0

Hágase la luz. La oscuridad del mediocampo

DiegoRibas

Hágase la luz. Y la luz se hizo. ¿Pero habrá llegado la luz a tiempo?

Diego Ribas ha vuelto de una lesión que le ha apartado del once atlético en los últimos 8 partidos. Y con Diego vuelve el juego ofensivo, el desborde y la improvisación en la zona de tres cuartos vuelve a dar algo de brillo al apagado juego de los de Simeone que llegan al tramo final de Liga exhaustos, faltos de idea y a remolque en la Liga quedando pocos partidos restantes y con el margen de error muy estrecho para remontar semejante cantidad de puntos y puestos.

El brasileño es el faro en el equipo y se nota. Desde la llegada de Diego Pablo Simeone, Diego Ribas ha sido pieza clave sobre la que construir el equipo. Sus mejores minutos como rojiblanco se han visto en los 6 partidos que pudo disputar antes de su rotura tan inoportuna. El equipo de los “dos Diegos” remontó sin problemas de la undécima a la sexta posición en 6 partidos, a ritmo casi de posición por partido.

Luego sin él, su pieza más creativa y sin Arda también lesionado con su selección poco después, resistió el embate de los rivales manteniendo el nivel de juego sólo en casa recordando al Atlético de Manzano falto de ideas y sobre todo de ritmo para desnivelar encuentros. Sobre todo en las segundas mitades. Porque además de la innegable calidad que añaden al conjunto Diego y Arda también añaden kilómetros y esfuerzo. El mensaje de Simeone es sencillo “hombres, no nombres”, sacrificio por igual cuando no tengamos el balón a partir de mediocampo sin importar el jugador que sea y cuando recuperamos balones a Diego y a sus escuderos más eficientes Adrián y Arda para conectando con Falcao la mayoría de las veces lograr llevarse las necesarias victorias.

En este centro del campo sobrepoblado de tanto músculo como de talento, Simeone añade dos piezas cuando el Atleti ataca: Filipe y sobre todo el infatigable Juanfran que hacen de carrileros largos. Diego y Arda a veces parten desde los lados pero tienden al centro para desarrollar su juego y generar pases. Durante la ausencia por lesión de los creativos brasileño y el turco, sólo Koke a ratos ha podido suplir esos roles. Y sus 19 años le han pasado factura. La labor del canterano, encomiable por otra parte, es un trabajo inconcluso, aún en proceso y se nota que el peso de llevar al Atleti a la espalda aún le pesa. Todo sea dicho, la temporada de Koke sólo se puede calificar como de excelente y va quemando etapas con asombrosa rapidez. Hay jugador. Adrián y Koke son las dos revelaciones de la temporada y esperemos que parte de la columna vertebral de los rojiblancos en años sucesivos.

Mario Suarez y Gabi han dejado luces y sombras según el partido. Más el primero que el segundo. Mario exitoso en el juego de pase corto muestra carencias que no mostraba con Goyo en este Atlético de Cholo que no desdeña el juego en largo. Ahí la precisión de Arda, de Diego o incluso de otros jugadores de otras demarcaciones como Miranda, Godín o Juanfran convierten a Mario más en un estorbo que un catalizador en este esquema de juego. Destacado en los primeros partidos de la temporada por el estilo de juego de Manzano, Mario puede muy bien ser una duda grande sobre si tiene hueco en el equipo de cara al año que viene. Un estilo como Raúl García (¿de verdad estoy escribiendo esto?) podría resultar más efectivo en un atlético como el de Cholo. El navarro, denostado como pocos en temporadas anteriores, podría volver con mando en plaza y con la moral por las nubes. Pero eso es harina de otro costal.

Gabi se ha convertido en el Cholo de este Atleti. Bregador infatigable, destructor eficiente cuando toca y trabajador como el primero. Gabi ha ido claramente de menos a más en el ánimo de la afición y pocos son los que no le reconocen el papel de indiscutible en el once atlético. Ha condenado por el camino a un Assunçao en el declive de su carrera aparentemente y sobre todo sorprende que ha robado el foco a Tiago del que Simeone se deshacía en elogios a su llegada “Es un hombre, un líder.”

El portugués será de esos jugadores que siempre nos dará la sensación de sólo haber atisbado su calidad. Castigado en exceso por problemas físicos su paso por el Calderón lo reparten a tiempos iguales lesiones y cesiones. Un jugón que no parece haber sacado todo su fútbol a orillas del Manzanares y que muchos dudamos que alguna vez llegue a su mejor juego de manera continuada.

Octavos a tres puntos de competición europea, a ocho puntos (contando el fatídico gol-average) de acceder a puestos de Champions League a falta de 9 partidos de Liga y teniendo un balance que nos igualan las derrotas a las victorias y casi a los empates (10-9-10) el cambio que debe experimentar el Atlético en estas nueve fechas que restan ha de ser espectacular pero si a tu equipo le añades repentinamente la calidad de Diego, Arda y Tiago las cosas sólo pueden mejorar. Hágase la luz.

Del Atleti. Sin cláusula de rescisión. Fundador de #losTorristas. Madrileño de SF, California (los madrileños nacemos donde nos da la gana). Podcaster y cofundador de Esto es Atleti y This is Atleti

Los comentarios están cerrados.