9

Que no te impongan cómo defender al Atleti

Banderín del Atlético de Madrid

Aún resuenan los ecos de la dolorosa derrota del derbi en los seguidores rojiblancos inconformistas que no se resignan a que perder por Real Decreto contra el Real Madrid. Aficionados que tienen el espíritu competitivo que les falta a su entrenador, a los jugadores y al presidente. Aficionados que esperan que alguno de los estamentos del club represente el sentimiento rojiblanco tantas veces traicionado desde hace 14 años. Que esperan con, cada vez, mayor desesperanza.

Los medios de comunicación han convertido al hincha del Atlético de Madrid en particular, en una mina inagotable de fuente de ingresos. Una marioneta a la que resucitar y mover según interesa y que es abandonada en el rincón del teatrillo cuando ya no sirve.

Sin derecho a elegir a los directivos de nuestro equipo, sin derecho a protestar por los horarios infames que nos imponen las televisiones, sin derecho a silbar a nuestros jugadores cuando percibimos que no están cumpliendo con su obligación profesional, sin derecho a que se repartan las entradas para la final de la Copa como si estuviéramos en el siglo XXI en vez de en el XX. Sin derecho a casi nada, salvo a que los periódicos deportivos realicen maravillosas ofertas de ropa interior de nuestro equipo, cartilla y cupones gratis, of course.

El fútbol ha tomado derroteros en los que las aficiones no tenemos la palabra. Pagar y callar. Ahora bien, cuando se trata de movilizar al personal sí nos tienen en cuenta. Invocan espíritus de futbolistas fatalmente fallecidos o proclaman las bondades de una afición que nunca deja solo a su equipo y que hace colas que dan la vuelta al Vicente Calderón a los pocos minutos de consumarse la sexta derrota consecutiva en casa contra el Madrid. Esta vez contra la versión más light del ex-eterno rival que pueda recordarse. ¡Qué más da!

Con el caramelo del halago de la mejor afición del mundo mucha gente pasa por el aro, quiero decir por taquilla y no tiene ningún reparo en pagar unos precios galácticos por ver a unos futbolistas terrenales en una final de Copa. Aún a pesar de que estemos inmersos en la más profunda crisis económica que se recuerda en 100 años la gente se rasca el bolsillo. ¡Bendita locura! exclaman Villar, Florentino y Cerezo.

Hay otras formas de defender al Atlético de Madrid distintas a la de comprar los cupones descuento de los regalos que se ofrecen los domingos o de esperar horas de pie por una entrada o de callar mientras el Atleti es ridiculizado por el Real Madrid en su propia casa.

Dejarse arrastrar es más cómodo que ir a contracorriente. Requiere un esfuerzo constante para ir ganando centímetro a centímetro la meta. Costoso, mucho, pero es posible liberarse del pensamiento único que condiciona el comportamiento del aficionado atlético.

Siéntate, reflexiona, elige el camino que quieras. Pero el que elijas que sea el tuyo. Que no te lo impongan, tu conciencia te lo agradecerá.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (9)

  1. Lo suscribo palabra por palabra. Y casi me atrevería a extrapolarlo a otras facetas de la vida. Muy bueno

  2. Solo puedo decir amen a sus acertados comentarios don Julio, unicamente hay un problema,el sentimiento rojiblanco es tan intimo y personal que no hay nada que hacer.Yo todavía tengo esperanza que va a haber “DECIMA”……. la nuestra.

    • Completamente de acuerdo, doña Lauri. Aún así, creo que hay que detenerse y pensar porque corremos el riesgo de dejarnos avasallar por la masa. Después, que cada cual, haga lo que estime oportuno.

      Ojalá la décima, sea nuestra décima Copa del Rey.

      Un saludo.

  3. juan luis

    lo que hay que ser es coherente y fiel a tus ideas. Además, cada uno queda retratado según lo que hace.

  4. Don Juan Luis: me da la iimpresión de que muchos seguidores atléticos están confundidos.

    Un saludo.

  5. Harto de Manoletes, de la Morenas y demás personajillos que pululan por ahí y se creen una especie de gurús de un sentimiento que no les pertenece. Si alguna vez critico a mi equipo o su entrenador es porque se que pueden (y deben ) hacer las cosas mejor, pero eso no implica que quiera imponer nada a los demás, al contrario que estos autoproclamados diosecillos.

    • Totalmente de acuerdo. Claro que se puede y se debe criticar y no aceptar que nos tomen por idiotas.

      Un saludo.

  6. Hola Julio. Yo no sé… Cada vez entiendo mejor la postura de todas las partes y me confundo más a mi mismo sobre lo que pienso. Me expreso: Por una parte suscribo tus palabras pero por otra entiendo al aficionado que quiere disfrutar con el fútbol y alejarse en el campo de sus, ya de por si, complicados problemas personales, laborales, económicos… Cada uno vive el fútbol y el atleti a su modo.

    También me cansan y me estomagan aquellos puristas que venden su manera de ser del atleti como la única posible y se autoproclaman como una casta superior en cuestiones rojiblancas. A la hora de la verdad, ninguno de ellos ha arriesgado ni arriesgará nunca nada por el atleti pero quieren posicionarse para llegado el momento dar el salto.

    Por ejemplo, no puedo entender que se cree una peña de los 50. ¿Se creen más rojiblancos que el resto? ¿Preservan la esencia rojiblanca? ¿Por qué? ¿En qué lo basan? ¿Qué han arriesgado en lo personal por el atleti? ¿Qué patrimonio están dispuestos a poner por el club? LOs cincuenta de la década de los 30 así hicieron. Tienen trascendencia y resueno en los medios, podrían posicionarse de manera valiente contra una directiva usurpadora pero no lo hacen, es más, invitan al ínclito Cerezo a su inaguración peñística y se cuidan mucho de no mostrarse como rivales o enemigos de la directiva, al mismo tiempo que quieren aglutinar al sector más crítico…

    Hoy día, en la situación deportiva y financiera actual es una quimera hablar de la década del los 50, 60 o 70. Hoy día para volver a posicionarnos en la élite hace falta una apuesta arriesgada y valiente a la par que inteligente y astuta.

    La plantilla actual está a años luz de los Collar, Gárate, Luis, Adelardo… esos tiempos no pueden volver con el actual sistema. Hoy día, ser terceros con una plantilla de remiendos es todo un éxito y hay que felicitarse. No hay plantilla, seamos sinceros, los que hoy parecen medio buenos (Costa, Suárez, Koke) este verano podían haber salido a precio de saldo sin que nadie lo hubiera visto con malos ojos…

    Jugaremos una final de Copa ¿cuál fue la última? Perdimos contra los ciervos, una vez más, ¿por qué escandalizarse esta vez más que en las trece anteriores? Nuestra lucha contra el mandril es cada vez más desproporcionada, más titánica.

    Este año hemos presentado batalla, el que viene podemos arrastrarnos y añorar temporadas como esta. Es momento de cerrar filas, de pelear por esa copa con alma, vida y corazón, contra toda esperanza… y eso, ¿no es ser del Atleti? ¿No es esa nuestra esencia? ¿nuestra idiosincracia?

    Oigo hablar a algunos que explican el sentiemento atlético con conceptos metafísicos tan elevados como incomprensibles y oigo a otros definir el atleti con perogrulladas. ¿Qué se creen? ¿Acaso la afición del Betis, del Cadiz, del Valencia, del Espanyolo del Rayo no postulan, también, muchos de los valores que nosotros nos atribuimos?

    Somos del Atleti y punto. Ni mejores ni peores… quizá, si me apuran, ni diferentes… del Atleti.

    Un saludo.