4

La metamorfosis

Ferrari-Torrente-2

A raíz del partido entre nuestros máximos rivales en Liga, he detectado ciertas conductas que antaño eran casi imposibles de volver a ver.

Por un lado, el efecto de la victoria y el sentimiento de orgullo y pertenencia que ha inculcado el Cholo al equipo, ha tenido su efecto en la grada, recuperando en parte el nivel de exigencia que se había perdido en los últimos 25 años.

Por otro, pese a que tristemente aquellos que se quejan cada día de Los Manolos pero siguen viéndolos, son los mismos que creen que las tesis del Manolete de turno de odiar al vecino por encima de todo nos traerá la felicidad.

La vieja estupidez de ver la derrota del vecino como triunfo personal aunque estuviésemos haciendo el mayor de los ridículos en el campo, empequeñecía nuestra historia y hacía desaparecer por completo el respeto que, por obligación, debemos tenernos a nosotros mismos.

Con el Madrid-Barça, muchos atléticos enganchados a Manolos y Manoletes deseaban la victoria del Barça porque es mucho mejor ver perder al Madrid, pese a que ello perjudicase nuestra legítimas y secretas aspiraciones. Es precisamente, esta masa tan uniforme como viscosa, la que sigue dando la espalda a nuestra historia y alarga, un poco más, la historia odiosa de ladrones, Torrentes, esperpentos y sainetes pupistas.

Pero, el Cholismo es antibiótico. Y la victoria, un analgésico. Y la medicina bien aplicada cura al enfermo mostrando síntomas de recuperación traducidos en la indiferencia de ver un partido entre dos rivales que no son el tuyo inmediato (Betis). Y así, el atlético sano siempre querrá ver a su equipo líder en la clasificación antes que ver perder a su vecino vanidoso y superfluo.

Así pues, veo rayos de esperanza y atisbos de metamorfosis. Los que siempre estuvieron siguen estando. Los que se fueron, comienzan a volver. Los hijos de la madre Rushmore siguen haciendo manoletinas dejados a su suerte.

Quién sabe, tal vez alguien que duerme despierta, o un ignorante aprende, o, incluso, de una vez por todas el Pupas es desterrado para siempre a la taberna de los Torrentes.

Atlético de la vieja escuela. Un gol de rubio, una falta de Landáburu y el espíritu de Arteche. Los videojuegos mi profesión. El cine, modelismo y humor canalla mi pasión

Comentarios (4)

  1. Cuanto me duele que nos llamen el Pupas. Lo odio con todo mi ser.

    En mi opinión mucha de la culpa de ese Anti, antes de ver a nuestro equipo lider es de la prensa. Debido al bipolarismo que estamos sufriendo.

    ¿Porque no era importante que con una derrota o empate del Barcelona el Atlético fuese líder?. No lo vi en ninguna parte reflejado.

    Yo siempre he deseado el triunfo de mi equipo por encima de todo. Me da igual los demás, solo busco el triunfo del Atlético.

    Me temo que esta última frase es lo que piensa y quiere inculcar Simeone.

    El Atletico por encima de todos.

    Un saludo.

  2. Jose Valera

    Esas campañas de la Sra rushmore haciendonos sentir orgullosos de la derrota y el sufrimiento… Acepto sufrir pero por perder una final de Copa de europa en el último minuto, no por bajar a segunda división.

    Y es que los hay pobres de mente. Pudiendo tener al Atleti líder algunos preferían ver perder al Madrid. No me entra en la cabeza.

  3. Con todos los respetos, hacer la ecuación “los que quieren que pierda el Madrid=los que les daba igual que el Atleti perdiese y estaban encantados con lo del Pupas” es una simpleza. Servidor ha estado toda la vida en contra de esa poética de la derrota -por cierto, jaleada desde el palco, porque les interesaba evitar que los aficionados les señaláramos; era mejor excusarse detrás de que “ya se sabe que somnos el Pupas”-, contra los dirincuentes. Pero eso no empece para que quiera que el Madrid pierda siempre, incluyendo el pasado “clásico”, porque representa todo aquello que me resulta particularmente odioso (el eterno “vencedor”, la prepotencia económica que arrasa con todo, legalidad incluída, el palco facha y casposo, etc…). Otra cosa es si en la vuelta del “clásico”, la situación actual se mantiene, en cuyo caso desearé, lógicamente, que el Madrid le gane al Barça, aunque nadie me oirá decirlo públicamente.

    • José Valera

      Comparto mis simpatías contigo hacia el Madrid. Sin duda alguna. es más, incluso ahora que les ganamos tengo hasta cierta indiferencia, pero tengo muy claro que lo primero es mi Atleti y que si hay posibilidad de estar el primero, no tengo dudas de cuál es mi preferencia.