3

Mónica Grandes: No hay rincón en Bangassou en el que no se cante el himno del Atleti

niños africanos camiseta del Atleti

Hace un par de semanas tres miembros de la peña atlética Los 50: Mónica Grandes, Juan Luis Cano y José Antonio Martín “Petón” viajaron a Bangassou, una ciudad al sur de la República Centroaficana. Y es allí, donde Juan José Aguirre, obispo de la diócesis de Bangassou y atlético de corazón, dedica su vida a llevar la esperanza a los más pobres entre los pobres. Y no es una frase hecha, puesto que la República Centroaficana es el quinto país más pobre del mundo.

Contacté con Mónica Grandes y le solicité una entrevista para que nos contara cómo ha sido la experiencia del viaje.

Mónica se define a sí misma: “Copy. De natural optimista. Huérfana y sola en la vida. De cabello generoso. Del Atlético de Madrid. Y, desde hace tres meses, miembro de la Peña Los 50″.

FORZAATLETI: Hola Mónica, muchas gracias por concederme esta entrevista. Me gustaría que nos situaras en el contexto del origen de la idea de viajar a la República Centroaficana. ¿Cómo surgió?

Mónica Grandes: Todo comienza cuando María José Navarro nos habla de Juan José Aguirre, obispo de la diócesis de Bangassou en el sureste de la República Centroafricana. Un hombre que hace más de 30 años lo dejó todo para marcharse a África a dar su vida por miles de personas olvidadas y cuya única debilidad es el Atlético de Madrid.

Cuando María José nos contó que Juan José Aguirre siempre encuentra un momento para sintonizar una emisora de radio que le “conecte” con su Atleti,  todos los integrantes de Los 50 quedamos conmovidos hasta tal punto, que decidimos que había que hacer algo por y para él. De ahí, surge la idea de grabar este  documental.

FA: Escuché a José Antonio Martín “Petón” decir en la entrevista que le hicieron en El Partido de las 12 que os aconsejaron no viajar a la República Centroaficana. A pesar de esta recomendación, habéis viajado ¿Qué os motivó para hacer el viaje aún sabiendo lo complicado de la situación por la que atraviesa aquel país?

Mónica Grandes: Pues la verdad es que ni nos planteamos el no hacerlo. Quizá por  inconsciencia o por la admiración que sentimos por Juan José Aguirre, no dudamos en seguir adelante con el proyecto en ningún momento. Sí es cierto que en las reuniones previas lo comentamos pero enseguida nos decíamos “bah, el peligro puede estar en cualquier sitio…”

FA: ¿Qué situación os encontrasteis cuando llegasteis a Bangassou?

Mónica Grandes: Pues hasta hace apenas un mes, Bangassou ha estado sufriendo los ataques de la coalición Seleka formada por radicales musulmanes durante casi un año pero, por lo que hemos podido observar, la gente hace lo imposible por  seguir adelante con sus vidas a pesar de la miseria en la que viven y de que la violencia puede volver a estallar en cualquier momento.

Por el contrario, Bangui, la capital, impone mucho… Toque de queda, soldados armados por todas las esquinas y una terrible sensación de miedo y tristeza entre la población.

FA: ¿Cuál es la labor que realiza Monseñor Aguirre y las otras personas que están en la Fundación?

Mónica Grandes: Tanto Juan José Aguirre como cada una de las personas que forman parte de la Fundación Bangassou son tan excepcionales, que me resulta muy difícil describir el trabajo que desarrollan porque sé que me voy a quedar corta…

¿Lo que más me ha impactado?  El cariño con el que tratan a esos miles de personas que luchan por salir adelante en uno de los países más pobres del mundo. Gracias al empeño que ha puesto esta fundación en devolverles la dignidad,  en Bangassou ya hay varias escuelas, un hospital de atención a enfermos terminales de sida (una de las lacras del país), centros de acogida, un orfanato, una maternidad, hogares para ancianos, farmacias, quirófanos…

Por otro lado, también nos ha parecido admirable ver cómo, en este momento tan delicado que atraviesa el país, Juan José Aguirre haya conseguido que musulmanes, católicos, protestantes o animistas convivan en paz.

