4

Oliver Torres, en tierra de nadie

Oliver2

Óliver Torres es hoy por hoy la mayor esperanza de la cantera rojiblanca para un número importante de aficionados y periodistas especializados en el Atlético de Madrid de la talla de Ruben Uría o José Miguélez que reiteran en cuanto tienen ocasión la excepcionalidad de su eclosión como futuro cerebro del equipo.

twitter sobre óliver de rubén uría

Tweet sobre Óliver. Rubén Uría. 1-agosto-2012

No es una exageración. La pide, recibe, se revuelve, la esconde, se desmarca, arranca, cambia de ritmo, levanta la cabeza, amaga, da ese último pase medido… y así todo el arsenal del centrocampista total. Esa esencia que dejó Diego la temporada pasada pero con un poso de poder llegar a ser incluso mejor jugador; al nivel de los mejores de un país que probablemente tenga los mejores centrocampistas del mundo. Palabras mayores.

Sin embargo, en lo que muchos veían como su temporada para tomar la alternativa, para asomarse a la élite, para dar un golpe sobre la mesa como estandarte de ese nuevo Atlético de Madrid que surge como escuela de talentos (Saúl Ñíguez, Manquillo, Kader, Iván Calero, los hermanos Obama…), su presencia en el primer equipo es testimonial y su importancia mediática languidece.

Su bagaje hasta el momento se limita a algunos minutos jugados en un puñado de partidos y a entrenar con la primera plantilla. Curiosamente este segundo hecho tiene una influencia negativa en su presencia con el segundo equipo, puesto que Óliver, que entrena con el primer equipo entre semana desde el verano, encuentra dificultades para entrar en los planes de Alfredo Santaelena muchísimo más preocupado por conservar su empleo que por desarrollar la siguiente generación de talentos. La falta de sintonía entre  Simeone y Alfredo parece evidente toda vez que algunos de los chicos usados por la primera plantilla en entrenamientos (principalmente Pedro, Oliver, Kader, Manquillo y Saúl) encuentran problemas para jugar siempre dos divisiones más abajo. Pedro y Óliver con más frecuencia son los que más les cuesta entrar en la alineación titular del Atlético de Madrid B y sorprendentemente ven una cantidad importante de partidos desde el banquillo e incluso desde la grada. El extremeño habitual en las categorías inferiores de la selección (actualmente juega en la Sub 19) presenta unas credenciales innegables de futura estrella.

Se proclamó campeón de Europa sub-19 en el 2012 a sus precoces 17 años y siendo titular indiscutible en todos los partidos. Unos meses antes se había alzado con la Copa Atlántico en categoría sub-18 siendo nombrado con el mejor jugador del torneo. Ese reconocimiento a nivel de selección y con el primer equipo (Simeone le requirió explícitamente según aterrizó con Saúl tras haberse alzado con el campeonato europeo que se incorporara a la pretemporada en Los Angeles de San Rafael) también lo tiene con aficionados que ya conocen su nombre y quedaron profundamente prendados de su fútbol en los partidos de pretemporada dónde jugó.

Una vez que el campeonato ha comenzado sin embargo Simeone sólo ha requerido a Kader en la primera fase de la Europa League, de Saúl en diferentes tramos dejando siempre muy buenas sensaciones y de Manquillo a raíz de la lesión de Juanfran. Óliver ha estado más en los sueños de los aficionados atléticos que en las convocatorias del club. En fechas recientes algo si que parece haber cambiado en la dinámica con el jugador. A raíz del parón invernal, los servicios médicos aconsejaron parar al moralo y que trabajara de cara a fortalecerse físicamente. “Estamos ante un jugador de un talento enorme pero con unas condiciones físicas aún por pulir” comentaba Kiko Narváez en la retransmisión de los Cuartos de Final de la Copa del Rey ante el Real Betis asegurando que al jugador le estaban llevando muy bien para entonarle y que era preferible que jugara poco este año pero creciera en lo físico.

