2

Los 500 que no quieren a Gil

gil_marin_ser

Los malos resultados obtenidos en los últimos partidos de liga -3 partidos perdidos de los 4 últimos disputados, los dos últimos de forma consecutiva-, sumado a la histórica eliminación de la Copa contra el Albacete ha abierto la enésima crisis del Atlético.

Las excusas una y mil veces repetidas empiezan a perder credibilidad entre muchos aficionados. Es fácil echar las culpas a los futbolistas, a los entrenadores, pero cuando han pasado más de 200 jugadores en los últimos 15 años, cuando el Cholo se va a convertir en el 49º entrenador del gilismo, la cosa empieza a no colar.

La nueva forma de comunicación propiciada por internet a través de las redes sociales facilitan:

1. las relaciones entre los aficionados que somos críticos a Gil y a Cerezo.

2. que otros aficionados que viven el Atlético de Madrid con resignación empiecen a oír otros discursos diferentes del oficialista.

3. que podamos tener una relación más cercana con los periodistas y estos puedan conocer de primera mano lo que pensamos, y por tanto, la presión y las críticas que hacemos les lleguen rápida y directamente. Si insistimos en las críticas, a la prensa no le quedará más remedio que hacerse eco de las protestas.

Se ha notado un cambio de actitud en algunos periodistas, próximos al poder, que ante la gravedad de la crisis no les ha quedado más remedio que apuntar a Gil y a Cerezo como los principales responsables.

Es muy probable que a Gil y a Cerezo les resbale lo que se diga en las redes sociales, más les debe de inquietar lo que se cante desde la grada, pero lo que sí que estoy seguro es de que les preocupa y mucho que los medios de comunicación reflejen el hartazgo de la afición.

Una prueba evidente de lo que digo es que Gil, amante apasionado de las bambalinas, ha tenido que salir en varios medios para tratar de atajar la crisis. Otra, es que se ha mostrado permeable a los deseos de la afición y ha fichado a Simeone, uno de sus entrenadores preferidos. Piensan, con bastante lógica, que el fichaje de Simeone aplaque las protestas y que todo vuelva a ser como antes. Una decisión fácil, efectivamente, pero que también puede volverse con el tiempo en contra de Gil.

Simeone no será objetivo preferido de la grada desde el principio como ocurrió con Manzano. El Cholo aún conserva mucho ascendiente sobre la mayoría de la afición que lo tiene en los altares por ser uno de los artífices del doblete. Durante unos años hizo gala de su empuje, pelea y garra. Todo lo que ahora mismo le hace falta a los jugadores del Atlético de Madrid.

Pero, si pase lo que pase en el terreno de juego, los cánticos y las críticas en contra de la directiva persisten, mucho más eficaz y meritorio si se hacen en las victorias que en las derrotas, seremos mucho más creíbles.

Algunos diréis que soy demasiado optimista. Y, probablemente, tendréis razón. Pero sigo creyendo, firmemente, que el destino del Atlético de Madrid depende de la afición. Es fundamental demostrar a la prensa y a los gerifaltes si de verdad somos más de 500, o si por el contrario, Gil tiene razón.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.
Comentarios (1)
Trackbacks (1)

Comentarios (1)

  1. Permítame por una vez no valorar otro de sus inspirados y recomendables artículos, Don Julio, pero es que esta vez no puedo dejar pasar por alto la irresponsabilidad que destila el haber colocado una foto como la que acompaña al texto.

    Sepa usted que varias asociaciones en defensa de la infancia, la casi extinta alianza de las civilizaciones y el foro extremeño para la normalización del consumo de careta de cerdo andan buscando al que hizo tomó esa imagen…estremecedora, por poner un calificativo que se queda corto con total seguridad…

    ¡Qué barbaridad!

    Un abrazo