14

Juanfran, el peón silencioso

Juanfran

Hace apenas un año que llegó al Atlético de Madrid. Su precio, más de cuatro millones de euros, y un pasado madridista, hicieron que se le mirase con lupa desde un primer momento. Tampoco ayudó su bajo rendimiento en lo deportivo, siempre a la sombra de futbolistas como Reyes, Agüero o Forlán, ni la solución fácil de darle ración doble de banquillo y grada domingo sí y domingo también por parte del antiguo entrenador. Pero Juanfran no se desanimó.

Sin apenas tiempo de probarse su nueva camiseta, se le puso de titular nada menos que en el Santiago Bernabéu. Era una especie de prueba de gladiador donde se le ponía delante de las fieras con poco más que un escudo y una espada para defenderse de un mensaje claro: sal ahí y demuestra que tu pasado allí ya no existe, que eres uno de los nuestros. Juanfran no se amilanó. Pese a que no tuvo su debut soñado ni en lo personal ni en lo colectivo, a muchos aficionados nos dejó una sensación agradable. Juanfran demostró carácter, protestando al colegiado como si hubiese mamado leche rojiblanca desde recién nacido y las injusticias ante el eterno rival le doliesen de la misma manera que al mismísimo Luis Aragonés. Sé que exagero en la comparación, que puede que nunca se sienta colchonero, pero tampoco se lo exijo. De hecho, la mayoría de los jugadores a los que se les llenaba la boca de amor rojiblanco están a día de hoy lejos del Calderón.

No hizo nada del otro mundo, lo sé. Se limitó a hacer aquello que le ha servido para labrarse una carrera en Primera división tras salir de la cantera madridista en Espanyol y Osasuna; ganarse el jornal con el sudor de su frente. Nunca se besará el escudo, pero demuestra mayor profesionalidad y mayor respeto por la camiseta del club que le paga que el 90% de los futbolistas tribuneros que han buscado el aplauso gratuito de la afición con más gestos que buen fútbol sobre el tapete.

Llegó la presente temporada y con ella la posibilidad de empezar desde cero con el grupo y con un nuevo entrenador. Nunca tuvo una mala palabra cuando las cosas le vinieron mal dadas, de la misma manera que no se deja llevar por la euforia ahora que las cosas le van mejor. Manzano tampoco puso en él la confianza necesaria para sentirse un futbolista importante, pero llegó un día en el que el destino cambiaría su devenir en el Atlético de Madrid. El día en el que sacrificó toda una vida jugando al fútbol como extremo para adaptar sus cualidades por el bien del equipo. Ese día se pidió a Juanfran que retrasase su posición. Lo más fácil, más aún para un futbolista de ataque, hubiera sido rechazar la propuesta y seguir buscando su hueco en su puesto de siempre, pero el valenciano aceptó.

Aunque sus primeros encuentros ante Granada o Betis no fuesen bien y las lagunas tácticas en una zona desconocida para él fuesen más que evidentes, no perdió la fe. Si bien sobre el campo no podía ayudar como quería, dentro del vestuario era uno de los hombres fuertes que hacen grupo, que hacen piña. El que haya jugado al fútbol sabe de sobra que un futbolista así fuera del terreno de juego es tan importante o más que un experto a balón parado o un cerebro que distribuya el juego. Juanfran era uno de los encargados de mantener la cordura y el buen ambiente en una plantilla a la deriva y destinada a resquebrajarse en cualquier momento.

Llegó Simeone y con él se calmaron las aguas. El argentino ha logrado algo que muchos de lo que estamos aquí ni recordábamos como es mantener la portería del Atlético a cero durante cinco partidos. Lo ha hecho, además, mandando al baúl de los recuerdos todos esos fallos incomprensibles a primer nivel que, año tras año, decenas de jugadores cometían para desesperación del personal. Guste o no, una pieza clave de esa nueva zaga es Juanfran, que a estas alturas parece haber jugado toda la vida en el lateral. Su despliegue físico durante los 90 minutos está fuera de toda duda y, si bien aún tiene muchos aspectos que pulir, el pasado domingo pasó un examen de los que duplican la confianza en uno mismo. El ex de Osasuna secó a una de las mejores bandas zurdas del panorama nacional, la del Valencia.

No sabemos qué pasará cuando Silvio se recupere de sus interminables problemas físicos (ni siquiera sabemos si el portugués lo conseguirá antes de hacer las maletas rumbo a otro equipo), no nos queda claro que Perea vuelva a esa demarcación en la que tuvo más sombras que luces, pero sabemos que ahí hay un peón dispuesto para la batalla. Nunca ganará partidos él solo, ni siquiera será uno de los pilares sobre los que apoyarse para ganar un título pero lo que nació para convertirse en un parche que maquillase la pésima gestión deportiva, va camino de asentarse como un puesto fijo en el once del Cholo Simeone.

Periodista en Eurosport Yahoo! Rojiblanco como bendito castigo y nostálgico del fútbol de antaño. Politeísta creyente en Gárate, Luis, Arteche y Calderón. Fernando Torres, el profeta.

