0

Previa Málaga – Atlético. Simeone se estrena

simeone

Valen los hechos, no las palabras dijo Diego Pablo Simeone nada más aterrizar en Madrid. Han ido pasando los días, las Navidades han terminado y ha llegado el momento de su debú como entrenador del Atlético y de dar paso a los hechos sin olvidar las palabras.

Simeone apeló a los sentimientos, a la profesionalidad, a la garra, a la camiseta. Un buen discurso, pleno de entusiasmo  y de fuerza. Fue un primer paso necesario. El grupo estaba hundido anímicamente en los últimos partidos y la primera intención del entrenador era mejorar la autoestima de los jugadores. Unas ideas, por otra parte, que en el caso del Cholo no son postizas, le salen del alma.  En sus años de jugador lo demostró sobradamente (ver ficha de Simeone en infoatleti) por eso es un discurso creíble.

Formó parte del último equipo campeón del cual podemos recitar de memoria la alineación inicial. El talento lo ponía Caminero, la precisión Pantic, Vizcaíno la seguridad y Simeone le daba a ese gran centro del campo el punto de agresividad y tensión necesarias para ganar partidos.

El reencuentro de Simeone con el Atleti era cuestión de tiempo. La debacle colchonera de los dos últimos meses y las crecientes críticas provenientes desde las redes sociales, de la grada y de una parte de la prensa, hizo que Gil pensase en él como un remedio rápido, sencillo y eficaz para templar los ánimos.

Sin embargo el reencuentro no se ha producido de forma natural. Ha sido como los matrimonios de las familias nobles de otra época pergeñados en los salones de té de las casas solariegas, adelantados en el tiempo como consecuencia de la ruina económica de una de las familias que buscan con el enlace, salvar su hacienda y su posición social. No quiere decir esto que la precipitación implique que el negocio amoroso tenga que salir mal a la fuerza, pero desde luego tiene más posibilidades de que el joven se enamore de otra o de que la mujer le ponga los cuernos con cualquier amigo. El amor, el fútbol y la vida hay que madurarlos.

Recordamos a Simeone como futbolista. Del Simeone entrenador tenemos pocos elementos de juicio. Sí conocemos algunos datos: ha sido campeón con Estudiantes y con River y logró que el Catania aculumara la mayor puntuación de su historia en la serie A. También que en su segunda temporada en River comenzó a fraguarse el descenso de categoría de los millonarios.

Con estos datos y alguna que otra especulación se han vertido muchas opiniones manifestando el temor de que el Atlético juegue a la defensiva. Esto refleja la vorágine continua que se crea en torno al Atlético. Al menos habría que esperar el minuto uno del primer partido para empezar a criticar al entrenador. Sin embargo, a muchos les puede la impaciencia.

No soy resultadista ni me gusta la victoria a cualquier precio. Pero no hay que perder de vista la situación anímica y moral de la tropa rojiblanca. Mucho menos olvidar que la posición en la tabla indica que el Atlético está a cuatro puntos del descenso y que la tendencia es a empeorar. Me conformo con que Simeone dote al equipo de una idea y de un estilo de juego, sea éste el que sea. De momento, eso sí.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Los comentarios están cerrados.