4

Nostalgia

Mandzukic remata a portería Rayo Vallecano
Error

El mejor del partido El mejor del partido

Miranda

Miranda

Brasil Paranavaí

07-09-1984

  • Partidos 178
  • Goles 13
  • Asistencias 3
  • Tarjetas Amarillas 46
  • Tarjetas Rojas 4

Vivía la Liga española en el nirvana del duopolio construido en la última década a base de favorecer a los poderosos y olvidarse de los pobres hasta que hace dos años y medio llegó Diego Pablo Simeone al Atlético de Madrid. Desde entonces, el guión establecido en los despachos y alentado desde las redacciones ha terminado en la destructora de papel. El Atleti se proclamó campeón de liga con autoridad y contra todo pronóstico en un campeonato histórico.

La idea es seguir manteniendo el nivel competitivo demostrado la temporada pasada. La competitividad se mantendrá por actitud, pero también será necesario que la calidad de los jugadores haga su aportación. Difícilmente se podrá discutir que el Atleti ha mantenido muchos de los jugadores que fueron fundamentales para lograr los éxitos del curso pasado. Pero tan difícil como eso será no reconocer que se han marchado un par de jugadores que resultaron fundamentales para conseguirlos. Me refiero, evidentemente, a Filipe Luis y a Diego Costa. Las comparaciones son odiosas, tanto como inevitables.

El pueblo rojiblanco terminó el partido de ayer mosqueado, más por la sensación negativa que dejó la segunda parte que por el empate en sí. Ahora que la gente ha degustado la cocina de autor no se va a conformar con el menú del día y quiere seguir probando delicatessen. Se echó de menos la presión y la agitación del partido que proporcionaba Diego Costa, así como la seguridad defensiva y las soluciones de ataque que daba Filipe Luis.

El estilo de juego del Atlético de Madrid requiere una -r-evolución para adapatarse a las cualidades de Mandzukic, que no es Diego Costa ni lo va a ser nunca. Y en ese punto es donde se encuentra Simeone, buscando variantes que hagan eficaz el juego de ataque para volver a repetir los éxitos.

El fútbol del Atleti ya no puede ser tan directo ni tan vertiginoso como el del año pasado porque no tiene al jugador necesario para hacerlo. Por eso, buscó un juego más combinativo a través de Griezmann y Koke, ayudados en algunas jugadas por Raúl Jiménez. Cuando ambos centrocampistas abandonaron la banda para ocupar posiciones más centradas llegaron los mejores minutos de los colchoneros tanto en el juego como en las ocasiones. Los delanteros atléticos dispusieron de hasta tres oportunidades para perforar la portería de Cristian Álvarez sin obtener el objetivo en ninguna de ellas. No fue una mala primera mitad, sin embargo, la sensación era que el Atleti debía hacer algo más para ganar el encuentro. Y no lo hizo.

En la segunda parte se apagó el Atlético. Directamente, no existió. Ni un atisbo de las cualidades que son necesarias para ganar un partido de fútbol. Se diluyó la presión en campo contrario, se olvidó el juego combinativo y como consecuencia de lo anterior el Rayo Vallecano se adueño de la pelota y del partido. Trashorras y Bueno distribuyeron la pelota en el centro del campo con querencia hacia la banda derecha donde Aquino encontró un boquete enorme en la banda que debía defender Ansaldi. La perpetua solidez de Godín y Miranda, y una parada providencial de Moyà evitaron que el campeón debutara con derrota.

Es tremendamente significativo que Simeone intentara cambiar el desarrollo del partido sacando del campo a los tres delanteros que había alineado: Griezmann, Jiménez y Mandzukic dando entrada a Saúl, Héctor y Cristian Rodríguez.

Aún sabiendo que faltaban Raúl García y Arda Turan mi criterio es que la alineación de este año tiene menos calidad que la del año pasado. Y de banquillo andamos escasitos, como casi siempre. Quedan seis días de mercado, aunque difícilmente se puedan solucionar en estas pocas fechas lo que no se ha remedio en tres meses. No espero, por tanto, ningún fichaje significatio. Si acaso, un par de remiendos sobre la campana al más puro estilo Gil Marín. Deseo equivocarme.

Vídeo resumen del Rayo – Atlético de Madrid: Canal +.

Foto: Club Atlético de Madrid.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (4)

  1. A mí me preocupa especialmente el ataque. Del nivel defensivo no tengo dudas. Es pronto pero Mandu no me da buenas sensaciones. Le veo muy fallón. En Múnich tenía muchas opciones porque el equipo jugaba más ofensivo y quizá allí por eso metió tantos goles. Aquí solo va a tener dos tres claras por encuentro. El mexicano es carne de cesión, en navidad está fuera. Y el francés necesitará tiempo para adaptarse y eso juega en su contra porque se espera mucho por lo que ha costado.

    • Es lo que comentamos, Diego Costa y Mandzukic tienen dos estilos completamente diferentes. La cuestión es que el Atleti estaba preparado para jugar con Costa y, de momento, no está preparado para jugar con Mandzukic.

      Un saludo.

  2. Miguel Angel

    Es demasiado pronto para juzgar. Los nuevos y los antiguos están en el camino de conocer sus movimientos.El lunes sobre todo yo observé un bajón físico lógico, pero por otra parte este mismo bajón le he visto 3 o 4 veces el curso pasado por idénticas circunstancias.Evidentemente Mandu no es Costa, nadie es como Costa, pero su juego le va a venir de perlas a Griezmann que es un crack. Jimenez con toda seguridad va a ir creciendo y estamos todavía a la espera de otro delantero. Y no olvidemos que hoy por hoy el líder del Atleti es Raul García y a muy corta distancia Gabi y Koke. Solo debemos pensar en ganar el sábado y sumar 3 puntos.

  3. El mayor problema ha sido la planificación. El Atleti ha fabricado un jugo en el que Arda y, en mayor medida, Koke, debían asistir a Costa que, en base a potencia y velocidad, tendría las ocasiones. Y la estrategia.
    La falta de planificación hace que no se haya podido trabajar el nuevo estilo necesario con los jugadores actuales. Arda, Koke y Griezmann deben asociarse y rotar para estar frescos. Arriba Mandzu y Jiménez igual. Y el centro del campo debe ser de Tiago: en el partido de vuelta de la supercopa, en concreto la segunda mitad, quedó demostrado.
    Ahora, lo que más echo en falta desde el final de la temporada pasada y este inicio es el no saber/poder finiquitar los partidos. Ni una contra en condiciones.