La verdad es que la zona de creación es la que más huérfana está en el club rojiblanco y tanto Saúl como Óliver Torres parecen destinados a llenar ese hueco durante muchos años (y esperemos que con gran éxito para ellos y para el conjunto). Simeone, que ha demostrado ser un hombre de club en este año que lleva al mando sabrá como llevar el crecimiento de Óliver y no debemos dejarnos llevar por la ansiedad de subir jugadores sin más antes de que estén realmente preparados. La paciencia de todos y el criterio de los que conocen el estado de desarrollo físico y preparación mental del jugador debe primar. El domingo mientras el Atlético le pegaban el primer zarpazo realmente inesperado de la temporada:

Tweet sobre Óliver. José Miguélez. 27-enero-2013

Tweet sobre Óliver. José Miguélez. 27-enero-2013

No podemos olvidarnos que cuando pintaban bastos en verano y todos anticipábamos un año de pocas alegrías con contrataciones de perfil bajo y la no vuelta de Diego, prácticamente la única esperanza en el horizonte era Óliver. Ahora sabemos que el equipo que ha forjado Simeone a golpe de esfuerzo y mentalidad le va a permitir desarrollarse al jugador como debe ser, sin la presión que sintió Fernando Torres de ser un salvador que debía llevar todo el peso sobre sus hombros.

Podremos disfrutar del magnífico año del conjunto rojiblanco y podremos soñar que dentro de unos años esos jugadores que brillan con luz propia en las divisiones inferiores lo harán bajo los focos del Vicente Calderón ante 60.000 espectadores. Yo rompería una lanza porque no se olvidase, hoy más que nunca, a Óliver Torres, ese niño que nos volverá a enorgullecer llevando ese apellido tan atlético a la espalda pero sin crearle esa carga exagerada de responsabilidad que dimos a otro niño llamado Fernando.

Óliver es probablemente el siguiente ídolo de masas en un club que cada vez parece tener menos dinero para comprarlos y no le va a quedar más remedio que cultivarlos. Bendito problema en este caso. Sabemos que será la bandera, pero sólo cuando todos en el club sepan que ha llegado su hora. Y llegará.

Fotos: Club Atlético de Madrid.

Del Atleti. Sin cláusula de rescisión. Fundador de #losTorristas. Madrileño de SF, California (los madrileños nacemos donde nos da la gana). Podcaster y cofundador de Esto es Atleti y This is Atleti

Comentarios (4)

  1. Hay cosas raras con este futuro crack, no es comprensible que empiece jugando el primer partido y luego no entre en los planes de nadie, espero que sepamos llevar el talento que tiene…

  2. Al chico lo metieron en la “nevera” cuando lo pillaron “comprando botas” en el Bernabeu, cosa extraña porque que yo sepa también hay botas en cualquier tienda deportiva que no sea el feudo de tu eterno rival. Cosas muy raras pasan con este chico…

  3. A mí no me parece en absoluto preocupante. Es cierto que Óliver necesita pulir su físico. Los pocos minutos que ha tenido en la élite lo demuestran: un profesional sabe como meter el cuerpo a un chaval de 60kilos para quitarle el balón con relativa facilidad.
    En cuanto a porqué no juega ni siquiera en el filial, hay que tener en cuenta que el profe Ortega le está exigiendo sobremanera entresemana como para llegar el fin de semana y jugar los 90 minutos. Tocaría lamentarse si, por meterle demasiado estrés físico, acaba lesionandose de graverdad.

    ¿Que ha perdido importancia mediática? Claro, y demos gracias por ello!. Florentino y compañia fichan por televisión. Señalan a ese chaval que sale en Deportes Cuatro y dicen: “lo quiero”. Cuanto más se trabaje con el chico a la sombra mejor que mejor.

  4. Que si tiene que estudiar para la selectividad, que si no ha tenido pretemporada y está haciéndola en temporada, que si no le quieren meter presión, que como no entrena con Alfredo no lo pone, que si le están fortaleciendo físicamente…

    Pero lo que es realmente cierto es que casi no juega. Para eso mejor que siguiera con los juveniles.

    Raro, muy raro. Hay hasta quien dice que Gil le está obligando a cambiar de agente (a uno de su cuerda) o sino no juega.

    Y ayer, con el equipo fundido el último cuarto de hora, qué bien hubiera venido alguien que retuviera el balón. Ese alguien estaba calentando en la banda.