5

El Atleti aplasta al Madrid en un partido histórico

Atlético celebra gol al Madrid

Liga
Jornada 22

Atlético Atlético 4

Real Madrid Real Madrid 0

Atlético: Moyá, Juanfran, Miranda, Godín, Siqueira, Gabi, Tiago, Koke (Saúl, 9') (Raúl García, 72'), Arda Turan, Griezmann (Torres, 78'), Mandžukić

Real Madrid: Casillas, Carvajal, Varane, Nacho, Coentrao, Kroos, Khedira (Jesé, 45'), Isco (Illarramendi, 69'), Bale, C. Ronaldo, Benzema (Chicharito, 74')

Goles Goles

1-0 Tiago (13')
2-0 Saúl (17')
3-0 Griezmann (67')
4-0 Mandžukić (88')

Ver ficha del partido

El mejor del partido El mejor del partido

Saúl

Saúl

España Elche

21-11-1994

  • Partidos 227
  • Goles 30
  • Asistencias 12
  • Tarjetas Amarillas 37
  • Tarjetas Rojas 0

El Atlético de Madrid fue un vendaval desde principio a fin. Los jugadores salieron desde el primer minuto con los ojos hinchados de sangre, la que querían hacer, deportivamente al Real Madrid. En el primer tramo del partido vimos a un Arda Turan superlativo, canalizando todo el juego de ataque colchonero. Se clavó en la banda derecha y desde allí comenzó a dirigir al equipo con un recital de pases, regates, manejo del cuerpo y un exquisito trato a la pelota, que fue poco a poco encendiendo el encuentro.

Al poco se lesionó Koke al intentar alcanzar una pelota que le sirvió Griezmann. Sin calentar, entró Saúl para sustituir a uno de los jugadores claves del centro del campo rojiblanco. Lo que en otras ocasiones se hubiera convertido en un drama, hoy día supone una oportunidad para demostrar que en el fútbol no hay nada escrito y que si se cree y se trabaja se puede alcanzar cualquier objetivo. Como que un jovencísimo canterano, que encima ha tenido muy pocos minutos de juego este año, se convirtiera en uno de los principales protagonistas de la victoria.

El Atleti atacaba con todo. Con energía, con fe y principalmente con inteligencia. Corrigieron los errores del partido contra el Barcelona y no permitieron en ninguna ocasión que los velocistas delanteros del Real Madrid tuvieran una sola oportunidad de realizar algún contraataque. Consecuencia de esa fe fue el primer gol, obra de Tiago, de un disparo desde la frontal del área sin la dirección más adecuada, pero con el alma puesta en la pelota. A Casillas se le doblaron las manos y el balón traspasó lentamente la línea de gol. ¡Íker, Íker! coreó la grada al unísono, demostrando que la ironía es mucho más eficaz que el insulto.

Siquiera y Saúl se apuntaron a la fiesta de Arda. En una estupenda internada por la banda izquierda, el lateral le puso a Saúl un balón a media altura para que éste, con una vibrante chilena, batiera a Íker por segunda vez.

El Atleti estaba aplastando al Madrid. Griezmann y Mandzukic desarbolaban a la defensa blanca con suma facilidad. Gabi y Saúl se merendaban el centro del campo. Tiago era el jefe de la banda y Arda proseguía con su recital. A todo esto, sin noticias de la defensa, porque el Madrid era incapaz de llegar hasta los tres cuartos de campo rojiblanco.

Pero, mediada la primera parte, llegó Fernández Borbalán para trata de animar a los suyos y meterles en el partido. Una faltita por aquí, una injusta tarjeta amarilla por allá. El trencilla hizo todo lo posible por desquiciar a los nuestros. Fueron los únicos minutos en los que podría decirse que los merengues tuvieron cierto control de la pelota. Una jugada entre Isco y Benzemá, y una internada de Bale por la izquierda fue lo único medianamente destacable que se puede apuntar en el haber del Real Madrid.

