4

Juanfranmanía

juanfranmania

Es el jugador de la semana, con permiso del talento portugués de la soberbia o la magia innata argentina del hombre burbuja. Juanfran, aquel que es llamado para salir en Estudio Estadio por una jugada magnífica en los últimos minutos, se ha ganado llenar la página que corresponde al Atleti en los periódicos deportivos madrileños.

Pero eso sólo son periódicos. Lo de Juanfran viene de lejos. Tan lejos como puede parecernos un año. Lo suficienteme lejos como para ver con prejuicios a un madridista que va a una casa donde no le han invitado. Donde no se le quiere. No se le respeta.

Pero antes de seguir, paremos el reloj. Tan sólo un momento para girar la cabeza al pasado y ver a un tipo en el fondo sur celebrando los goles de Schuster y de Futre en una final irrepetible. El mismo tipo que un año antes fue insultado por la inmundicia de aquellos que se creían superiores y que se ganó a la  afición con los valores que siempre han representado la rojiblanca.

Pizo Gómez, ese jugador limitado técnicamente pero que con su lucha y compromiso llegó al corazón de una grada que no le perdonaba la falta de talento. La “Pizomanía” se llamó aquel fenómeno de masas. Porque, ¿cómo no admirar a un jugador que tras romperse por culpa de una plancha criminal de Gordillo quería seguir sudando la camiseta que honró con decencia y honestidad? Un jugador que tragó el silencio amargo de una humillación pública a manos de un clan prepotente.

La historia del Atleti no solo esta formada por los Gárate, Luis, Adelardo, Futre… también hay un hueco para otras historias sin la gloria de la hemeroteca, pero sí con la del recuerdo del corazón. La historia de los que hicieron verdad que “un atlético nunca se rinde”.

Ahora, Juanfran, desde que llegó al Atleti ha decido no rendirse. De titular a suplente, la muerte de un padre, los gritos de la grada, la desconfianza del club… pero Juanfran, “Rayo” como le apodan, se puso la rojiblanca y entendió lo que era y dónde estaba.

No se trata de sobrevivir en la adversidad. Se trata de vencerla. De creer. De saber que la mala suerte es pasajera si se le combate, y de dar respuestas a los que preguntan por qué ser del Atleti. Y tiene mucho mérito, ya que ha sido capaz de superar el nivel de exigencia destructivo y demoledor que aleatoriamente saca la afición rojiblanca.

Juanfran sufrió la adversidad y tuvo fe en sí mismo. “Somos el Atleti” decía. Y no solo dijo, hizo, y como un atlético no se rindió. Y cada semana convence a un dudoso. Ni Del Bosque podrá evitarlo.

Un paso menos para ser uno de los nuestros. Un día más de Juanfranmanía.

Atlético de la vieja escuela. Un gol de rubio, una falta de Landáburu y el espíritu de Arteche. Los videojuegos mi profesión. El cine, modelismo y humor canalla mi pasión

Comentarios (4)

  1. Tienes toda la razón. Juanfran se empeñó en hacerse con un puesto de titular en el Atlético y lo ha conseguido con todo merecimiento. Sus partidos, desde que ha llegado Simeone, han sido muy buenos, no solo por la entrega, sino también por el fútbol que ha desarrollado.

    No es el mejor del Atlético, pero refleja muy bien el espíritu indomable que todo atlético debe tener.

    Y lo de Pizo! Me acuerdo perfectamente de enterarme por la radio del asunto de los insultos. Siempre ha sido así, la prepotencia madridista es infinita.

    Pero, luego se llevaron su merecido. En varias ocasiones, por cierto.

    Abrazos, amigo.

    • Jose Valera

      Hoy mismo he leido el artícuo de Futre cuando Luis le despertó el día de la Copa recordándole lo de Pizo y que tenía que humillar al Madrid. Y ya lo creo que lo hizo….

      Un abrazo

  2. Es uno de los jugadores que mas admiración ha despertado en mí de cuantos han pasado por el Atleti. Si aquellos que tenían el doble de calidad que Juanfran hubiesen tenido la mitad de su entrega, nuestra historia reciente habría sido muy diferente.

    Ahora está de moda ver en los foros los comentarios tipo “yo te critiqué pero ahora me has tapado la boca”. Reconozco que no es ese mi caso porque siempre me pareció un jugador bastante correcto, aunque fuese para la suplencia. Lo que jamás podría llegar a imaginar y supongo que ninguno de los que me leen es que, a los 27 años, Juanfran se convertiría en uno de los mejores laterales nacionales en la actualidad. Temo que el seleccionador no le de la oportunidad que merece y se sienta menospreciado.

    También me gustaría hacer mención de Adrián, que ha vivido la misma historia más comprimida en el tiempo: desprecio de la grada, trabajo + profesionalidad y, finalmente, ídolo de la afición.

    Un saludo y gracias.

    • Jose Valera

      Gracias a ti por dar tu opinión. Efectivamente son dos casos similares. Ejemplos de entrega y a diferencia de Pizao en el caso de Juanfran con calidad.

      Sin duda nos ha sorprendido lo buen lateral que está demostrando ser. Se nota que está muy concentrado y aprovechando sus virtudes para ser el defensor que a priori no es.

      Saludos