0

Gil y el lobo

Gil Marín en el estadio Vicente Calderón

Después del intensísimo final de temporada protagonizado por el Atlético de Madrid he querido abstraerme de todo tipo de publicaciones que están apareciendo en los medios de comunicación al respecto de los jugadores que pueden abandonar el club este verano. De otra forma sería imposible seguir disfrutando de la temporada tan fantástica que hemos vivido. Y yo quiero seguir disfrutando de lo conseguido con la esperanza puesta, de forma intacta, en que lo mejor está por venir -Gabi, dixit-.

Si hacemos caso a todos los rumores que están saliendo llegaremos a la conclusión de que más de la mitad de los titulares que han sido llevado al Atlético al título de Liga y al subcampeonato de Europa no estará a principios de la temporada próxima. Y cuesta creer, en verdad, que a Simeone le vayan a hacer una jugarreta del tamaño que se intuye cada mañana cuando se abren las webs de los diarios deportivos.

Pero creer en que no se va a producir una espantá generalizada es un acto de fe más que una constatación empírica, ya que si se tiene en cuenta la trayectoria vendedora de los dirigentes del Atleti y lo mezclamos con todos los rumores que están circulando, tenemos el cóctel perfecto para empezar a pensar en lo peor.

Cómo estará la cosa que la semana pasada tuvo que salir Miguel Ángel Gil a decir, en una entrevista publicada en el web del Atleti, que: “Aquél que desee abandonar el Atlético deberá hacerlo en contra del Atlético“. A lo que añadió: “Ni queremos ni necesitamos vender a ningún jugador relevante“. Palabras que en boca de otros dirigentes podrían aportar tranquilidad a la parroquia, pero que en palabras de Gil no dejan de ser un brindis al sol. Recuerdan, imagino, aquello de que si vendemos a Falcao se acabará la deuda histórica del Atleti. Pues eso.

Ése es el problema, que el aficionado atlético, medianamente informado, no cree en sus dirigentes. No hay palabras que puedan tranquilizarlo. Pesa una permanentente sospecha sobre los que mandan. No puede ser de otra manera cuando durante tantos años y tantas veces se ha estado faltando a la verdad. Como hizo Pedro, como hace Gil.

Foto de Gil Marín: Club Atlético de Madrid.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Los comentarios están cerrados.