Se llegó al descanso con un merecidísimo y esperanzador 2-0. Se palpaba en el ambiente que las gradas del Calderón estaban entusiasmadas con el equipo y que esa tarde tenía pinta de convertirse en histórica. Después de unos minutos de toma y daca, sin que ninguno de los contendientes pudiera imponerse al otro, el Atleti se reactivó. Fue en un balón aéreo cruzado de derecha a izquierda a por el que Saúl saltó para recuperarlo de cabeza cuando se marchaba por la línea de fondo. La pelota se paseó por delante del arco de Casillas, al tiempo que Griezmann, ávido por querer contribuir al triunfo colchonero, remachó la pelota a las redes, adelantándose a un Varane que dormitaba en el área pequeña.

Éxtasis en el Calderón. La sangre empezaba a manar a borbotones por la herida merengue. Para mayor disgusto de la prensa vikinga, la herida era puramente futbolística.

Los jugadores, conscientes de que se presentaba una ocasión propicia para endosarle al Madrid una goleada histórica, se encendieron aún más. Había prisas en los rojiblancos por no perder ni un solo minuto de tiempo. Mientras Íker hacía malabarismos cada vez que recogía un balón que había salido por la línea de fondo, los nuestros atacaban sin descanso para conseguir el cuarto gol.

Éste llegó después de un centro desde la derecha de Fernando Torres. El balón llegó templado al punto de penalti donde le esperaba la cabeza de Mandzukic para colocar un nuevo gol en la portería merengue. Así remataba el delantero croata una brillantísima actuación personal.

Justo cuando se lo propuso. Ni pronto ni tarde. Como Gandalf al llegar a Hobbiton de La Comarca. Justo cuando la escalada mediática en su contra alcanzaba su punto álgido, en el momento exacto para seguir en la pelea por ganar la liga, el Atlético de Madrid destapó el tarro de las esencias futbolísticas y aplastó con un rotundo e inapelable 4-0 en un partido que será por siempre recordado. Los jugadores y el técnico rojiblanco hablaron en el césped, con el balón de por medio, silenciando a todos los tertulianos que les han insultado reiteradamente calificándoles de violentos.

En esta ocasión no habrá lugar para las excusas ni para las descalificaciones. Sólo elogios y parabienes hacia un grupo de futbolistas entregados y extraordinarios que dieron ayer una lección magistral, ahora diríase masterclass, de cómo se debe jugar al fútbol. Y lo hizo, para gran regocijo de su hinchada, en su casa ante el eterno rival. No se puede pedir más.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (5)

  1. Venían a ganar la Liga ante los violentos y se llevaron una lección magistral de fútbol y juego limpio. Ni un sólo gesto de menosprecio, nadie se quitó la camiseta ni sacó los 4 deditos. Que la vean y aprendan a jugar y a ser grandes en la victoria. Por cierto, preciosa la foto de Mario y Torres abrazados. Aquí todos van a una, aquí no hay recelos, ni mosqueos como sugerían los que pretende intoxicar. El croata hizo su mejor partido de la temporada, y eso que ante el Eibar estuvo enorme. Siqueira también hizo su mejor partido de la temporada (ya tocaba) y con Saúl no hay que temer ante la baja de Koke.
    No sé quién dijo que en fútbol lo importante es disfrutar del camino, pase lo que pasa de aquí a final de temporada, disfrutar se está disfrutando.

  2. Estos del atleti son unos violentos: ayer le dieron una soberana paliza al trampas XD

  3. Partido a Partido, Lección tras lección.

    Por favor Señores. Disfruten, esto es Histórico. Recuérdenlo para toda su vida.

    SALUDOS.

  4. Completamente de acuerdo con CAR. Un día para la historia. Todos los que lo hemos visto, somos unos auténticos afortunados. No olvidaré este fin de semana por mucho tiempo que viva. Estoy por asegurar que estamos ante el mejor Atleti de toda nuestra brillante historia. Y eso es mucho. Eso sí, recordemos las palabras siempre de nuestro Capitán: “lo mejor está por llegar”.

    Un fuerte abrazo, Don Julio.

  5. Ana Biduzzera

    Si no tenéis entradas para el partido de vuelta, desde http://www.charitybiduzz.com os proponemos nuestra Subasta Solidaria cuyos beneficios irán dirigidos a FUNDELA, la Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica, con el fin de seguir apoyando a la investigación y lucha contra el ELA.
    http://www.charitybiduzz.com/subastas-solidarias
    Aporta tu granito de arena, ¡participa o comparte! Gracias.