Petón entrega una camiseta del Atleti a Monseñor Aguirre

Petón entrega una camiseta del Atleti a Monseñor Aguirre

FA: Hace tiempo leí el libro La ciudad de la alegría de Dominque Lapierre en el que cuenta su experiencia vital en la India. El mensaje central del libro es que pese a la extrema pobreza que vio allí estas personas eran felices puesto que compartían lo poco que poseían. Salvando las distancias y sabiendo que el contexto sociopolítico de Centroáfrica es completamente diferente ¿habéis detectado alegría en las personas con las que habéis convivido a pesar de sus complicadísimas condiciones de vida?

Mónica Grandes: Así es. A mí, desde luego, todos los días me han dado una lección. Según nos contaba Juan José Aguirre, en un país en el que la esperanza media de vida es de 48 años y dónde la única preocupación es sobrevivir, nadie se permite sufrir por las tonterías por las que sufrimos nosotros. Lo único que quieren es disfrutar al máximo de cada momento; de ahí que se enfrenten a todo, siempre, con una sonrisa.

FA: Monseñor Aguirre declaró: “el país está muy revuelto y si no hay intervención internacional puede que explote . Hay peligro de un enfrentamiento y con muchas muertes”¿Cuál es la situación política del país y dónde está el peligro de que pueda estallar un enfrentamiento civil?

Mónica Grandes: Es terrible. Voy a intentar resumirla porque es bastante complicada…

En diciembre del pasado año y en un país de mayoría cristiana, cinco grupos armados de origen musulmán y de corte radical se unieron en la coalición Seleka para hacerse con el poder.  Apoyados y armados por el gobierno de el Chad, entre otros, en el mes de marzo tomaron la capital y, si bien es cierto que en un principio no eran más de 700 u 800 soldados profesionales, llegaron a ser un total de entre 10.000 a 15.000  ya que que numerosos mercenarios, ex presidiarios o delincuentes comunes, se fueron uniendo a ellos.

A partir de ese momento se desata el horror: pueblos arrasados, saqueos, muerte, violaciones, familias destrozadas… Hemos visto pueblos absolutamente devastados y hemos conocido historias desgarradoras.

En la actualidad, el caos es impresionante: una parte de la población sigue apoyando a los Seleka mientras otra parte, los conocidos como anti-balaka, combaten a los Seleka con la misma violencia…

En el último mes, los países limítrofes con la República Centroafricana, alertados por el peligro que ellos mismos podrían llegar a correr, han enviado una fuerza militar conjunta, la FOMAC, para intentar apaciguar la situación y, hace cinco días, cuando llegamos a Bangui para regresar a España, nos llegó la noticia de que 1.000 soldaos franceses estaban de camino para evitar más baños de sangre. Esperemos que el genocidio que muchos preconizan no se lleve a cabo…

FA: El viaje ha estado patrocinado por algunas empresas e instituciones: Ford, la Universidad Católica de Murcia, El Corte Inglés, el Atlético de Madrid y la Liga de Fútbol Profesional ¿en qué ha consistido esa ayuda y en particular cómo ha colaborado el Atlético de Madrid en vuestra misión?

Mónica Grandes: La implicación de todos ellos ha sido increíble desde el primer momento y en nombre de la peña Los 50, quiero darles las gracias una y mil veces. No sólo se han volcado con nosotros sino con toda la población de Bangassou enviando ropa, calzado, balones para los niños… Ha sido maravilloso cómo se han portado. Todos ellos. Eso sí, he de reconocer que lo más emocionante ha sido ver  a todos esos niños vestidos con la equipación de mi Atleti; cada vez que lo recuerdo se me saltan las lágrimas.

FA: El fútbol es un deporte universal ¿cómo crees que puede ayudar a mejorar la convivencia entre los habitantes de la República Centroaficana?

Mónica Grandes: Sin lugar a dudas, el fútbol une. Así lo concibe Juan José Aguirre y así nos lo ha demostrado cuando hemos estado en Bangassou. A través del fútbol, los jóvenes se olvidan de sus problemas y se dan cuenta de la importancia que tiene el formar parte de un equipo en el que las diferencias religiosas quedan atrás.

