5

Falta de perspectiva

Han pasado ya unos días desde la dolorosa derrota del Atlético de Madrid en Pamplona. La primera sorpresa que uno encuentra, confirmada después de este infame mes de febrero que por suerte ya ha termina, es la repercusión mediática que han empezado a tener las derrotas del Atleti. Como el Pupas ya no es Pupas hay que buscarle las cosquillas. Sea por donde sea. Resulta tan sintomático que esos cuñados, amigos y conocidos madridistas, desaparecidos desde el último año, hayan vuelto a su tradicional actividad tocapelotas estos días, como que salgan algunos rumores de salidas en la prensa rumbo al otro lado de la Castellana –esto último se lo dejo al gran Menottinto que lo explica de maravilla en esta entrada de su blog-.

Leo y escucho que lo que sucedió el pasado domingo tiene que ver con un ataque de entrenador de Simeone. Algún tertuliano pega con rotundidad al argentino al grito de que ‘siempre tienen que jugar los mejores’. Pero, ¿quién son los mejores, señor tertuliano? Si, tras la Supercopa contra el Barcelona, nos dicen que Villa no va a jugar ni un minuto en unos cuartos de final de Champions, derrumbamos el Calderón a cabezazos ¿Es que el asturiano ya no es bueno? No existe respuesta, sino criterio. Quizá el envite de Pamplona no fuese el ideal para él por la exigencia física de esa plaza pero tampoco podía parecer a priori que Raúl García, defenestrado antaño, tuviera que ser casi por unanimidad el acompañante de Diego Costa en el derbi.

Quizá todo esto de los buenos resultados se nos esté subiendo a la cabeza. Es terrible que se esté dudando de un equipo que, a estas alturas de la película, lleva 60 puntos –a solo tres del líder de la famosa Liga de dos-, tiene pinta de cuartofinalista en Champions sin acumular excesivos esfuerzos –algo conseguido solo cuatro veces en toda la historia atlética- y fue eliminado en semifinales de Copa del Rey, una ronda a la que hasta hace poco ni se llegaba. No me parecen argumentos como para que aparezca, por el momento, ni una sola crítica. Al menos proveniente de una afición que hace cosa de siete años celebraba una cuarta plaza en plena fuente de Neptuno.

Quizá esta psicosis colectiva venga derivada del rival del próximo encuentro del Atlético de Madrid. Parece que el cénit de forma del Real Madrid ha coincidido en tiempo y lugar con el peor momento rojiblanco, a pocos días de otro derbi –uno pierde ya la cuenta- que puede poner punto y final al duelo liguero del Atlético de Madrid. A ese encuentro le pediría una victoria, pero uno es consciente de cómo está la situación y del estado de las reservas energéticas de la plantilla. Si le exigiré al equipo competir. Pelear de tú a tú como hizo en la final de Copa del año pasado, como en el derbi del Santiago Bernabéu y como sorprendentemente dejó de hacer hace apenas un par de semanas. La temporada está preciosa, ni una ni cuatro derrotas en un mes van a cambiar ya lo que han hecho Simeone y sus chicos. Es momento de echar el freno, mirar hacia atrás con más perspectiva que estos últimos partidos y afrontar lo que queda con la misma ilusión porque hay metas bonitas aún por alcanzar.

Periodista en Eurosport Yahoo! Rojiblanco como bendito castigo y nostálgico del fútbol de antaño. Politeísta creyente en Gárate, Luis, Arteche y Calderón. Fernando Torres, el profeta.
Comentarios (4)
Trackbacks (1)

Comentarios (4)

  1. Si y no, Jorge Ordás, si y no. Si, porque hay que saber valorar la temporada de Simeone y los suyos. Si porque sus errores se pueden contar y sus aciertos son innumerables. Y si porque el objetivo REAL, era pelear la Copa (se ha peleado a pesar de la incomparecencia ente el Madrid) ser terceros en Liga (salvo que a esta plantilla se le ponga cara del ejército español en Cuba en 1898 la UCL del año que viene está asegurada) y hacer un buen papel en la Champions (se está haciendo). Quizá por todo ello se puede decir que a los colchoneros se nos ha subido el Cholismo a la cabeza y no somos capaces de ver donde estábamos antes, pero es que antes…

