14

Torres, ¿uno de los nuestros?

Torres gol Atlético

Durante estos días se ha especulado con la vuelta de Torres. Entre los rumores y  las mentiras habituales del periodismo que se apoya en la cantidad de seguidores de una red social para garantizar los siguientes pasos de un fichaje, me he encontrado con una gran cantidad de opiniones sobre el que yo pensaba era nuestro exjugador más querido. Y tal vez no lo sea tanto.

Así pues, apoyándome en uno de mis poemas de cabecera (Antonio Machado y sus Proverbios y Cantares) intentaré explicar los sentimientos contradictorios que me genera el niño que se ha hecho un hombre.

No extrañéis, dulces amigos,
que esté mi frente arrugada:
yo vivo en paz con los hombres
y en guerra con mis entrañas.

Torres es un traidor. Sin duda no. Desertor en cualquier caso. Pero desertor de qué. ¿De unos proyectos creados para cualquier fin menos para hacer un equipo de fútbol de Primera División? Tal vez. Lo que era evidente es que Torres iba para estrella y ese Atleti le cortaba su progresión. Si no le hubiesen mentido durante años y hubiesen madurado el proyecto deportivo que defendía Don Luis. Pero no, se apostó por lo de siempre, por comprar y vender, sin importar el qué.

El día de la vergüenza. Sus más cercanos cuentan que la decisión de marcharse  definitivamente se debió al famoso partido del 0-6 contra el Barcelona. Al margen de  manchar nuestra historia con un nuevo récord negativo, ese día se mancilló algo mucho más importante: la mejor afición del mundo le pedía a sus jugadores que se dejasen ganar para perjudicar al vecino. Sencillamente deleznable. Cualquiera con un mínimo de amor propio hubiese roto su carné de atlético solo por no tener ningún  grado de coincidencia con semejantes aficionados.

Herederos del “Manoletismo y Roncerismo” de turno avergonzaron con sus cánticos y  pancartas a millares de colchoneros que conocieron décadas de valores, orgullo y ambición sin importar los presupuestos. Ese día, Torres tomó una decisión. Y no fue el único. Muchos aficionados sentimos cómo ese día se marchaba algo más que un jugador. Ese día se marchaba la poca identidad que nos quedaba por entonces.

Es un paquete. Si el fútbol sólo fuese un gol claro fallado o en un mal control se podría decir que sí, que no es un buen jugador, pero entiendo que algo más debe tener un jugador que es fijo en la selección y que dos equipos extranjeros hayan pagado una millonada por él. Algo tendrá.

Lo que sí es evidente, al menos para mí, es que Torres se ha quedado a mitad de camino de lo que podría haber sido. Su físico, extraordinario, le ha jugado una mala pasada, ya que apoyó mucho de su juego en su velocidad y potencia dejando de lado una mayor evolución técnica, como así le reclamó Luis Aragonés. Gran jugador, pero no crack.

Es un populista. Tal vez lo sea. Pero por aquel entonces éramos el hazmerreír de toda España y diría que de Europa si no fuese porque no sabíamos lo que eran las competiciones foráneas. Ver la bandera del Atleti en el autobús de los ganadores de la Eurocopa o una bufanda cuando estaba en el Liverpool deja a las claras la hipocresía de muchos. Se les exige a los jugadores que besen el escudo y amen los colores, y cuando lo hacen son demagogos y populistas. ¿En qué quedamos?

No tengo claro si quiero que Torres vuelva. Futbolísticamente no tengo ninguna duda que el Cholo le daría la posibilidad de mejorar que no ha tenido en un equipo mezquino como el Chelsea. Mi cariño siempre lo va a tener, y precisamente por esto creo que no quiero que vuelva. Ya me dolía cuando jugaba en nuestro querido equipo ver a compañeros de grada insultarle por llevar diadema o fallar un control. Los mismos que se rompían las manos a aplaudir a tipos como Petrov o el mismísimo Reyes.

Por otro lado me gustaría que Torres tuviese la posibilidad de luchar por algo y divertirse jugando al fútbol con buenos jugadores, cosa que se le ha negado sistemáticamente por sus mentirosos dueños. Se lo deben.

