1

Y Luis creó a España

luis_aragones_seleccionador

El título puede ser algo pretencioso, si quieren, pero miren es lo que hay. A quien le pique que coma ajos. La verdad es la verdad y hay que contarla. Antes de Luis la selección española era un conjunto aguerrido, siempre favorito, nunca triunfador. Después de él España se ha convertido en un equipo ganador. Él fue quien cambió la historia del equipo de todos.

No crean que ha habido muchos hombres que hayan sido capaces de modificar el curso de la historia. Para hacerlo se requiere personalidad, capacidad, decisión, sabiduría y valentía. Cualidades poco comunes en la mayoría de los mortales. El maestro de Hortaleza aúna todas ellas.

Hace 6 años España y otras 31 selecciones de fútbol jugaban la fase final del Campeonato del mundo de Alemania. Como siempre, teníamos un puñado de buenos jugadores que creaban bastante ilusión en el fútbol patrio. Sin embargo, la historia se repitió, esta vez en octavos de final, antes de lo establecido.

Había dicho que dejaría de ser seleccionador si no era capaz de llevar a España hasta semifinales. No cumplió su palabra porque Villar lo convenció para continuar.

Luis decidió desterrar definitivamente de las convocatorias a Raúl. Los palos al seleccionador volaron por todos lados en una de las campañas más furibundas que se recuerdan. Se encontró solo contra todos, pero no le importó. Eligió el balón y enterró la furia para siempre. El tiempo y el fútbol le dieron la razón.

España se adueñó de la pelota en la fase de clasificación de la Eurocopa de 2008. Luis sacó a España de su eterno laberinto y le indicó el camino que debía seguir. Puso a jugar a los buenos, a unos auténticos artistas del manejo de la pelota. Y los jugadores lo entendieron al instante. Sorteó con un punto de suerte los cuartos de final de aquel torneo y desde entonces nuestra selección se ha convertido en invencible.

Cambió la mentalidad del futbolista español elevando la autoestima de unos profesionales que creían que estaban condenados a ir de fracaso en fracaso. Les demostró que la historia está por escribirse y le creyeron. Para ello, fue fundamental su conocimiento profundo de la mentalidad del futbolista.

La contribución que Luis Aragonés ha hecho al fútbol español y por lo que se le tiene que estar eternamente agradecido no es solo por haber ganado la Eurocopa de 2008, es por haber cambiado nuestro estilo futbolístico. Cualquier entrenador que venga después estará obligado a proponer la misma forma de jugar: un estilo atrevido, generoso, vistoso y eficaz.

A Dios lo que es de Dios y a Luis lo que es de Luis.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (1)