4

Villa, arriesgada jugada maestra

David Villa pasa el reconocimiento con el Atlético

Media España dormía la siesta a pierna suelta cuando saltaba la noticia. David Villa se convertía, de golpe y porrazo y sin los archiconocidos flecos de por medio, en el delantero que tanto había ansiado el Atlético de Madrid. Se ve que el mensaje -o llamémosle amenaza- de Simeone surtió efecto, pues apenas unos días después de lamentar la falta de refuerzos tiene a su servicio nada más y nada menos que al máximo goleador histórico de la campeona del mundo. Ahí es nada.

El Atlético ha cerrado la operación en unas cifras que no han sentado nada bien en el barcelonismo. Apenas un par de millones de euros que se incrementarán hasta los 5,1 de jugar el asturiano tres temporadas en el Calderón. Si en la Ciudad Condal no salen las cuentas, en la afición rojiblanca también miran con recelo. Resulta bastante sospechoso que entre un presidente con poco margen de maniobra los últimos patinazos -caso Thiago, caso Valdés, caso Abidal...- y otro poco dado a fichar bueno, bonito y barato haya salido algo tan rápido y tan favorable para el Atlético.

Pero la afición, o al menos una parte de ella, no celebra a bombo y platillo la llegada del Guaje al Atlético. Su grave lesión y el rendimiento de su última temporada deja un sabor agridulce a los más escépticos. Otros, por su parte, ya se frotan las manos ante la posibilidad de tener a un artillero de lujo a precio de ganga. Si llegados a este punto quieren saber mi opinión, les diré que a ratos estoy con unos y a ratos con otros.

Me gusta que llegue un jugador que se ha rebajado la ficha para jugar en el Atlético de Madrid, que ha renunciado a mejores ofertas en Inglaterra por el reto de la Champions. No le pediré jamás que bese el escudo, pero creo que guarda mucho rencor con sus críticos y salir de Barcelona con un Mundial a la vuelta de la esquina son los ingredientes perfectos para que Villa logre un plus de motivación para cerrar todas las bocas que pueda. Para demostrarlo, nada mejor que su experiencia y su bagaje: toda una vida marcando goles en partidos importantes.

También es de agradecer que llegue un jugador que, aún con la vitola de estrella, no creo que juegue los minutos que otras temporadas jugaron Agüero, Forlán o Falcao. Ese reparto de minutos vendrá bien para que Diego Costa, Adrián y Leo Baptistao sigan creciendo y se preparen para asumir responsabilidades cuando Villa no esté. Y todo ello a un precio que, de salir rana, tampoco supondrá una debacle en el libro de cuentas.

Pero también me da miedo esa pierna y, sobre todo, esa cabeza. No debe de ser sencillo alcanzar lo máximo y verse sumido en el más profundo ostracismo con apenas una fractura de por medio. Villa no lo ha pasado bien en Barcelona y buena parte del éxito que consiga en el Atlético dependerá de cómo saben devolverle la sonrisa entrenador, compañeros y afición.

Y, cómo no, asusta sobremanera el miedo al fracaso. La inercia de los últimos tiempos ha llevado a cambiar delanteros buenos por delanteros excelentes y a estos por delanteros de clase mundial. ¿Qué pasará cuando no se siga creciendo? ¿Y cuando se falle en el fichaje de ese delantero como ya se falló fichando porteros o defensas? Por adelantado me arriesgo a decir que Villa no se acercará a los números de Falcao ni sacará partidos adelante como hacía el Kun.

Entonces llegamos al final de este artículo y toca emitir un veredicto y ahí me puede más el corazón que la cabeza. Aunque medio mundo diga que es un matado y el otro medio diga que es el fichaje del siglo, lo ideal es mantenerse en una postura de moderado optimismo. Villa ha llegado al lugar idóneo para resurgir de sus cenizas gracias al gran grupo humano que hay en el vestuario y a una grada consciente de que el esfuerzo realizado por venir y sus ganas de salir adelante podrán superar el hecho de que tal vez no iguale las estadísticas de sus antecesores. En cualquier caso, ¡bienvenido Guaje! Toda la suerte del mundo y gracias por elegir ser uno de nosotros. No te arrepentirás.

Periodista en Eurosport Yahoo! Rojiblanco como bendito castigo y nostálgico del fútbol de antaño. Politeísta creyente en Gárate, Luis, Arteche y Calderón. Fernando Torres, el profeta.

Comentarios (4)

  1. Veo muchas ventajas en el fichaje, don Jorge. Creo que Villa es un buen tipo, además de un excelente futbolistas. Lo importante es que viene con ganas y estoy seguro de que lo dará todo para ponerse en la mejor forma posible para hacer muchos goles para el Atlético.

    Además, si hay alguien que puede ponerlo en forma, ése es el profe Ortega y, por supuesto, Simeone.

    Hay contras, claro. La primera, y más importante, es si a pesar de las ganas y la disposición del guaje, su estado de salud podrá volver a ser el de antes. La segunda es la edad, casi 32 años, lo cual quiere decir que por mucho que quiera estar en el Atleti, no estará más de tres años. Con lo cual, vuelta a empezar para buscar un delantero centro.

    Aunque pensándolo bien, no hemos tenido muchos delanteros centro en los últimos años que hayan estado más de tres años, así que …

    Abrazos.

  2. Yo creo que por 2,1 millones de euros David Villa no debería de venir como estrella al Atlético de Madrid, su rendimiento tampoco será el de una estrella… Llegados a este punto del debate yo ficharía a Demba Ba o Jovetic, pero con estos dirigentes, lo veo muy difícil…

    P.D.: Un fichaje que sin duda sería acertado es el de Demichelis. Yo también habría “fichado a Cedrick (Betis) por el “pastón” de 1, 20 euros, además es de la casa. Para el mediocampo me encanta Bruno (Villarreal).

  3. Se ficha Gol. Que creo que Villa lo tiene y mucho.

    Espero que meta más de 20 este año. Si los mete es un acierto.

    Un saludo.

  4. Estoy como tú. Optimismo moderado. Creo que con suerte metera 16 o17 goles. Espero que Costa siga creciendo y también se acerque a esos números y entre los dos no se note demasiado la marcha de Falcao. Si no estaremos jodidos.