2

Casus Belli

courtois
La apabullante victoria sobre los rossoneri ha disuelto a estas alturas de semana el bochornoso espectáculo (uno más) de la prensa del movimiento. Me refiero, claro está, a la portadita de marras. La degradación de un sector muy reconocible y reconocido del ¿periodismo? deportivo no es algo nuevo, al menos, si lo comparamos con las veladas -cada vez menos- campañas contra el Atlético, ya sea por comisión u omisión, en tiempos recientes. Sin embargo, y por lo que he ido leyendo, mucha gente está errando el tiro o, mejor dicho, está mirando al dedo que señala en lugar de a la luna.

Me explico. La segunda derivada del affair Courtois no es sino la constatación empírica -una más- de que el Atlético es un club pagafantas, inane y, absolutamente, loser a todos los niveles institucionales. Cualquier entidad medianamente decente y que se respete a sí misma habría tomado la portada de As como un casus bellicongelando de manera inmediata relaciones con cualquiera de los medios del Imperio por tierra, mar y aire. En esto hay que ser implacable porque hay mucho en juego y, sobre todo, porque el aficionado Atlético no merece ser tratado como un imbécil. En estos gloriosos tiempos de cholo y rosas en los que el Club ha pasado de ser el equipo simpático y entrañablemente inofensivo a ser el forastero incómodo que llega y apoya la pistola en la barra del Salón, la relación con la prensa debe ser mucho más exigente. Primero porque se debe y segundo porque se puede. Las redes sociales, las herramientas colaborativas y las nuevas tecnologías han permitido que la información, especialmente la deportiva, ya no gravite alrededor de los medios tradicionales sino que, cada vez más, desplace su órbita hacia nichos donde la calidad y el rigor sigan siendo cuidados. Si el valor de marca de un club como el Atlético pasa por vender sudaderas y cuberterías mediante cartillas, es que los de arriba no han entendido nada.
Con Simeone este club se ha hecho respetar en el césped aplicando una máxima: respétate para ser respetado. Ha costado -está costando- sangre, sudor y lágrimas. Qué menos que el club se aplique el cuento a todos los niveles. Tal vez sea mucho fiar teniendo en cuenta la pareja que asola el palco y su caterva de acólitos. Pido una utopía. Arriba no hay nadie con arrestos y voluntad de dinamitar los puentes.  La batalla de la percepción pública sólo puede ganarse construyendo desde las cenizas.
Abogado, cinéfilo, seriéfago y colchonero, en ningún caso por ese orden. Si le preguntas por el Atleti, te dirá que sólo los mediocres están siempre en su mejor momento. Cofundador del podcast "Esto Es Atleti". Cholocostista.

Comentarios (2)

  1. Personalmente creo que el club hace lo mejor, desmentir y pasar de la basura de prensa que tenemos en este país, es más, desde hace años ya ni se filtran los fichajes y lo que creo es que se debería concienciar a todos los consumidores y seguidores a actuar así, sabiendo que venden humo, que son noticias sin contrastar y que hay que fiarse bien poco de los rumores que se dicen en los dos grandes periódicos de prensa rosa deportiva de este país. Lo ideal sería dejar de consumir esto, igual que ciertos programas de televisión que se dedican a ello con colaboradores que dan vergüenza ajena, pero parece ser algo imposible. No se hasta que punto una información así puede desestabilizar a un jugador y a un club si la masa de aficionados del club no acompaña a ello y creo que el aficionado inteligente ya sabe lo que hay desde hace años y está curado de espantos. En fin,pienso que, “montar un pollo” sería darle más publicidad al asunto y beneficiar al diario. Un saludo

  2. Muy de acuerdo, Harden. El tema de la demanda es fundamental, claro. Si la gente deja de demandar basura, no será rentable y tendrán que desplazar el contenido hacia un nicho de mayor calidad. A lo que me refiero es que esto debería complementarse con medidas por parte del Club de defensa activa. Todo lo contrario a montar un pollo. Dejar de conceder entrevistas a determinados medios o recortarlas al máximo, revisar la política de productos promocionales, reportajes… Lo que no tiene sentido es que el Atlético colabore. No se trata de atacar. Se trata de defender y poner límites porque, si no los pones tú, te los ponen.

    Un saludo.