">Diccionario

En esta página pretendo recoger términos futoblísticos de antaño que ya no se utilizan, pero que me traen buenos recuerdos de tardes enteras de domingo jugado a las chapas y escuchando a Supergarcía, tópicos del fútbol y otras palabras modernas que nadie entiende, pero que quedan bien sobre todo si se dicen desde un micrófono.

No pretendo dar lecciones de cómo se debe o no hablar cuando de fútbol se trata. Ni quiero, ni sabría hacerlo. Mi único objetivo es que yo al escibir y vosotros al leer pasemos un rato hablando de fútbol.

Procuraré actualizarlo semanalmente, al menos, hasta que empiece la Liga de Campeones y tengamos otras cosas que contar entresemana. Si tenéis sugerencias sobre qué palabras incluir del vocabulario antiguo o moderno, dichos tópicos, etc. del mundo del balompié hacédmelo saber en vuestros comentarios.

Aguirre, vete ya: Empezamos con un clásico. La verdad es que esta frase podría empezar por cualquier letra. La del apellido del entrenador de turno del equipo de turno. La corea la afición cuando está hasta el gorro de los resultados, del juego, de los futbolistas, de la directiva (ahora, Consejo de Administración) y por supuesto del entrenador. No está muy claro que los cambios de entrenador a mitad de temporada mejoren los resultados, el juego y el rendimiento de los jugadores, ni tan siquiera procure a los directivos (consejeros) un poco más de vista para hacer fichajes, pero a veces el único desahogo que nos queda es gritar: ¡Aguirre, vete ya!

Ariete: Así se denominaba al futbolista que ocupaba el centro de la delantera. Este término se adoptó para el fútbol por la similitud del juego y de la posición en el campo de este futbolista con el objeto que se empleaba en la antigüedad para derribar las puertas de las fortalezas. Este jugador era el encargado de atacar y abatir la portería contraria.

Borceguí: Esta palabra ya está en absoluto desuso, pero rememora aquellas botas de fútbol negras con algún adorno blanco y que eran del mismo modelo para todos los futbolistas. Si miramos en el diccionario de la RAE en realidad borceguí se emplea para las botas que llegaban hasta más arriba del tobillo y que se ajustaban por medio de cordones. Quizás es que las botas que usaban los primeros futbolistas eran más altas que las actuales.

Ahora, ya sabemos que cada futbolista tiene su propia marca de calzado, suelen ser de colores chillones y generalmente más feas que las antiguas.

Cancerbero: Es como se denominaba a los porteros de antaño. el cancerbero tiene el privilegio de ser el único jugador de un equipo de fútbol que puede jugar el balón con las manos bien atrapándolo o bien despejándolo. Eso sí sólo puede utilizar las manos cuando se encuentra dentro de los límites del área grande.

Chilena: No es una mujer nacida en Chile. Bueno sí, pero en lenguaje futbolístico se refiere a un remate que realiza un jugador en un salto de espaldas a portería. Para realizarlo coge primero impulso levantando una pierna para poner el cuerpo horizontalmente y después chuta a portería con la contraria. Son remates de gran plasticidad y belleza.

Fútbol es así, el, Billie sugirió que comentara esta frase tan habitual en las conferencias de prensa de los profesionales del fútbol y la verdad es que me parece que debe tener un sitio preferente en este diccionario.

Es una afirmación irrebatible, aunque quien la pronuncia no explica cómo es, simplemente la pronuncia y los demás a tragar.

Suelen emplearla los entrenadores y futbolistas cuando no tienen ninguna explicación razonada a lo que ha ocurrido en un partido. Por ejemplo, si en equipo ha tenido dieciocho ocasiones de gol y el contrario, sólo una y el primero ha perdido el encuentro, sale el entrenador de turno, dice: el fútbol es así y se queda tan campante. ¡Hala! y el que no me crea que reviente, eso no lo dice, pero lo piensa.

A mí me parece que deja en muy mal lugar a los profesionales porque denota poco conocimiento, poca responsabilidad, ya que si todo lo malo que le pueda ocurrir a tu equipo se achaca a que el fútbol es así, difícilmente se le va a poner remedio.

Fútbol es fútbol: Uno de los tópicos más empleados por todos los que de fútbol hablan. La frase es de Vuajdin Boskov.

Es una de las chorradas más grandes que se han oído nunca, pero que como casi todas, ha tenido mucho éxito. Hasta un programa de Telemadrid se llama así.

Medular: Si un campo de fútbol se divide en cuatro zonas imaginarias: zona de portería, defensa, centro del campo y ataque cuando se dice medular nos referimos al centro del campo. Esta es la zona por la que pasa todo el juego de un equipo tanto el juego de ataque como el de defensa. De ahí que se denominara medular, es decir la zona clave y más importante de un terreno de juego.

Palo corto: Sirve lo mismo para palo largo. No sé cuándo fue la primera vez que lo escuché, pero hasta entonces, pensaba que los dos postes de la portería medían lo mismo: 2’44 metros. Parece ser que no, que hay personas que piensan que los dos postes son desiguales y por eso, diferencian entre ambos. El caso es que no nos dicen cuál es más largo o más bajo de los dos, si el derecho o el izquierdo. ¿Y si al final fueran exactamente iguales? ¡Va a ser eso!

Trencilla: Esta palabra se utilizaba para referirse al árbitro y que ahora ya no se emplea. Al juez de la contienda se le dan muchos nombres, pero casi todos despectivos: cucaracha, el de negro y otros términos en los que se suele recordar a su madre y parientes más cercanos.

A mí me parece una palabra entrañable. Trencilla se llama también al cordón que utilizamos para ajustarnos el calzado, pero realmente no sé si esto tiene relación con los árbitros. ¿Alguno de vosotros lo sabe?