7

Le llamaban periodismo

Guti_Jose_Ramon_Morena

No es fácil vivir buscando noticias y contarlas. No es fácil escribir historias, pensar preguntas, documentarse e investigar cuando tu cabeza está pensando en una bronca con la novia, en los plazos que te quedan por pagar, en las estadísticas de la amenazante audiencia. No es fácil.

No es fácil escribir una información cuando el cuerpo te suplica dar tu opinión. No lo es distinguir y recordar que un día elegiste una profesión pública que no puedes separar de tu espacio privado, y que no distingue un fin de semana de un lunes de cierre.

Tampoco lo es cuando un editor te dice que eso no lo puedes decir, ni escribir, ni contar, ni siquiera insinuar. No es fácil. Como tampoco lo es ver como amputan, cambian o rehacen tu creación porque no hay espacio, no sigue la línea editorial o simplemente por decisiones personales.

Todo esto es una parte del periodismo deportivo. Algo que se asume y se desea cuando estudias Ciencias de la Información. Porque en la universidad te advierten de todo esto. No hay sorpresa. Es más, el primer día de clase ya te dicen que si quieres ganar dinero te has equivocado de carrera. O no…

Como “simples” trabajadores podemos entender acceder a las presiones para decir lo contrario de lo que piensas, ocultar lo que ves, o endulzar mentiras dictadas en la sombra. Podemos entender el mal menor, el sacrificio, porque por encima de todo están tus hijas, las letras del piso, el coche o la famosa hipoteca. Podemos entenderlo, claro que sí.

Pero entender y regalar empatía puede ser más perverso que la propia voluntad pagada. Creamos un círculo vicioso donde no exigimos a los que tienen voz, y los que tienen voz no piden cuentas a los que mienten y se apropian de cosas que no son suyas, y los que cooperan con delitos de estafa compran y venden lo que quieran, cuando quieran y casi a quien quieran.

¿Y qué queda?

El público se olvida de exigir que le cuenten la verdad y se conforman con mentiras. El periodista olvida su responsabilidad social, cambia unas protestas por otras y pide dimisiones aleatoriamente según compra-venta de amistades.

Y al final descubres, que el único que es fiel a sí mismo, es el malo. Porque el malo sabe hacer de malo. Y no defrauda.

Atlético de la vieja escuela. Un gol de rubio, una falta de Landáburu y el espíritu de Arteche. Los videojuegos mi profesión. El cine, modelismo y humor canalla mi pasión

Comentarios (7)

  1. Me uno a la crítitica al pertidismo deportivo siempre lo he hecho, siempre he crtiticado que la prensa deportiva sea más rosa que veraz, que amplifique los rumores, que venda humo, que se centre en lo malo y cruel, que se hable más del Atleti en lo bueno que en lo malo, que veamos las ruedas de prensa de Manzano cabreado y no las de cuando ganamos, que los periodistas deportivos se parezcan más a los catetos de un bar de barrio un lunes a las 7 de la mañana coemntadno la jornada anterior que a un señor que salió de la Facultad tras 5 años de estudios, que los programas deportivos se parezcan más a charlas de mercadillo de jueves, que tras más de 30 añlos de democracia descubrimos que aún hay periodistas amordazados que no son libres para escribir.
    Siempre lo he dicho, llamadme nostálgico, sigo pensando que el periodismo incluso el deportivo, debe ser verdad y objetividad y no pasión y jalear a una hinchada

    • Perdonad que en el comentario anterior no haya podido corregir algunas faltas fruto de mi pocoa habilidad mecanográfica, en la primera línea está claro que quiero hablar de “periodismo”, aunque tampoco hubiera estado mal empleada en este caso la palabra “partidismo”

      • Es muy trsite escuchar a Paco Grande decir que le retiran un programa o despiden tertulianos por una llamada de Florentino Perez, o que nucna se diga nada de la familia Gil porque… vete tú a saber en que están metidos.

        Hay mucha indignidad y corrupción y hay que denunciarlo porque el periodismo está para servir a la gente, para informar y no para desinformar y manipular

  2. Jose, ¿Tu crees que realmente están comprados? O, dicho de otra manera, ¿Tu crees que un pibe como el de la Perrera necesita algo que no tenga ya y que le pueda dar Cerezo o Gil? Yo sinceramente no creo que sea así, simplemente, que son malos, que digo malos, pésimos periodistas, y que, esto, encima, cada día da un paso más hacia el hoyo que el anterior.

    El periodismo con rigor y de investigación (me refiero al deportivo en exclusiva, obviamente) murió con José María García. Ahora ya nadie contrasta una sola noticia, se publica cualquier cosa y desde cualquier medio, se permiten tertulias escatológicas como el brodio vergonzante de Punto Pelota, “triunfan” como periodistas tipos de tan dudoso estilo como el tal Roncerdo, Látigos Serranos o Tontoletes. Solo unos pocos resisten, pero se encuentran en medios de escasa difusión pública.

    Y conste que no estoy haciendo ninguna defensa de ellos. A la mayoría los repulso con todas mis fuerzas. Simplemente digo que la profesión, antiguamente denominada periodista, ha cambiado su nombre por la de “periolistos”.

    Un saludo.

    • Hay muchas formas de comprar voluntades y Jose María García tampoco se libra de ello. Por ejemplo, García y Gil se llevaban a matar. No creo que oigas a García habalr mal de la familia Gil. Por que? porque un día Jesús Gil cogio de la pechera a García y le dijo vamos a llevarnos bien o hablo de los negocios que tiene tu padre con Revilla. Y desde entonces como la seda.

      De la Morena, se podría rascar un poco en Brunete y ver los campos de Futbol 7 que hay quien los hizo y como se hicieron.

      Estas cosas son de alto nivel, luego hay otros pobres diablos tipo Roberto Gomez que con invitarle a comer de vez en cuando vale.

      La ética tiene un precio y cada vez es más barato

  3. Estoy de acuerdo con José. Creo que hay muchas formas de comprar voluntades.

    Además, creo que muchos periodistas son malos de verdad. Se confunde el entretenimiento con el pitorreo y con no tratar las noticias con seriedad.

    Tampoco hay periodismo de investigación, salvo tres o cuatro casos.

    Un abrazo a todos.

    Julio.

    • Yo no pido siquiera que haya periodismo de investigación, sólo pido que haya periodismo DE INFORMACIÓN, que es el nombre que llevan las facultades donde se estudia Periodismo: “Ciencias de la Infomación”

      García tenía cierta independencia en este mundo y no se casaba con casi nadie, pero era un tirano pues no admitía que los demás no se casaran con él