Ahora, con títulos en la mano de la nueva nobleza atlética se le negará el pan y la sal. Ahora perdemos la memoria. O tal vez nunca la tuvimos. Pase lo que pase, para mí, es uno de los nuestros.

Atlético de la vieja escuela. Un gol de rubio, una falta de Landáburu y el espíritu de Arteche. Los videojuegos mi profesión. El cine, modelismo y humor canalla mi pasión

Comentarios (14)

  1. Vd sabe que le aprecio Sr Valera, además respeto mucho su opinión y le leo con mucho interés, casi siempre hago mías sus palabras y no le digo todo esto para dorarle la píldora ni para suavizar lo que diré a continuación sino porque es así. No obstante, en este tema no vamos de la mano, de hecho, no vamos ni a la esquina.

    A ver, por partes. Discrepo de muchas de sus afirmaciones y no le diré mentiroso pero, por lo que yo sé y por lo que me han contado periodistas y aficionados de mi máxima confianza, hay alguna subjetiva inexactitud en su post.

    Yo no sé si el Atleti cortaba la progresión de Torres pero sí sé que Torres era querido y valorado en el Club, más que nadie. Sin duda. El que más cobraba, al que más se aplaudía, al que se le perdonaba por fallar un penalti (y eso lo he vivido yo en el Calderón) y al que el Club tampoco tenía intención de vender, no como a otros. Algún imbécil se metió con él, sí pero pocos y ninguno nunca cerca de mi, yo no lo hubiera permitido y la mayoría del Calderón, tampoco.

    Torres sabía donde estaba, debutó en Segunda y ni con Luis alcanzó los puestos nobles de la tabla ni le acompañó una buena plantilla pero nadie le engañó. De hecho tampoco nadie le pidió que nos jurase amor eterno y lo hizo, especialmente el año del centenario, en decenas de artículos y entrevistas y el Club ya estaba en la mierda. Torres y su entorno se erigieron en los paladines del atleticismo. Él aceptó de buen grado ser nuestro buque insignia, nuestro jugador franquicia.

    Sobre su marcha se ha vertido mucho romanticismo lacrimógeno y no estoy de acuerdo. Torres no tomó la decisión tras el 0-6 eso no es verdad. Ni los que estuvieron aquel día en el Calderón ratifican cánticos ni pancartas, quizá una, dos, tres no más. La gente no estaba contenta pero aún así, al propio Luis le costó un despido una vergonzosa eliminatoria de Copa contra el Barça y eso nunca le movió un ápice del atleticismo. Yo mismo he salido del Camp Nou vapuleado y humillado y con mi bufanda al cuello tragando saliva por no llorar y no he dejado de ser del Atleti jamás. Aquel día Torres lo que debió hacer es dar un puñetazo en la mesa al banquillo, al vestuario y a la directiva y no lo hizo.

    Torres decidió irse, mirar por él antes que por el Club y la afición. Nos dejó y no le importó mucho porque enseguida era un héroe en Liverpool, sinceramente a nosotros no nos fue tan mal. Aunque yo hubiese cambiado ir a Champions porque él se hubiera quedado. Cuando Torres anunció su marcha me sentí tan mal como cuando al llegar al colegio me dijeron mis compañeros madridistas que Paco Llorente había fichado por el Madrid. Incredulidad, rabia y resignación.

    De todos modos, en este caso, el más desgraciado sólo ha sido Torres. Al igual que dejó el Atleti dejó el Liverpool, otra gran afición decepcionada que le recuerda sin cariño. Y todo, ¿para qué? Para levantar títulos con un club donde siempre está cuestionado y ocupa un papel de mera comparsa. Es lo que él ha querido y se ha buscado.

    Sobre la bufanda y la bandera, penoso. A mi no me hace falta que un tío del Liverpool me represente como español y como colchonero. Un gesto patético y pinturero ¿mala conciencia? No sé. Pero ese de la bufanda se lamentaba en el palco del Calderón cuando su equipo caía ante los rojiblancos. Aquél día estaba claro que Torres, que no jugaba, iba con los suyos, es decir, contra mi Atleti.

