11

Los cagones y la cagada

atleti_valladolid_12_13

Liga
Jornada 5

Atlético Atlético 2

Valladolid Valladolid 1

Atlético: Courtois, Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luis, Tiago, Gabi (Mario Suárez, 62'), Koke, Arda Turan, Diego Costa (Rodríguez, 88'), Falcao (Adrián, 45')

Valladolid: Jaime, Rukavina, Sereno, Marc Valiente, Balenziaga, Lluis Sastre (Álvaro Rubio, 2'), Víctor Pérez, Bueno, Óscar, Omar (Lolo, 71'), Javi Guerra (Manucho, 63')

Goles Goles

1-0 Godín (30')
2-0 Falcao (pen., 44')
2-1 Bueno (55')

Ver ficha del partido

El Atlético de Madrid no jugó un gran partido de fútbol, ni siquiera un buen partido de fútbol. Fue dominado por un Valladolid que manejó la pelota y provocó que los rojiblancos se pasaran más tiempo, del deseable corriendo detrás de la pelota que buscando un desmarque o haciendo un regate. Quedará el resultado, no el juego, ni mucho menos el espectáculo, sencillamente porque no lo hubo.

El Valladolid fue el que más empeño puso en agradar al respetable en la primera parte. No lo consiguió. Entretenía la pelota haciéndola rodar por el cuidado césped del Manzanares. De derecha izquierda, unos metros para adelante y los mismos para atrás. Aburría al personal con un pegapasismo horizontal sin buscar la portería atlética. Sin atreverse. Unos cobardes, en palabras de su técnico que reconoció que merecieron perder precisamente por cagones, dicho más castizamente. El balón no pasaba de los tres cuartos del campo atlético, como si más allá hubiera un abismo.

Simeone volvió a una alineación más habitual tras el paréntesis de la Europa League. No ofrecieron, sin embargo, las mismas prestaciones que en partidos anteriores. No se presionó al rival tan arriba ni tampoco con la misma intensidad. El partido era monótono a más no poder, sólo Diego Costa le ponía un poco de chispa con sus carreras y sus continuas peleas contra los rivales y contra sí mismo. Saltaba a por todos los balones, los posibles y los imposibles estaba en todas las disputas de la pelota y casi siempre salía victorioso.

Suele ocurrir que en los partidos de esta guisa el equipo que tiene más calidad acaba adelantándose en el marcador gracias a la aparición de alguna figura que, encima, no había estado muy acertado hasta entonces . Esta vez no fue Falcao o Turan, sino Godín reconvertido por unos segundos en un defensa de los antiguos, de los que salían a mil rompiendo líneas, abatiendo contrarios, hacia el ataque en pos del gol sacando el balón adherido al pie, para encontrar a un compañero del centro del campo con el que tirar una  pared que le permitiera sorprender al contrario.

Es un recurso poco utilizado en el fútbol moderno, donde los futbolistas viven encorsetados en automatismos, así llamados por quienes entienden de este nuevo estilo de balompié. Los técnicos marcan el territorio de cada uno de los futbolistas, les atribuyen funciones y les prohíben licencias. De esta forma es muy difícil sorprender al contrario, los partidos se enredan, la pelota va y viene, pero la parroquia atiende más a otras cuestiones ajenas a lo que ocurre en el césped, más que nada por puro aburrimiento.

Un recurso eficacísimo, por otra parte, si quien da el último pase lo hace tan preciso como lo hizo Koke y si quien remata, lo ejecuta con la maestría que lo hiciera Godín. El gol del defensa atlético despertó a la grada que volvió a gritar con mucho entusiasmo aquello de ¡uruguayo!, ¡uruguayo! aunque el Diego ya no estuviera allí.

Iba concluyendo la primera parte y había quien estaba pensando en poder levantarse del asiento, sin que se notara demasiado y echar un ojo a esa chica que estaba detrás de él. Ella no se había percatado de que el otoño había llamado a Madrid y había sacado del armario una vaporosa camisa que dejaba entrever sus encantos con naturalidad y nitidez. Antes de eso, Diego Costa saltó una vez más a por un balón que caía sin dueño lo atrapó, lo bajó al suelo y al entrar en el área fue derribado. Muñiz señaló la pena máxima que Falcao se encargó de transformar lanzándolo a lado contrario de donde suele hacerlo. El 2-0 campeaba en el marcador sin que el Atleti hubiera hecho mucho más de lo ya relatado.

Pareció que el Atlético salía del descanso con otras intenciones diferentes a las mostradas en la primera parte. Más posesión y más firmeza en el ataque. Rondó el gol en varias ocasiones. No lo consiguió pese a los continuados intentos de Koke por dar el segundo pase de gol de la tarde.

El Valladolid siguió cagón porque pensaba que le iban a caer cuatro, cifra a la que el Atleti le ha cogido cierto gustillo. En una de las primeras incursiones en campo contrario, Bueno disparó a la portería atlética. No parecía tener el lanzamiento mucha intención más allá de que el centrocampista blanquivioleta se llevara los honores de ser el primero en atreverse. Sin embargó, el balón se puso en plan cabroncete y botó justo un centímetro antes de que Courtois pudiera atrapar el esférico para terminar colándose en la meta. Una cagada, vamos. El respetable cantó al belga y le levantó el ánimo, ¡vaya que si lo hizo! Más tarde nos salvaría de un par de goles cantados en las gargantas de los animosos castellanos que pasaron la tarde en el Manzanares.

A partir de aquí podía pasar cualquier cosa visto cómo había ido transcurriendo el encuentro. Ahora, lo que pasa, es que todos confiamos en que cualquier cosa sea otro gol colchonero. Las rotundas victorias cosechadas han dado mucha fe a la parroquia. Solo pensamos en ganar, en que ganar es posible y así el triunfo es más probable.

