4

La prensa amiga

Prensa deportiva

Hubo un tiempo en que la prensa dedicada al deporte era imparcial. Es más, ¡hasta era crítica con el poder! Lo digo por los más jóvenes, que no habrán conocido otra que ésta, que ahora campa a sus anchas por estudios y redacciones repartiendo bendiciones a quienes dirigen a los clubes de fútbol a la bancarrota.

Durante la última semana se ha puesto de manifiesto lo que digo. Las declaraciones de Simeone pidiendo fichajes que permitan afrontar la siguiente temporada con garantías de éxito han sido la excusa para exhibir la mejor disposición de la prensa amiga para salir en defensa de Gil y Cerezo, aunque sea a costa de atizar a Simeone. Estoy seguro de que no han necesitado ninguna llamada desde los despachos para escribir lo que han escrito. Ellos ya saben lo que tienen que hacer para seguir manteniéndose en sus puestos.

Manuel Esteban, más conocido por Manolete, no ha dudado en poner de chupa de dómine al argentino. El otrora declarado cholista convicto y confeso no duda en salir a defender a Gil y para ello atiza sin descanso a Simeone en este artículo. “Es la primera vez que creo que el cholismo no ha valorado lo que quería decir, porque también los dirigentes colchoneros viven pendientes de la amenaza de la selección de Argentina o del Inter por la continuidad de Simeone y pese a ello no dudaron en firmar un contrato de larga duración“. Resulta que, para Manolete, Gil ha hecho un favor a Simeone al firmar un contrato de cuatro años.

No queda ahí la cosa, ya que un poco más abajo, le acusa de que con sus declaraciones pone en riesgo las estabilidad del club: “Y, en última instancia los trapos sucios o las desavenencias de hablan en casa y no a la luz pública, ya que esto va a provocar en plena etapa de la llegada de nuevos abonados que más de uno se lo piensen dos veces y comiencen a formarse las tormentas y huracanas (sic) tan habituales por el Calderón“.

No ha sido éste el único caso esta semana. Alberto Barbero, periodista de Marca, firmaba un artículo a principios de la semana pasada, en el que informaba de que el Atlético de Madrid debía aún 9 millones de euros al Oporto por el traspaso de Falcao. Una información que tiene mérito, sin duda. Ahora bien, la cuestión delirante se plantea cuando el periodista justifica este hecho de la siguiente manera: “A partir de ahí, precisamente el traspaso de Radamel debe servir para que no haya problema alguno con el pago por Radamel“.

Pero que se venda a un jugador para pagar una deuda que el club contrajo, precisamente, al comprarlo no es ningún problema para Barbero, ya que: “Sea como fuere, lo cierto es que el tiempo dio la razón a los que apostaron por el fichaje del Tigre. Dos años después, 70 goles después, tres títulos después, la inversión en Falcao se antoja como una de las más productivas que ha podido hacer el Atlético en los últimos años“.

El problema económico del Atleti, ya saben la tiene el empedrado, el cha cha chá, o la LFP, porque: “los parámetros actuales marcados por la Liga de Fútbol Profesional someten a directrices claras, en el sentido de que el gran objetivo de cara al futuro pasará por que nadie gaste más de lo que haya sido capaz de ingresar“.

Es curioso cómo desde la otra orilla, el periodista de As, Picu Díaz, utiliza el mismo argumento que la competencia para justificar que el Atleti no haya acometido hoy ninguno de los fichajes prometidos a su entrenador: “Ahora se afrontan el resto de pagos, sobre todo el de Hacienda y es un lastre que también condiciona a la hora de fichar. Equipos como el Sevilla reclaman dinero al contado por Negredo y el Atlético tiene una partida destinada a fichajes. Cuenta con unos 30 millones y además de la posición de delantero centro, hay que reforzar otras por lo que se negocia al milímetro“. A la hora de defender a Gil todos se ponen de acuerdo.

Y sigue Picu Díaz en otro párrafo: “El Reglamento Normativo para la Elaboración de los Presupuestos de los Clubes y las Sociedades Anónimas Deportivas aprobado por la LFP marca los límites de cada equipo“. El organismo puesto serio y lo que hace Gil es hacer todo lo posible por salvar al club. ¿Qué otra cosa si no?: “Durante los últimos días del mes Miguel Ángel Gil, consejero delegado, y su equipo se afanaron en buscar financiación para no tener problemas a ese respecto” aclara Picu.

Desde hace 26 años la familia Gil dirige los designios del Atleti. Si alguien es responsable de la penosa situación económica de la entidad rojiblanca no pueden ser otros que ellos porque son los únicos que han estado en el último cuarto de siglo. ¿Alguna crítica de algún periodista, salvo una o dos honrosas excepciones, hacia Miguel Ángel Gil o Enrique Cerezo? Ni la escucharán ni la leerán.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (4)

  1. Lo que hizo el Atlético los últimos tres años es digno de estudio. Ningún equipo que no sean el RM o el Barsa, aguantan más de dos años ganando algo…nadie salvo ellos tienen dinero. No son SAD, no juegan en el mismo tapete. Los demás a sufrir, a estar limitados, etc…¿quien va a imponer algo de justicia en esto? ¿ Pero no se dan cuenta de que con una Liga en la que sólo compiten dos, cuando salen a Europa no son suficientemente competitivos? No quieren el igualitario sistema tipo NBA porque tienen que ceder protagonismo y dinero, mucho dinero. Pero lo van a pagar en falta de éxitos deportivos, tiempo al tiempo….

  2. Normalmente estoy totalmente de acuerdo con los comentarios publicados en tu blog. Una vez mas das en el clavo, a veces se me atraganta el cafe al leer el marca o el as, panfletos escritos por marionetas del poder. Sin fondo, sin una opinion que no sea alabar al Mandrilismo o echar mierda a aquellos que defienden unos colores que no sean los de su banco.
    Del as solo merece la pena la foto de la contraportada y el marca miente hasta en el pronostico del tiempo. Nadie que critique al cholo puede llamarse atletico, porque simboliza los colores y el orgullo de una aficion.
    Atletico de corazon, cholista en el alma.

  3. No será por este artículo su bronca con Iñako, ¿No, Don Julio?

    • No, don Tomi, fue por una cuestión en twitter, pero ya está aclarado y olvidado el asunto.

      Gracias, amigo.