    Ahora, curadas las heridas, le deseo lo mejor pero para mi no es uno de los nuestros, quiso dejarlo y lo dejó. Fue el más querido y aún así se fue. Ahora, al calor de los buenos tiempos, que no venga. Es un gran jugador pero no le necesitamos y no le queremos. Es mi opinión.

    • Jose Valera

      El respeto es mutuo sin duda alguna y siempre es agradable discrepar con personas tan educadas.

      1. El día del penalti yo también estuve en el Calderón. Y ese día me sorprendió para bien que se le cantara para apoyarle. Creo que llevaba varios penalties fallados consecutivos. Y sí, ese día me sorprendió para bien y la gente decidió recompensar su esfuerzo.

      Pero al amrgen de ese día, y yo me senataba en tribuna de fondo norte discutía con más de uno por él. Empezaba a sentir ese animadversión hacía él por parte de más de uno. Me recordaba a esas sensaciones negativas que despertaba Michel en el Madrid.

      2. ¿Como que nadié le engaño? Cerezo año tras año decía publicamente que iban a construir un equipo en torno a él? Supongo que no hace falta que te recuerde las alineaciones y la cantidad de jugadores que entraban y salían. De la misma forma, te recuerdo las declaraciones de Torres cada año pidiendo a la directiva publicamente continuidad en los proyectos.

      3. Torres lo eligiera o no se conviritó en identidad atlética. Porque entra toda la mierda, la gran mierda que teníamos por entonces un canterano triunfaba, y resulta que era un canterano que iba para estrella. Por favor, un niño de 18 aceptó ser el estandarte de un Atleti putrefacto. ¿Cómo vamos a reprochar algo así?

      Cualquier cosa que pareciese auténtica y estuviese lejos del cáncer que había extendido el duo valía. Nos agarramos como clavo ardiendo.

      4. Si me dices que lo del 0-6 no es verdad será que tienes mejor info que yo, que Torres mintió cuando lo reconoció en varias entrevistas y cuando Petón también asumió ese hecho como cierto. Amén de su entorno. E insisto, yo no he dicho que por culpa de este hecho se marchó, sino que fue el empujón de finitivo para tomar la decisión.

      5. Torres decidió mirar por él. Como no, si no hemos sido capaces los aficionados de mirar por el club, por qué se lo vamos a exigir a un tio que vive del fútbol y que quiere triunfar en la vida, y que JAMÁS triunfaría en el club de sus amores.

      Ahí comenzó las tacticas de Tores no se vende pero le bajo la claúsula para que se quede a huevo. Y perdoname, pero lo de que en el club no lo querían vender no te lo crees ni tú. ¿Desde cuando Gil y Cerezo no quieren hacer negocio y vender? Por favor…

      La venta de Torres no fue la venta de la única estrella que habíamos tenido en años. Vender a Torres fue vender identidad, y de esto no es que estemos muy sobrados.

      6. Lo del Liverpool. Sin querer ser su abogado defensor, él quería ganar titulos y ese equipo también se estaba desprendiendo de sus mejores futbolistas. Es un ganador y quería ganar títulos. No le juzgo, pero supongo que es más fácil dejar un equipo que no es el tuyo de corazón. Si me pongo en la piel de un aficionado del Liverpool pues logicamente me molestaría, como cualquier jugador que se quiere ir de mi club y que es valioso.

      7. Lo del a bufanda y la bandera. No se trata de un tio del Lverpool. Se trata de alguien conocido mundialmente que se pasee con os colores que tu llevarías. Digamos que un embajador. E insisto, busquemos el contexto, que ahora es muy fácil ser del Atleti, pero en aquella época eramos unos parias.

      8. ¿En serio puedes echar en cara que Torres se lamentase de que el club donde jugaba y le pagaba estuviese perdiendo? ¿Tu que hubieras hecho en su lugar si te quitas la capa de aficionado?

      En fin. Sé que no voy a cambiar tu modo de pensar. En cualquier caso, mentir, no he mentido. He dado mi opinión y lo que no es opinión lo he hecho de forma veraz y honesta, y eso como bien bien sabes no te garantiza que sea la verdad.

