3

Jesús Gil proyectó, en 1990, una megaciudad deportiva para el Atleti y #2

Jesús Gil y Enrique Cerezo

En el proyecto de la megaciudad deportiva que Jesús Gil proyectó en 1990 para el Atlético de Madrid tenía previsto que se construyeran complejos deportivos, viviendas y centros comerciales. Leer artículo anterior. Pero no eran las únicas construcciones que quería levantar el presidente.

El proyecto va engordando con el paso del tiempo. Jesús Gil afirma que se construirán unas instalaciones acuáticas de grandes dimensiones para disfrute de los socios del Atlético de Madrid -El País, 31 de mayo de 1990-, “hasta que esté terminada la ciudad deportiva”, en palabras de Gil.

En esta noticia se puede leer que la ciudad deportiva tendrá finalmente 320 hectáreas, o sea la mitad de las 600 inicialmente previstas. La ciudad deportiva se localizará en el denominado Eje del Culebro, entre la carretera de Toledo y la nacional de Andalucía porque facilitará “los costos y la infraestructura de conexión“, -nota de prensa del club- informa El País. La inversión prevista para este proyecto es de 20.000 millones de pesetas que, según Gil, “serán financiados en parte por el sector terciario, ya que se han suprimido las zonas de viviendas, como exigió la Cornunidad”. Recuerden que el proyecto inicial contaba con un presupuesto de 23.000 millones, luego fueron 30.000 y, sólo tres meses después, se redujo éste último en una tercera parte.

El complejo acuático no debió de parecerle lo suficientemente faraónico a Jesús Gil y un año después planea otro realmente estrambótico. El Atlético quiere construir en Getafe la mayor plaza de toros España, titula El País el 7 de marzo de 1991, haciéndose eco de unas declaraciones de Antonio Olano, jefe de prensa del club. “El coso tendría capacidad para 30.000 o 50.000 personas y podría albergar de forma polivalente conciertos y espectáculos, así como actos culturales” informa el diario madrileño. La ciudad deportiva también tendrá un estadio de fútbol con pista de atletismo y aforo para 20.000 espectadores, además de un palacio de deportes con una cabida de 7.000 espectadores y otras numerosas instalaciones.

La cosa iba para adelante. Tan es así que el 15 de marzo los consejeros de la Comunidad de Madrid, Eduardo Mangada y Jaime Lissavetzky; Jesús Gil y los alcaldes de Getafe y Pinto firmaron el convenio para la construcción y explotación de la ciudad deportiva del Atlético de Madrid. Ver ABC, 16 de marzo de 1991  En esta noticia se informa de que el presupuesto es de 30.000 millones -de nuevo sube el presupuesto en 10.000 millones-, dinero que Jesús Gil afirma tendrá que buscar “con la imaginación”.

Gil y Gil afirma en declaraciones recogidas por el diario ABC que: “El Atlético de Madrid no tiene que invertir ni una sola peseta en la ciudad deportiva, para evitar que se piense que esta es una especulación gratuita”.

En esta notica de ABC, también se escribe: “La ciudad deportiva contará con áreas principales: el área de competición deportiva, con estadio para 100.000 espectadores […]”, quintuplicando por arte de magia la capacidad del estadio sólo nueve días después de lo publicado por El País.

Ningún problema era irresoluble para Gil. Encontrar 30.000 millones era tarea sencilla para el presidente, ya que según él el club “había recibido ofertas de la ONCE y empresas cercanas a los Emiratos Árabes para financiar este proyecto“. Un Gil y Gil crecido llegó a decir: “Desde que los judíos plantaron naranjos en el desierto de Neged, trasnformar el Arroyo Culebro, para mí, es fácil“.

Pero Eduardo Mangada, Consejero de la Comunidad de Madrid, sigue con la mosca detrás de la oreja con este proyecto. Únicamente quince días después de firmar el convenio declara a ABC: “No estoy dispuesto a que se haga ni una sola vivienda en caso de que el proyecto sea inviable, porque no voy a permitir la especulación”. Ver ABC, 3 de abril de 1991.