Comentarios (14)

  1. Tienes toda la razón. Nadie podía imaginar que rindiera a tal alto nivel en el lateral derecho. Yo mismo critiqué que Simeone lo volviera a poner en esa posición tras el experimento de Manzano. Pero, los hechos me han quitado la razón.

    Un abrazo, Jorge!

    • Jorge Ordás

      Fui escéptico con su fichaje. Sobre todo porque llegaba con la losa de hacer olvidar a Simao. Sin embargo, creo que es el currante que todo equipo necesita tener para lograr un equilibrio. ¡Chapeau por él!

  2. Excelente articulo.Coincido en todo.Juanfran es un currante del fútbol.Nunca una mala palabra o un mal gesto cuando era carne de grada o banco y ahora que se ha hecho con un puesto sigue pensando que lo importante es sumar y dejarse la piel en el terreno de juego.
    Lo de besarse el escudo es muy bonito, pero como bien dices muchos besaescudos se han terminado marchando, quedándonos aqui, compuestos y sin jugadores.
    Lo de su pasado madridista,una anécdota más, como la que citas de que Don Luis pasara por el Madrid, o más recientemente Caminero, y nadie ha dudado de su profesionalidad para con nosotros.

    Saludos

    • Jorge Ordás

      En los últimos años nos hemos obsesionado viendo el curriculum de gente como Reyes o Jurado (yo el primero), pero está claro que en el fútbol, como en la vida, el movimiento se demuestra andando. Y Juanfran camina con paso firme.

  3. No se por qué pero Juanfran es un jugador que además de trabajar muchísimo se ha ganado nuestro corazón y con los últimos partidos, también nuestro respeto. ¿Pensáis que la vuelta de Silvio puede discutir su titularidad? Silvio tiene problemas físicos pero también mucha calidad, ojo.

    • Jorge Ordás

      Estoy seguro de que su comportamiento sería exactamente el mismo independientemente del equipo en el que jugara. Mejor nos habría ido con más jugadores como él y menos cedidos/jugadores de fondo de inversión que ven el Atleti como trampolín para cotas mayores que no merecen.

    • Creo que aunque Silvio se recupere, Simeone ha demostrado que confía en los que están jugando ahora y no va a hacer cambios gratuitos. No pienso que el portugués desplace fácilmente a Juanfran del once titular.

      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      • Para mí es el mayor candidato a hacernos sentir orgullosos en la Eurocopa junto con Adrián. La diferencia con éste es que en el lateral derecho hay mucha menor competencia que en la delantera y de menor calidad también, lo que le puede hacer soñar con un puestecito de lateral derecho suplente al menos. De Dominguez nos olvidamos, parece.

        Mucha falta de actitud tendría que demostrar Juanfran y mucho compromiso Silvio para que intercambiasen puestos. Visto lo visto, al primero le sobra lo suyo y al segundo le falta. Yo creo que Juanfran seguirá siendo titular y así lo espero. Lo merece.

        Un saludo.

  4. Yo sabía que daría el do de pecho, pero que o hiciera también no me lo creía, aunque sigo pensando que su fichaje fue caro (4 millones+Ibra+Cedric) nunca se le podrá decir que no da todo por el equipo.

    Buen texto

    • Jorge Ordás

      Más que por los 4 millones, por la salida de Ibra y Cedric, que nadie sabe qué podrían haber hecho aquí.

  5. Cuando se recupere Silvio tampoco es descartable que Juanfran juegue en su posición, es decir, medio o extremo derecho.Una buena opción sería un 4-4-2 en rombo, con Tiago atrás y Diego por delante y las bandas para Juanfran y Arda Turan, con Adrián y Falcao juntos arriba.

    Veremos lo que pasa, porque todo lo bueno que se le presupone a Silvio lo empaña el tema lesiones.

  6. Otra opción, si es que Silvio se recupera algún dia al 100%, es poner a Juanfran en su posición real, es decir, medio-extremo derecho.Salir con un 4-4-2 con Tiago atrás y Diego delante y con Arda y Juanfran en bandas.

  7. Jose Valera

    Va a ser el nuevo Pizo. Por su tesón y honestidad se está ganando a la gente a la par que buen juego.

  8. Excelente artículo. A mí Juanfran me ha parecido de lo mejor del Atleti en los últimos partidos: muchas de las jugadas de ataque (y goles) han llegado gracias a internadas por la banda de Juanfran. Además, se entiende muy bien con Diego y Adrián. Coincido con todos en que es un jugador que se deja la piel los 90 minutos (y me parece que el físico le llegaría incluso para más). Sin ser un superclase, raras veces se equivoca, juega para los demás y siempre se ofrece. Serio en defensa y peligroso en ataque: qué más se puede pedir a un lateral. Respecto a Sílvio, habrá que esperar si se opera o no, porque estar lesionado domingo sí y al otro también no tiene ningún sentido.