      Y para terminar. Ahora no soy socio, pero lo he sido más de 30 años y he vivido muchas discusiones en la grada, mucho runrun y mucho de todo, y te aseguro que sí la gente tenía cariño a Torres, pero también estaba creciendo la hostilidad hacía él.

      Saludos

  2. No es mi intención continuar una polémica que está basada simplemente en la subjetividad. Su manera de ver, valorar y entender los acontecimientos y la mía. Perdón, por lo del término “mentiroso”no lo pretendía usar como una ofensa sino como un reproche a sus valoraciones. Incorrectas desde mi punto de vista.

    Sólo precisaré algunas cosas. La primera es que entiendo perfectamente su punto de vista y lo respeto, me parece coherente. Pero, creo que muchos otros jugadores fueron peor tratados que Torres y juzgados con mucha más dureza por parte de la afición.

    Por otra parte, me consta que Torres y sólo Torres forzó su salida y que en el Club pilló de sorpresa y no le puedo decir más sin citar nombres que no debo pero me consta. Lo de Petón lo conozco y no me lo creo, creo que él es uno de los creadores de la leyenda rosa en torno a Torres. Para mi, en este aspecto valoro más a Gerrard o un Totti, jugadores que han renunciado a mucho por sus colores o simplemente los héroes del Racing de Santander actual.

    Frente al Liverpool sólo le exijo respeto. Está en el Palco no hace falta gesticular, los directivos no lo hacen y está en su antiguo estadio y ante su afición. No quiero imaginar que hubiera pasado si gana el Liverpool.

    En fin, nada más, un abrazo afectuoso y sincero. Es Vd un tipo honesto, sabe mucho del Atleti y siempre es un placer dialogar con Vd.

  3. Tema este que expone sobre la mesa muy espinoso y que enfrenta como nada a los atléticos, cada una de las partes tiene su parte de razón, yo si le considero uno de los nuestros, por creer que fue una víctima mas de los usurpadores del palco, pero también le he criticado mucho por eso mismo, por no quedarse a luchar desde dentro o si ya que decidió marcharse hacerlo desde fuera, y no hizo ni una cosa ni la otra.
    Con su silencio también fue cómplice de los indigentes.

  4. Miguel Angel

    Dando por sentado que cualquier profesional si le ofrecen el doble de lo que gana y su empresa no se acerca a esa cifra va a tomar la decisión de marcharse a la competencia y que los futbolistas son profesionales como cualquier otro, para mí Torres a quien he seguido con bastante asiduidad incluido el último curso en el Chelsea, viendo bastantes partidos que ha participado, me sigue pareciendo el mismo jugador que se fue, con la misma velocidad, derroche de energía , potencia y tremendo salto de cabeza.
    Es verdad también que con los esquemas tácticos en que se desenvuelve su participación es escasa y que cara al gol no es de los mejores, pero también es verdad que cuando se siente valorado ( Benitez) su aportación ha sido de crack .
    Por ello , en mi opinión, sería una inmensa suerte que retornara ya al Atleti , porque tendría un entrenador y una motivación que le permitirían volver a ser el mejor Torres que hemos conocido, el del Liverpool , cuando el esquema táctico y el entrenador le consideraban un jugador importante y en el Atleti actual hay lanzadores de la calidad de Koke, Arda, Gabi y tal vez , porque no , Cazorla o Pastore que sacarían lo mejor en aquello en lo que es de los mejores, coger en velocidad la espalda a los defensas. Para mí siempre Torres será uno de los nuestros.

  5. Por supuesto que es uno de los nuestros siempre y de los mejores y un excepcional jugador, el mayor goleador de la historia del liverpool nada más, campeón del mundo, dos veces campeón de europa con la selección y campeón de europa con el chelsea. Un jugadorazo de los mejores delanteros del mundo con problemas fisicos los últimos tiempos cierto pero por favor no hagamos el juego a la prensa madridista que no le perdona haber dicho que jamás jugaría en el trampas. Gracias a la gilmafia se tuvo que ir como muchos otros

    • Alguna vez ya lo he comentado, os imagináis un jugador nacional con ese currículum jugando en el trampas o en el farsas ???, pero claro no juega en ninguno de los dos y encima siempre renegando sobre todo del trampas y presumiendo de corazón atlético, jamás se le perdonara, ni aunque gane 5 champions.
      Así es la prensa sectaria y borreguil de este país, siempre servicial.