Ahora es cuando el Valladolid, en palabras de Djukic se echó al monte, se envalentonó. Siguió tocando el balón, ahora con más peligrosas intenciones para los intereses colchoneros. El Atleti no lo veía claro. Perseguía la pelota, no la encontraba. Le iba costando más recuperarla y cada vez eran más raro ver al equipo atacando. Filipe Luis y Koke estuvieron especialmente lúcidos en el ala izquierda sin encontrar rematadores que pusieran destino certero a los balones que iban sirviendo.

En vista de que no se alcanzaba el tercer gol, el Atleti reculó, se atrincheró podría decirse. El patadón se convirtió en la ley que todos los defensas atléticos se encargaron de cumplir a rajatabla. Adrián se hartó el pobre de saltar a por balones, Koke no se hacía con la pelota, Arda Turan no era capaz de poner orden y Tiago, ¡ay! Tiago. Por fin pitó el árbitro y los que empezaron cagados se fueron envalentonados y los que al principio mostraron arrojo y valentía se fueron cagados.

Foto: Club Atlético de Madrid.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.
Comentarios (10)
Trackbacks (1)

Comentarios (10)

  1. poco futbol , pero tres puntos mas, que al final de liga seran muy importantes

    • Así resuelven muchos partidos los equipos que ganan ligas. Es importante, lógicamente, sumar puntos aunque no se juegue bien, sin perjuicio de no dejar de pensar que es más fácil ganar practicando mejor fútbol que el que ayer hizo el Atleti.

      Gracias y un abrazo.

  2. Por otra parte ¿Que más podemos pedir siendo moderadamente resultadistas? El miércoles podemos ponernos segundos por primera vez ¿en cuanto a estas alturas? ¿20 años? La racha de partidos ganados, la facilidad para marcar, la solvencia defensiva, lo trabajado que se ve el equipo que deja poco a la improvisación a mi me tiene ganado a la causa cholista. Lo tengo que admitir.

    “Nuestros” Koke (¿habéis visto su pase de hoy en el 2-0?), Gabi y Mario jugando con asiduidad y buen gusto, la segunda línea apareciendo más que nunca: Diego Costa (hoy fuerza otro penalti), Cebolla, Raul García el otro día, Tiago hoy… hay pocos peros que poner al equipo.

    Nos solíamos desangrar en este tipo de partidos que encima de poco vistosos acababan en empate o peor, más aún si precedía eventos festivos como el día de las peñas. Enterrado la maldición del pupas queda un aroma de “grande” al que no me puedo llegar a acostumbrar pero que echaba mucho de menos a la vez. Hemos vuelto. Espero que sea para quedarnos un rato que fuera hace mucho, mucho frío.

    • En cuanto a resultados y juego no se le puede reprochar nada al equipo en este inicio de temporada. Ahora bien, chirría bastante que el Valladolid sea dominador del encuentro durante tantos minutos.

      A mí el que más me gustó fue Koke, hoy día es imprescindible en el Atleti.

      Un abrazo, amigo.

  3. si el miercoles se gana al betis ,segundos despues de mucho tiempo
    y el equipo está trabajado , pero la segunda parte de ayer estaba como cansado

    • Para mí, la segunda parte de ayer fue la peor de todos los partidos disputados hasta ahora por el Atleti. El Valladolid le dominó durante muchos minutos en el Calderón. Y a mí eso no me gusta.

      Un saludo.

  4. Si no hubiera sido por el fallo de Courtois, estoy convencido que hubieramos hemos hecho algún gol más.

    Tan solo dos pegas. Nos hechamos demasiado atras en el final del partido. Similar a lo que acontecio ante el Rayo Vallecano. Lo indicaba el Cholo. La posible solución es tener más el balón en el centro del campo y en zonas de ataque al rival.

    La otra pega, es la tremenda cantidad de agua que nos cayo a la salida del estadio. Hacia tiempo que no me caía tanta agua encima vestido.

    Saludos.

    • Ese es el mayor problema, don Car, que el Atleti no tiene jugadores que controlen el ritmo del partido. Vi demasiadas prisas, se quiere llegar arriba demasiado deprisa y no siempre puede ser así. Turan no entiende de pausa cuando de atacar se trata y Koke aún debe madurar.

      El Rayo nos quitó el balón y el Valladolid también. Es una cuestión que se debe resolver.

      Un saludo.

  5. Yo no me puedo explicar qué pollas le ve el Cholo al Tiago, la verdad. A mi me parece un jugador intrascendente a más no poder. Me gustó 10.000 veces más Emre el otro día, pero …

    Ahora toca nuestra auténtica asignatura pendiente: partido fuera de casa y de Liga Española. El lunes que viene hablamos a ver por dónde andamos, Don Julio … El lunes que viene …

    • Cholo cree mucho en Tiago. Yo tampoco lo entiendo, pero es así. Coincido con usted en que Emre lo hizo bastante bien en Tel-Aviv y se ganó que se le tenga un poco más en cuenta.

      Como le decía a don Car es necesario un jugador que marque el ritmo y el Atleti aún no lo ha encontrado. Los diez últimos minutos de los partidos vs Valladolid y Rayo así lo demuestran.

      Sí, don Tomi, hasta ahora 9 de los 10 puntos conseguidos han sido en casa frente a equipos medio-bajos de la Liga. Incluyo al Athletic porque vino en las circunstancias que todos sabemos.
      El Atleti mejoró fuera de casa desde que el Cholo se hizo cargo del equipo, pero hay confirmarlo esta temporada. El Betis juega bastante bien y el Español va a disputar el partido como si fuera el último de la Liga dada la necesidad que tiene de sumar puntos.

      Un abrazo.