su posición con entrenadores de carácter (Quique, Luís, Caparrós).

    En fin, habrá que estar atento estas Navidades a los diferentes culebrones de nuestro equipo porque lo que es fútbol… poco hay que ver por ahora. Esperemos que nuestro regalo de Reyes sea… su recuperación.

    Un saludo.

    • Sí, Jaime, es posible que también tengan en cuenta lo que apuntas sobre Reyes para retrasar la destitución de Manzano. Todo puede ocurrir en el Atleti.

      Gracias por tus certeros comentarios.