Transcurre medio año y Gil reconoce que no tiene dinero para la ciudad deportivaVer ABC, 6 de septiembre de 1991. Se acerca la fecha prevista, 22 de septiembre de 1991, para poner la primera piedra de la ciudad deportiva. Pero ésta no se coloca. Así, el diario El País, informa en una noticia con este titular: “Parón al AtléticoLa primera piedra de la futura ciudad deportiva del Atlético de Madrid, que se construirá en Getafe no fue puesta hoy, como anunció días atrás Jesús Gil. Este nuevo retraso induce a pensar en la existencia de problemas para la cobertura económica del proyecto”.

En abril de 1992 el Ayuntamiento de Getafe comienza a dudar de que Gil construya la ciudad deportiva. Las autoridades municipales detectan un cambio de actitud en Gil lo que “hace pensar que […] se quiere descolgar del proyecto porque ya no le interesa seguir adelante”. Desde que se firmó el convenio, un año antes, Gil no volvió a aparecer por Getafe.

Curiosamente, el 21 de octubre de 1992, aparecen dos noticias contradictorias en los diarios ABC y El País. ABC asegura que la Comunidad da por perdida la ciudad deportiva del Atlético de Madrid. En este periódico, Jiménez Larrea, consejero delegado de la empresa pública Arpegio, que iba a ser la constructora encargada de ejecutar el proyecto, dice que “Gil y Gil quería convertir la ciudad deportiva en una operación estrictamente inmobiliaria, ya que el club nos aseguró que el proyecto que aprobamos, desde el punto de vista inmobiliario, no era rentable”. Por otro lado, en El País, Miguel Ángel Gil afirmaba que: “El club no ha renunciado a ningún plazo y que la ciudad deportiva se construirá” y que “no pretendían llevar a cabo ninguna operación urbanística especulativa con el plan, sino rentabilizar las instalaciones deportivas con la edificación de varios centros que se adjudicarían a entidades privadas”.

Por las razones que fueran, falta de empresas que pusieran el dinero o porque, realmente, el verdadero objetivo de Gil y Gil era realizar una operación especulativa, el caso fue que el proyecto nunca llegó a realizarse.

Termino por donde empecé. 23 años después de que se proyectara una megaciudad deportiva con múltiples y surrealistas instalaciones, algunas de las cuales nada tenían que ver con una ciudad deportiva de un club de fútbol, el Atlético de Madrid sigue sin unas instalaciones acordes con su categoría. 23 años después se sigue hablando de proyectos faraónicos, de firma de convenios, de cambio de terrenos, de modificación de presupuestos. Poco ha cambiado el Atleti en estos aspectos.

Sé que hay muchos aficionados ilusionados con la construcción de una nueva ciudad deportiva y con la de un nuevo estadio moderno, accesible y fantástico. No sé si estos dos artículos les habrán servido para ser más realistas. Yo lo soy. Ya lo era, y mucho más lo soy después de haber leído todas las noticias resumidas en estos dos artículos. Mientras Gil Marín y Cerezo sigan al frente de las operaciones dudo mucho de que la ciudad deportiva y el nuevo estadio del Atlético de Madrid lleguen a construirse.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (3)

  1. Excelente Don Julio. Cada vez que leía párrafos del artículo venía a mi mente que “esta peli ya la he visto”. Espero que de verdad lleve razón y lo del nuevo estadio se quede como este proyecto en agua de borrajas.

    • Yo no lo veo, don Santi. Sin el apoyo de las instituciones políticas lo veo realmente complicado, muy complicado pese a que parece que Gil Marín está muy empeñado.

      Un saludo y muchas gracias.

  2. Por desgracia creo que sí que se acabará construyendo la Peineta. Lo que no tengo tan claro es que se cumplan los plazos.

    En nuevoestadioatleti.blogspot.com hacen un seguimiento de la evolución de las obras y parece que desde hace unos meses sí que avanza.

    Sobre la ciudad deportiva de Alcorcón creo que dependerá de si se construye Eurovegas. Hace tiempo oí un rumor (¿bulo o verdad?) de que Gil Marín y Cerezo tienen bastantes influencias en las instituciones y están «presionando/apoyando» para que se le concedan todas las peticiones a Sheldon Adelson. A cambio, este aportaría para construir la ciudad deportiva e imagino también unas buenas comisiones.

    Por cierto, ahora se dice que Adelson ha pedido legalizar la prostitución. ¿La presión en esto la ejercerá Gil o Cerezo? 😉