4

La reválida del cholismo

simeone

Como dos de su tres predecesores, Diego Pablo Simeone llegó al Atlético de Madrid a mitad de temporada. Abel vino a sustituir a Aguirre, y Quique Flores se responsabilizó del banquillo después de Abel Resino. Tanto Abel como Quique tuvieron que hacerse cargo del club con la temporada comenzada. Se buscó en ellos la solución para enderezar la sinuosa marcha de un equipo que, como acostumbra, amenazaba con otra mediocre temporada.

Ambos lograron reconducir la situación. Abel consiguió que el Atlético realizara un gran segunda vuelta en la liga 2008/2009 consiguiendo la cuarta plaza, un objetivo que parecía imposible cuando se hizo cargo de la dirección técnica. Fue la temporada en la que Forlán marcó 32 goles en la Liga y consiguió la Bota de Oro. El técnico toledano fue renovado por una temporada sin mucha convicción por parte de los responsables, que se vieron obligados a hacerlo por clamor popular.

La temporada siguiente no comenzó como se esperaba. La afición confiaba en que Abel pudiera mantener la brillante trayectoria del final de la liga anterior. No pudo ser. Los escasos puntos conseguidos en el campeonato nacional y la inesperada eliminación de la Liga de Campeones dieron con los huesos del bueno de Resino en la calle.

Y llegó Quique para levantar de nuevo el edificio. Lo consiguió de forma inesperada. El Atleti terminó en una discretísima novena posición en la liga, sin embargo el título de Europa League dio una alegría a la afición atlética tras catorce años de sufrimientos y decepciones. Ganar un título europeo 48 años después merecía la renovación del técnico madrileño.

El Atleti comenzó la temporada 2010/2011 de forma ganando un nuevo título europeo: la primera Supercopa de su historia ganando de forma brillante al Inter de Milán que había conquistado tres títulos en la temporada anterior bajo la dirección de Mourinho. Los fichajes de Filipe Luis y Godín unidos a Reyes, Forlán y Agüero ilusionaron a la afición con razones poderosas. Sin embargo, la salida de Jurado tras el primer partido de liga desbarató los planes de Quique más de lo que se podía suponer.

Simeone ha vivido una primera temporada similar a la de Flores. Sustituyó a Manzano a principio de año y ha ganado la Europa League con mucha autoridad. El gran reto del argentino será consolidarse como entrenador del Atleti. Tiene una ventajas con respecto a Quique: goza de más confianza frente a la directiva que éste, provocada por la veneración que le profesa la parroquia rojiblanca.

Por este motivo, su figura se eleva, no solo por encima de los dirigentes, sino también sobre la de cualquier futbolista. Es el líder indiscutible del Atlético de Madrid. Lo que comprobaremos este curso será si el técnico argentino es capaz de mantener el nivel de exigencia y de competitividad que inculcó a sus futbolistas en un club demasiado acomodado a la mediocridad.

Foto: Club Atlético de Madrid

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (4)

  1. Además se une el hecho de que el cholo siempre ha tenido malas segundas temporadas en los equipos en que ha estado. De momento no pinta bien. Sin Diego necesitamos algún fichaje importante.

    • Es verdad, su trayectoria en las segundas temporadas así lo indican, pero confiemos que alguna vez no se repitan.

      Un saludo.

  2. No se come el turron….1 ¿Substitutos….?