1

Vencer dos veces. El efecto Simeone

simeone

“Vence dos veces el que primero se gana a sí mismo”. 

Publio Siro – siglo I a.C.

El equipo de Simeone jugará el lunes su cuarto encuentro desde que el preparador argentino sustituyó a Manzano al frente de un equipo lleno de dudas y con resultados desastrosos fuera de casa (como nos recordaba Damián Carbajo ayer, el Atlético pasó de ser el peor equipo de Liga fuera de casa ¡a ser el peor de toda Europa!) y añadamos a eso que su juego cada vez brillaba menos también en los partidos como local. Es aún pronto para saber si el efecto Simeone es algo más que el típico rebote positivo que experimenta casi todo equipo al cambiar de entrenador.

Lo que si es cierto es que el cambio ha tenido un inmediato impacto en los resultados que se parecen como la noche y el día. Simeone ha logrado el 77% de los puntos en juego mientras que los datos de Manzano reflejaban un paupérrimo 39%. El primer partido fuera de casa de los de Diego Pablo se saldó con un empate (“sólo” le llevo a Manzano 7 partidos conseguir los mismos resultados)

Más cosas que refrendan el cambio de entrenador: Falcao, la contratación estrella del equipo a todas luces ha marcado la tercera parte de los goles que lleva en los 2 últimos partidos dejando en el olvido una sequía de eficacia que le señalaba como fichaje fallido del año y ahora le encumbra como el delantero más eficaz desde los tiempos de Jimmy Floyd Hasselbaink. Cosas del fútbol y las estadísticas. Este deporte es un estado de ánimo como ningún otro.

La línea defensiva había permitido 27 goles en 23 partidos que es una proporción incompatible con tener aspiraciones serias en la Liga a no ser que tu linea ofensiva sea descomunalmente prolífica, cosa que tampoco sucedía. Las contundentes victorias frente a Sporting y Racing al principio de temporada fueron espejismos. La efectividad del Atleti se vino abajo y sólo empeoró con los meses. el equipo ha perdido por dos o más goles frente a 5 equipos: Betis, Español, Athletic, Real Madrid y Barcelona pero sólo fue capaz de imponerse a dos con ese ratio Zaragoza y Rayo.

Un bagaje pobre al que añadimos una colección de empates en gran medida inesperados frente a Osasuna y Mallorca en casa y Granada fuera. Con tal sangría de puntos sólo un fútbol de alta escuela que deleitara podría haber salvado a Manzano. Pero el técnico jienense dejó una perla que escoció a los aficionados hasta el día de su marcha cuando tras caer con estrépito frente al Barcelona por 5-0 añadió vinagre a la herida afirmando “No hubiésemos podido ganar ni contra sus juveniles” dando un perfecto ejemplo de cosas que no se pueden decir aunque las pienses.

El equipo desde esa fatídica noche de inflexión empezó a mostrarse timorato e indeciso en los partidos de casa, más atento a los pitos de la grada que a lo que sucedía en el terreno de juego. Fuera de casa demostró ser el invitado perfecto, repartiendo alegría de tres en tres puntos por toda la geografía nacional. La pregunta nunca fue por qué echaron a Manzano sino más bien por qué tardaron tanto.

Ahora que sólo han transcurrido 3 partidos de la etapa Simeone el sol vuelve a brillar a orillas del Manzanares. El equipo ha ido de liderar la infame tabla de equipos que más goles encajan a guardar a cero su portería 3 partidos seguidos, obteniendo 7 de 9 puntos en juego por primera vez en toda la Liga. El Atleti además marcó 7 goles en estos dos últimos partidos, probablemente sus dos mejores actuaciones dentro y fuera de casa frente a Villarreal y Real Sociedad. Jugadores a los que ya se buscaban salida o que se consideraban contrataciones a todas luces fallidas cobran repentino protagonismo y encuentran hueco en el once titular del Cholo ampliando el repertorio del conjunto. Tales son los casos en menor medida de Tiago pero sobre todo de Godín, Juanfran y Koke.

Si el Atleti ganara mañana al Osasuna obtendrían la primera racha de tres victorias seguidas de la temporada. La zona baja de la tabla ya no preocupa y se mira hacia arriba viendo como ni Levante ni Valencia logran distanciarse del paquete de equipos que le persiguen. Los puestos de Champions han pasado de utopía a reto en dos escasas semanas.

Sí, lo sé, es cierto que los atléticos somos muy dados a cuentos de la lechera sobre puntos aún no logrados en cuanto se encadenan dos victorias pero este cambio de estado de ánimo parece profundo y más rápido de lo que nadie esperaría. El equipo se ha vuelto consistente atrás y pocos parecen acordarse de Silvio (y eso en si es una sorpresa mayúscula). Repentinamente cada defensa rojiblanco, antaño en el disparadero constantemente, parecen ofrecer seguridad atrás sin sobresaltos.

En la también mejoradísima línea ofensiva, Adrián ha encontrado encaje como el perfecto acompañante de Falcao en punta y eslabón necesario entre el colombiano y el chorro de pases que llega desde Diego. Arda Turán y Tiago están llamados a ser líderes en este nuevo Atlético y aunque Gabi, Mario y Koke parecen haberle cogido la delantera a Assunçao todo jugador parece necesario y contará con minutos. Incluso desechando posibles favoritismos que pudieran crearse por compartir nacionalidad, Salvio ve que jugar en el once titular está muy caro y ni siquiera los antaños “compis” de vestuario Antonio López y Perea cuentan con trato de favor por parte Simeone.

Intensidad es el nuevo mantra en el Atlético de Madrid. Se repite en cada rueda de prensa, zona mixta o entrevista. La otra palabra clave es sacrificio. Simeone no pierde ocasión de mencionar ambas y reitera la necesidad de anteponer el bien común a preferencias de posición o rol en el equipo.

Diego, Tiago y Falcao han captado su mensaje a la primera y son sus lugartenientes en el campo. Intensidad y sacrificio en pos de obtener resultados. Y parece estar demostrándose como una ecuación válida desde el primer momento. El sacrificio defensivo comienza en Falcao y la intensidad ofensiva en Courtois. Cuando se le pregunta a Diego Pablo siempre comenta que las cosas sólo pueden mejorar según los jugadores se vayan reencontrando con sus virtudes y los aficionados redescubran a sus ídolos que además ahora se dejan la piel en cada encuentro.

Hace la friolera de veintidos siglos el escritor Publio Siro, autor de gran número de aforismos (entre los que se encuentra el que abre este artículo) prolífico creador de expresiones que aún perduran en la sabiduría popular afirmaba que es mejor aprender tarde que no aprender jamás. Simeone parece dispuesto a darle la razón. Dos veces.

Del Atleti. Sin cláusula de rescisión. Fundador de #losTorristas. Madrileño de SF, California (los madrileños nacemos donde nos da la gana). Podcaster y cofundador de Esto es Atleti y This is Atleti