3

El Atlético gana el partido de ida de la semifinal al Español. Copa de 1956 #1

atleti español 1956 copa
Error

La eliminatoria que iban a disputar el Atlético madrileño y el Real Club Deportivo Español se presentaba como una emocionante semifinal por el Campeonato de España de 1956 –Copa del Generalísimo-. El Español había eliminado previamente al Sevilla y al Barcelona y el Atlético había superado con comodidad a Las Palmas y Jaén. Sobre todo al primero al que había derrotado en los dos partidos de los octavos de final. El primer encuentro jugado en Las Palmas se había saldado con una rotunda victoria por 1 a 4 y en el segundo los madrileños habían abrumado a los canarios por 6 a 0.

Algo más le costó al Atlético eliminar al Jaén que en el primer partido había logrado un meritorio empate a 2. Sin embargo, los blanquirrojos habían hecho valer su condición de local y derrotaron por un rotundo 5 a 0 a los andaluces en el Stadium Metropolitano.

Partido de ida de la semifinal del Campeonato de España de 1956. Español 1 – 2 Atlético de Madrid. Barcelona, 10 de junio de 1956.

Las gradas del estadio de Sarriá se encontraban repletas de animoso público españolista que confiaba en la victoria de su equipo en este primer partido de la semifinal. No era para menos, el Español había eliminado a dos rivales poderosos como eran el Sevilla y el Barcelona y se encontraba en buena forma, lo que les hacía mirar esta eliminatoria con optimismo.

Al contrario de lo que esperaban los incondicionales del Español, el Atlético se alzó con la victoria en Barcelona por 1 a 2. Así rezaba el inicio de la crónica del diario ABC en su edición del día 12: “Ante todo cabe consignar que el Español jugó este partido frente al Atlético de Madrid con un derroche de entusiasmo, energías y deseo de triunfar. Ello queda bien reflejado por el constante dominio que ejercieron los españolistas a lo largo del encuentro y los afanes desmedidos que evidenciaron sus hombres en el deseo de hacerse con la victoria”.

No fue fácil el triunfo de los madrileños en aquel partido. El dominio ejercido por los españolistas fue permanente, pero no pudieron traducirlo en goles.  Sus delanteros se toparon una y otra vez contra los zagueros atléticos que defendieron a ultranza su meta. En dos ocasiones hubieron de intervenir Verde y Martín para evitar el gol cuando Pazos ya había sido batido.

Los cronistas comentan con profusión el mal arbitraje del trencilla de turno. Juan Narbona escribe: “Quizá el resultado hubiera sido otro de haber decretado Tamarit la pena máxima a la clara zancadilla que le hizo Herrera a Arcas. […] Fue un penalty clarísimo y lo decimos sin pasión alguna”. El Mundo Deportivo, 11 de junio de 1956.

Hasta la segunda parte no llegaron los goles. Se adelantó el Español con un gol de falta directa que Faura logró colar en la portería de Pazos sin que éste pudiera hacer nada por evitarlo. El gol supuso un acicate para los madrileños que cinco minutos después lograban la igualada por medio de un centro de Miguel que Rafa acertó a colocar dentro de la portería españolista.

El Atlético volvió a encerrarse atrás esperando su oportunidad y deshaciendo una y otra vez los constantes e infructuosos ataques españolistas. Cuando restaban cuatro minutos para la conclusión, Miguel robó un balón a Casamitjana y se lo cedió a Peiró para que de un fuerte y elevado disparo superara a Vicente poniendo el 1 a 2 definitivo en el marcador.

Los españolistas quedaron profundamente insatisfechos por la actuación arbitral, tanto es así que convocaron una reunión urgente de la Junta Directiva del Español nada más concluir el encuentro. En ella se decidió enviar a la RFEF un telegrama realmente duro en el queda patente la pasión con la que se vivía el fútbol por aquellos años: Protestamos enérgicamente parcialísima actuación árbitro Tamarit Falaguera, partido semifinal jugado hoy, que obliga a esta Junta, en nombre del Real Club Deportivo Español, a recusarlo a perpetuidad, en bien del fútbol nacional español. Barcelona, 10 de junio de 1956.

Foto: El Mundo Deportivo. 11 de junio de 1956.

Nota del autor: he mantenido la terminología de la época. Así, es común leer en las crónicas referirse al Atlético de Madrid como Atlético madrileño. A los jugadores atléticos no se les denominaba rojiblancos, como decimos ahora, sino blanquirrojos.

Este es el primero de una serie de tres artículos sobre la semifinal y la final de la Campeonato de España de 1956. Próximamente, la segunda entrega.

Documentación: Hemeroteca de ABC y de El Mundo Deportivo.

Próxima entrega

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (3)

  1. Qué me gusta que se rememoren momentos de nuestra historia y de la del fútbol en general. Por cierto, al final pasamos la eliminatoria y perdimos la final contra el Club Atlético de Bilbao, que se diría en la época. No sería hasta 1961 cuando levantamos la primera de las nueve Copas de España que hoy tenemos. Gracias.

  2. Mil perdones. Quise decir 1960. Eso me pasa por hablar de memoria…