1

La pasión según Simeone

Simeone celebra un gol Atlético de Madrid

Resulta curioso cómo la palabra pasión tiene dos significados tan antagónicos. Por un lado, entendemos pasión como un suceso desgraciado o una concatenación de ellos que nos hace sufrir. Por otro, algo o alguien que nos apasiona nos hace ser felices.

Escribe Sir Ken Robinson, eminente pedagogo inglés, en su libro El Elemento que todas las personas tenemos un don que nos hace únicos. Este don está indisolublemente ligado a la pasión que tenemos: nuestra familia, nuestro trabajo, nuestras aficiones. Encontrar nuestro don, nuestra pasión nos realiza plenamente como seres humanos.

La pasión proporciona una felicidad, sí, pero incompleta. Porque la pasión adquiere toda su potencia si somos capaces de transmitirla a quienes nos rodean. No siempre es fácil conseguir liberarla de nuestro interior. El egoísmo, la incapacidad de expresarla, la timidez pueden resultar impedimentos definitivos.

Leída con mucho interés la entrevista que la revista argentina El Gráfico realizó recientemente a Diego Simeone compruebo que este hombre es feliz tanto en cuanto ha sabido encontrar su auténtica pasión y ha querido y sabido transmitirla a los demás: futbolistas y aficionados. Los futbolistas son mejores de lo que nunca pudieran imaginar. No se dirige directamente a los aficionados, pero no para de hablarnos. Cuando habla la conexión es inmediata, perfecta.

Vive su pasión sin detenerse a pensar en las dificultades: “Estábamos en semifinales [de la Europa League] y los jugadores, se pueden imaginar, querían ganarla, pero a la vez el club te presionaba todos los días, te decía que lo único que interesaba era entrar en Champions. Por los veinte palos (sic). De mi lado no era sencillo, porque luchabas contra el club que te exigía una cosa, con tus deseos de ganar como entrenador y con convencer a los jugadores de que podían hacer las dos cosas”. -Página 19 de la revista-.

Tampoco puede lamentarse de las duras exigencias a los que el somete su trabajo: “El atlético siente que puede ganar como el Barcelona, ¡el hincha, eh! En la final contra el Madrid nos decían “Cholo, hay que ganar sí o sí, y ¡hacía 14 años que no le ganaban! O te dicen: “!Hay que entrar en Champions” y en 110 años de historia, el Atlético entró 8 veces a la Champions“, -página 20 de la revista- para seguir disfrutando de ella y en consecuencia hacernos disfrutar.

Buscó la pasión, la encontró, la agarró y no la soltará. El día que alguien se la arrebate la seguirá adonde sea hasta volver a encontrarla.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (1)

  1. Como siempre, ole, ole, ole, el Cholo Simeone. Por siempre.