    Antes eramos la vergüenza de los grandes, el borracho a las 6 de la tarde al que todo el bar mira a medio camino entre la alegría y la burla, el pobre diablo que pudo ser e incluso llegó a ser, pero se acabó perdiendo por el camino. Antes decíamos que el verdadero Atleti es el que pelea por títulos, el que fpodía fallar, pero lo intentaba siempre. Y este Atleti, por fin se parece a lo que queremos (sino lo es) y por ello le exigimos tanto. Ya no nos vale (no nos debería valer), pensar que peor estábamos antes. Ya no vale echar la culpa al empedrado, al gilismo (que la tiene) o a la poca atención que a los colchoneros nos presta San Judas Tadeo. No, me niego. Hay que exigir, exigir y exigir. Sin desmerecer lo conseguido y valorando el mérito que tiene, pero sería terriblemente doloroso pensar que este equipo perdió la Liga en Almería y Pamplona, porque no se siguió la filosofía que nos ha devuelto la identidad y que ha hecho que el sentimiento de pertenencia de los colchoneros alcance niveles impensables hace años.

    Al que puede hay que exigirle. Y este Atleti puede.
    Menuda parrafada. Un saludo.

    • Jorge Ordás

      No se imagina, don Iván, la ilusión que me hacen sus mensajes. Y en el de hoy, hasta comparto la crítica hacia lo que escribí. Comparto esa idea de que hay que exigir, exigir y exigir. Simplemente me llama la atención que esa exigencia (por encima de la que debería ser) llegue cuando vienen bien dadas y no al revés. ¿Por qué no se exigió cuando eramos el borracho de las 6 de la tarde? Quizá habríamos llegado a donde estamos por un camino más limpio y el futuro pintase también más esperanzador (Peineta, ventas de jugadores, Azerbaijan…).
      Tal vez si la temporada hubiera sido más ‘normal’ desde el principio, ahora estaríamos a 10 puntos de la cabeza pero felices porque la tercera plaza estaría casi asegurada.

  2. Don Iván: estoy de acuerdo en que al Atleti hay que exigirle. La cuestión que nos deberíamos plantear es hasta qué punto se le puede exigir. Cierto es que se ha perdido en Almería y en Pamplona -donde por cierto, no pudieron ganar Real Madrid ni Barcelona-, pero no es menos verdad que se ha ganado en otros muchos campos y que el Atleti cuenta con 60 puntos, los mismos que el Barça. Lo normal es que el Atleti supere los puntos que se consiguieron en el doblete. Lo que ahora ocurre es que con más puntos que en la 95/96 no garantiza ganar la Liga.

    Yo, desde luego, nunca pensé que vería a un Atleti como el que estoy viendo y, por eso, pase lo que pase estaré eternamente agradecido a Simeone y a sus futbolistas, aunque pierdan partidos como el de Pamplona.

    Un saludo.

  3. Creo que nadie puede dudar que estamos haciendo una temporada casi perfecta. Se está (liga y champions) o se ha competido (copa del rey) más que bien en todas las competiciones. Estamos como casi no recordábamos. Y lo demuestra la cantidad de gente que aparece ahora que los resultados no acompañan para tocar las narices.

    Pero también es verdad que en el partido del domingo el equipo olvidó todo aquello que nos ha hecho estar otra vez arriba. Se dejó atrás aquello del “partido a partido” y el jugar al 110%. Y eso, sobre todo, en un campo como el de Osasuna, hace que pase lo que al final pasó.

    Aquí os dejo mi modesta visión de ese partido

    http://aquicabedetodounpoco.blogspot.com/2014/02/a-pamplona-hay-que-ir-con-algo-mas-que.html