5

Vicente Calderón, 25 años de soledad

vicente_calderon_25

Hace 25 años que don Vicente Calderón se marchó para siempre. Abandonó el mundo terrenal para trasladarse al de los mitos. Su labor durante más de dos décadas como presidente del Atlético de Madrid le auparon al lugar preferente en el olimpo rojiblanco. Su gestión, lejos de olvidarse, cobra más relevancia con el paso del tiempo.

Este es un breve repaso por la vida de Vicente Calderón como presidente del Atlético de Madrid.

El inicio de la temporada 63/64 vino marcada por una crisis de resultados deportivos. A pesar de que recién se había ganado la Recopa de Europa en 1962 y se había vuelto a disputar una final del mismo torneo al año siguiente, unas desavenencias económicas entre algunas de las figuras del momento, como Collar y Mendonça y la directiva, hicieron que el Atlético comenzara la liga en puestos de descensos. Javier Barroso, presidente de la época, se había visto obligado a vender a Periró al Torino para solucionar los acuciantes problemas económicos.

En esta tormentosa crisis institucional, Barroso dimitió como presidente el 21 de enero de 1964. En ese momento ya había pensado que Vicente Calderón podría ser su sucesor y la persona que sacara al Atlético de Madrid del atolladero en el que se encontraba. El 17 de marzo se convocaron elecciones en la que el único candidato, Vicente Calderón, fue elegido presidente.

Las crisis deportivas de entonces duraban un suspiro porque el Atlético de Madrid tenía un estupendo equipo. Prueba de ello es que en la temporada siguiente, la primera completa de Vicente Calderón, el Atlético gana su tercera Copa del Rey y en su segunda, la quinta Liga.

No así la económica que prolongó mucho más tiempo. Las obras de construcción del nuevo estadio se encarecieron significativamente debido a la dificultad que conllevó la cimentación del mismo. Después de superar los numerosos problemas pecuniarios, por fin se inauguró el nuevo estadio del Atleti, el 2 de octubre de 1966. Dos años y medio después, Vicente Calderón había cumplido la promesa que hizo al asumir la presidencia del Atleti.

Superadas las primeras dificultades, los diez años siguientes a la inauguración del nuevo estadio fueron los más gloriosos de la historia del Atlético de Madrid. Desde el 67 hasta el 77, el Atleti ganó 3 Ligas y 3 Copas del Rey más, fue subcampeón de la Copa de Europa y Campeón del Mundo al ganar la Copa Intercontinental.

Tres años más tarde de la conquista de la última Liga llegaría la dimisión de Calderón y el acceso a la presidencia de Alfonso Cabeza. Antes, a finales de 1979, Calderón pronunció las siguientes palabras: “Los tiempos son malos, muy malos y peligrosos”. A los ya tradicionales problemas económicos se sumaron los deportivos. El verano de 1980 resultó muy convulso en el Atlético de Madrid. Vicente Calderón dimitió irrevocablemente sin atender a las múltiples peticiones para que continuara. Calderón apoyó, para sorpresa de muchos, al doctor Alfonso Cabeza, que es elegido en julio de 1980.

Después de la tormentosa etapa de Cabeza, Vicente Calderón tuvo que volver a asumir el mando del club. Esta vez con el compromiso de rehacer el equipo y construir una ciudad deportiva para uso y disfrute de todos los aficionados colchoneros. Esta segunda etapa no fue tan exitosa como la primera. Se consiguió una Copa del Rey, una Supercopa, en 1985 y un año más tarde, se disputó la final de la Recopa, lo que representaba la cuarta final europea de la historia del Atleti.

A partir de la segunda mitad de los 80, los problemas de salud se fueron haciendo más palpables en don Vicente, hasta que la mañana del 24 de marzo de 1987, su corazón colchonero se detuvo. Los aficionados atléticos se quedaron huérfanos para siempre de quien fue su guía a lo largo de más de veinte años.

Este es el incompleto resumen de la vida de Vicente Calderón. Resulta imposible condensar en un solo artículo todos los avatares de su extensa presidencia. Sirva como homenaje a un presidente que contribuyó como ningún otro, a engrandecer la historia de nuestro club.

Los títulos conseguidos bajo su mandato y el estadio construido gracias a su impulso y determinación, es el legado material que nos dejó, pero más valioso que estos fue conseguir que todos los aficionados colchoneros: los que fueron, los que somos y los que serán, puedan sentirse por siempre orgullosos de ser del Atlético de Madrid.

Fuente de información: Enciclopedia de Bernardo de Salazar. “Cien años del Atlético de Madrid”.

Otros artículos de interés:

La noticia del fallecimiento de Vicente Calderón en El País.

Albúm fotográfico de Marca.

Artículo de Fernando Sánchez Postigo.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (5)

  1. El Atleti fue subcampeón, no semifinalista de la Copa de Europa, se que lo sabes, a la hora de plasmarlo se te ha debido de escapar. Un abrazoy Forza Atleti.

  2. El mejor presidente de la historia. Desde su muerte, el Atleti ha ido menos año tras año. Han aniquilado la obra de Vicente Calderón y en breve tirarán su estadio. De traca. Y la mayoría calla, paga y come pipas. Esto no es el Atleti.

  3. Es genial la foto, Don Julio. Mañana le prometo comentarle aquí en su bloq todo lo que sentí el día de su muerte y cómo lo viví junto con mi hermano. No lo podré olvidar en mi vida.

    Un abrazote.

  4. Aquí espero su comentario, don Tomi.