3

Molestamos, luego existimos

derbi_2014

Liga
Jornada 26

Atlético Atlético 2

Real Madrid Real Madrid 2

Atlético: Courtois, Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luis, Gabi, Mario Suárez, Koke, Arda Turan (Rodríguez, 83'), Raúl García, Diego Costa

Real Madrid: Diego López, Arbeloa (Carvajal, 71'), Pepe, Sergio Ramos, Coentrao (Marcelo, 59'), Xabi Alonso, Modric, Di María (Isco, 72'), Bale, C. Ronaldo, Benzema

Goles Goles

0-1 Benzema (3')
1-1 Koke (28')
2-1 Gabi (45')
2-2 C. Ronaldo (82')

Ver ficha del partido

Cogito, ergo sum, dijo René Descartes -pienso, entonces existo- es la primera verdad a la que llega el filósofo francés en su libro Meditaciones metafísicas, cuyo título original en latín fue: “Meditationes de prima philosophia, in qua Dei existentia et animæ inmortalizas demonstrantur”, que traducido al latín sería “Meditaciones metafísicas en las que se demuestran la existencia de Dios y la inmortalidad del alma”. Descartes llega a esta conclusión después de plantearse la duda como método de investigación y proponerse como objetivo la búsqueda de la certeza.

Descartes duda de su propia existencia hasta que logra hallar una verdad irrefutable en la segunda meditación del libro: si hay algo de lo que estoy convencido, dice Descartes, es de mi propia existencia. Aunque hubiera un engañador que me confunda o confunda mis sentidos a través de los cuales percibo la realidad, sin duda, yo también debo existir, porque para poder tener y expresar una idea es necesariamente cierto existir, aunque algo confunda mi mente. La conciencia, por tanto, implica la existencia.

Un buen día el establishment que rige los destinos del fútbol español decidió que no era suficiente con los beneficios históricos que tuvieron siempre los llamados dos grandes, había que hacer algo más. Con el beneplácito de un buen número de presidentes, incluido Enrique Cerezo, certificaron la muerte de la muerte de la competición liguera.

La LFP y la RFEF son las instituciones que nos confunden, como los sentidos confundían a Descartes en su búsqueda de la certeza, pretendiendo que creamos que no existimos, puesto que no somos capaces de competir. Si no se compite no se tiene conciencia y sin ella no hay existencia posible.

Después del derbi, Diego Pablo Simeone dijo: “El equipo demostró que está vivo, a algunos les molestará, pero está vivo todavía”. Simeone constató la existencia del Atlético de Madrid a partir de la verdad irrefutable de que su equipo fue claramente perjudicado por las decisiones del colegiado. A partir del hecho irrefutable de los continuos errores arbitrales, en éste y en anteriores partidos, no puede llegarse a otra conclusión que no sea que estos errores no pueden ser casualidad, sino causalidad porque el Atleti puede echar al traste el único objetivo para el que esta Liga está concebida: que la gane el Barcelona o el Real Madrid. No se admite otra alternativa diferente, por eso hay que ir limitando las posibilidades de que la pueda ganar el Atlético de Madrid mediante la manipulación.

La primera consecuencia de los errores arbitrales es que el Atlético ha dejado de sumar puntos. Una consecuencia nefasta. Nefasta, pero no definitiva, porque mientras sigamos compitiendo, seguiremos molestando y mientras molestemos, entonces seguiremos existiendo. Existir es la única forma de derrotar a quienes quieren quitarnos de en medio.

 

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (3)

  1. Se puede admitir un error humano en una decisión arbitral sobre un penalti, ¿pero tres?, se puede admitir que una falta no se vea y no se saque amarilla ¿pero todas las de Alonso que ni fueron falta ni amarilla?, ¿Por qué las protestas de Arda merecen amarilla y las de Cristiano no?, ¿por qué una supuesta simulación de Costa merece amarilla y las de Cristiano o Pepe no (según el acta la amarilla a Pepe es por discutir, no habla de la simulación)?.
    Uno intenta muchas veces epnsar que los árbitros se equivocan porque son humanos porque son malos, pero la práctica reiterada nos hace ver que estadística y comparativamente los errores siempre perjudican o benefician a los mismos

  2. Muy acertado. Es como la famosa nevera, cuando el error es para con blancos o blaugranas, olvídese de cobrar señor colegiado.

    Si el error es un penalti inventado que termina con Gabi de portero, amigo, no pasa nada.

    Un saludo don Julio.

    http://www.paseomelancolicos.com