FA: Habiendo estado allí Juan Luis Cano, José Antonio Martín “Petón” y tú no me cabe ninguna duda de que habéis convertido a muchos centroaficanos a la religión atlética. ¿Cuántos niños conocen ahora al Atlético de Madrid?

Mónica Grandes: ¡Bueno! ¡La labor evangelizadora de Petón y Juan Luis ha sido un escándalo! No hay rincón en Bangassou en el que no se cante el himno del Atleti. Incluso Julieta y Marcela, las monjas de la misión que colaboran con Juan José Aguirre y a las que quiero mandar un beso enorme, se han convertido al Atleti sin dudarlo.

Hasta en Bangui, donde pasamos cierto miedo, Petón hablaba a todo el que se le acercara del Atleti… ¡Son dos auténticos monstruos!

FA: ¿De qué forma podemos ayudar a la extraordinaria labor que hacen allí Monseñor Aguirre y sus colaboradores?

Mónica Grandes: La Fundación Bangassou tiene una web a través de la cual se puede colaborar de muchas maneras:  www.fundacionbangassou.com   Os garantizo que todas las ayudas llegan a su destino y que, por pequeña que sea la aportación, siempre servirá para hacer felices a muchísimas personas.

Y además… ¡que  ayudar a un atlético como Juanjo es impagable! Al menos para mí.

FA: Para terminar, cuéntanos alguna experiencia o anécdota que hayáis tenido en este viaje y que quieras darnos a conocer.

Han sido tantos los momentos inolvidables que hemos pasado durante el viaje, que no puedo elegir solo uno… Quizá me quedo los abrazos. Sí. Con los abrazos. Ante tanta dureza era muy fácil venirse abajo, y cada vez que algún miembro del equipo se emocionaba, otro corría a abrazarle… Puede sonar cursi, pero allí no podéis imaginar cómo se agradece.

 

Mónica, muchas gracias por tu amabilidad. Este viaje que habéis realizado no ha pasado desapercibido para muchos atléticos y no atléticos. Habéis dado un ejemplo de compromiso y creo que el mensaje ha llegado a los corazones de muchas personas. Gracias, de nuevo, por hacer partícipes a los lectores de forzaatleti de esta extraordinaria experiencia que has vivido.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (3)

  1. Mi nombre es Federico Izquierdo, he estado dos veces con la buena gente de Bangassou, desde el punto de vista médico. Me alegra grandemente vuestra ayuda y sensibilización en otros ámbitos igualmente necesarios, para llevar a esas buenas gentes, de tan olvidados invisibles, ilusión y cariño. Ilusión y cariño, por lo menos es mi vivencia, que siempre me lo devolvieron, te lo devuelven, quintuplicado.
    Me emocionaba al oiros hablar de Monseñor, Julieta y Marcela, y se me agolpaban todos en la memoria: Chantal, Micheline, Pascalina, Teo, en Bakouma: Paula y Carmita … A todos, como probablemente ya os pase a vosotros, aún en la lejanía, los siento hermanos.
    Gracias de nuevo por la ilusión que les habéis llevado. Federico.

    • Muchas gracias por su testimonio, don Federico.

      Visitar una zona como Bangassoy debe de ser una experiencia vital inolvidable.

      En forzaatleti siempre contribuiremos a este tipo de acciones sociales y solidarias en las que intervenga de una u otra forma el Atlético de Madrid.

      Gracias de nuevo.

  2. Buenas noches, mi nombre es Nacho Jimenez Aguirre y desde aquí quiero agradecer y felicitar a todos aquellos que han hecho posible que muchísimos niños y muchos otros hayan podido disfrutar de todo el material donado. En especial quiero dar mi mas sincera enhorabuena a los miembros de la peña “los50” los cuales han sido muy valientes al ir a centroafrica ya que la situación es muy delicada y también por alegrar a muchos niños y al mismo Juan José Aguirre contagiando el espíritu rojiblanco mas solidario. Desde aquí un atlético de pro únicamente quiere daros las gracias a todos por todo vuestro esfuerzo.

    GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS

    AUPA ATLETI!!!