  6. Para mí Torres es uno de los nuestros sin lugar a dudas. Cuando has sido atlético desde pequeño y encima has triunfado en tu equipo de toda la vida eso se lleva en el corazón. El que se fuera fue bueno para él y también para el equipo que ese año dio un salto de calidad tremendo. Creo que era un buen año para volver cómo segundo delantero. Pero llegado Griezmaan ya no tiene mucho sentido.

  7. DiegoCostra

    Fernando Torres es de los nuestros:

    Rechazó al R.Madrid 3 veces. Para mi eso es mucho ya que por desgracia no podemos decir lo mismo de los Hugo Sanchez, Raúl, Llorente , Solari…

    El club que necesitaba dinero, hacia chantaje, amenazaba con vender el estadio o a Fernando Torres. Mi opinión era clara , supongo que Fernando Torres algún día se jubilaría y el estadio nos quedaría (¡error!).

    Rafa Benítez forma el ‘Spanish’ Liverpool y tienta a Torres.

    El club trae una noticia buena y camufla una mala: se renueva a Torres aunque su claúsula de rescisión se reduce a 36 millones para asegurar el trato con el Liverpool intentando que el trato no sea impopular, Cerezo comienza a reiterar:”los jugadores que deseen irse que depositen su claúsula “.

    En este punto la directiva asume un papel en el que niegan que quieran vender. El jugador asqueado y cabreado con la directiva declara que se va contra su gusto. La realidad es que todas las partes se lucraron.

    Los aficionados pensamos bueno al menos ya no hay que vender el Vicente Calderón (¡ja!).

    Desde la etapa del interventor judicial han sido años de desinversión en el club para retornar lo invertido por una familia que nos resultaba graciosa y campechana. Veremos si para 2020 con la entrada en vigor del fair playa financiero seguimos existiendo.

    • DiegoCostra

      ¡Ah! En mundo deportivo podéis ver que Jorge Resurrección no se ha ido al Barcelona porque el club no se lo ha pedido. A Torres si le.vendieron por una causa ‘noble’ que era salvar las cuentas.

      A De Gea le pidieron de igual forma que aceptase para pagar el plazo de 20 millones en Julio a Hacienda

    • No ponga Vd en el mismo saco a Hugo, Raúl y Torres. Tres casos totalmente distintos. No me constan 3 ofertas del Madrid, de hecho el que sí estuvo a punto de dar el paso fue el Barca pero se escandalizaron de la ficha que tenía. La temporada anterior a su marcha Torres ya tuvo ofertas y ya contemplaba una salida pero no le convencieron por su proyecto deportivo y porque eran miserables para el Atleti. El Liverpool se la jugó con Torres porque ni en la Premier ni entre los aficionados reds se entendió una oferta tan importante por un jugador que no se sabía como funcionaria. Eso y la fuerte tradición del Club inglés llevó a Torres a decidir su marcha.

      El Atleti no contaba ni deseaba su marcha porque era su mayor activo y sabía que la afición cuestionaría y mucho su venta pero la cantidad que pagó el Liverpool era estratosférica e insisto fue una inversión muy cuestionada en su momento.

  8. De esas tres veces, según Peton, una de cadete y otra de juvenil. Sólo la tercera siendo jugador profesional, según Peton. Nunca le he creído en este tema, por otra parte. Peton es aquí juez y parte y tal y como ya dije el padre de la leyenda rosa del 0-6. Además verá Vd que en el vídeo se habla de una oferta del Ínter, inverosímil, que la familia Gil (y cualquiera) hubiera aceptado con los ojos cerrados. El Atleti y el Madrid tenían ya en aquella época un pacto de no agresión así que la conversación con Valdano suena más a sobremesa de compadreo y farias que a oferta formal, que el Madrid siempre ha negado.