19

No miren al banquillo, miren a la M-30

Gil Marín

Los aficionados colchoneros tenemos la costumbre, cuando llegan las malas rachas de acordarnos de, y generalmente por este orden:

1º los que no están. Sea cual fuere la razón: por lesión o porque están en el banquillo, siempre hay bastantes aficionados que a los 10 minutos de inciarse el partido, empiezan a nombrar a aquéllos jugadores que no están sobre el césped.

2º de la madre de algún jugador que no está especialmente afortunado.

3º otra vez de los que no están. Pero ahora porque se han marchado a otros equipos.

4º del entrenador, sea éste el que sea: Manzano, Ferrando, Bianchi, Murcia, Aguirre, Abel, Quique y otra vez Manzano.

5º de Cerezo.

6º de la familia Gil.

¿Han oído ustedes alguna vez cánticos y protestas contra Gil Marín? Yo no lo recuerdo. Si alguien lo recuerda, que haga el favor de refrescarme la memoria.

Miguel Ángel ha tenido la tremenda habilidad de ir pasando desapercibido a lo largo de todos los años que la familia Gil lleva rigiendo y digiriendo (sí, digiriendo, no me he confundido) al Atlético de Madrid. En los tiempos en los que vivía el patriarca no era necesaria ningún ardid especial. Jesús Gil ya se las valía por sí solo para acaparar todo el protagonismo, salvaguardando así a todos los demás familiares, hermano, mujer e hijos.

Cuando Gil y Gil falleció, Miguel Ángel tuvo que dar un paso adelante empujado por su padre que ya había dimitido antes de su óbito. No sé de quien fue la genial idea, me imagino que de el patriarca, de poner a Enrique Cerezo como presidente. Esta situación ha permitido a su hijo ser el mandamás atlético, refugiándose detrás del presidente que es quien da la cara y a, quien a veces, se la parten (en sentido figurado).

No sabemos si es leyenda urbana o realidad pero se cuenta en los mentideros cercanos al Manzanares que el hijo de Gil, a la sazón Consejero Delegado, viaja por la M-30 mientras el Atleti juega sus partidos de fútbol. Aún está por confirmar este dato, así como si las vueltas por la famosa circunvalación madrileña, las da solo durante los encuentros de casa o también durante los partidos de fuera.

Tengo mis dudas, también, en qué momento comienza la tourné el hijo de Gil, si antes de empezar los partidos, si cuando la cosa se pone fea o si cuando el equipo empieza ganando. Podrán decir ustedes lo que quieran, pero yo estoy intrigado. Dice el interfecto que lo hace porque no es capaz de soportar la presión. Imagínense a los 50.000 colchoneros que no pueden soportar la presión como le pasa a Gil Marín, y se van todos a la M-30 a dar vueltas con el coche.

En vez de  mirar primero al césped, después a las localidades donde se sientan los familiares de los futbolistas, a Manchester y a Milán,  al banquillo, al palco y a Valdeolivas, dirijan sus miradas a la M-30 por donde, dicen, da unas cuantas vueltas con su coche el Consejero Delegado porque no puede aguantar la presión.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.
Comentarios (17)
Trackbacks (2)

Comentarios (17)

  1. Muy buenas, Don Julio. Yo ya no sé ni qué escribirle, la verdad. Quizás me enganche definitivamente al balommano (deporte que me encanta) y pase de estos, que ya se cansa uno de decir siempre lo mismo.

    Ayer fue patético el contemplar en la segunda parte como la gente contempla el “espectáculo” de forma aletargada y amorfada. Para mi que dan dosis de morfina antes de entrar al Calderón. Otra explicación no le encuentro.

    Aunque tampoco me apasionaré en exceso con el balommano. Total, el año que viene fijo que nos lo quitan también …

    Un abrazo.

    • Pues la verdad es que yo estuve en casa viendo el partido de balonmano a la hora de la siesta y me emocioné más que con el fútbol. El fútbol no tiene solución y si la tiene yo no se la veo salvo que esto pegue un petardazo.

      Un abrazo, don Tomi.

  2. Jose Valera

    No por ser lo más repetido pierde ni una pizca de verdad: Feliz día de la Marmota.

    La diferencia, es que unos cuantos ya no pagamos ni un duro más de gasolina a MAGil para que siga circulando por la M30.

    Estamos en crisis, de identidad sobre todo.

    Un abrazo

    • Una crisis de identidad que Gil y Cerezo se han ido encargando de inculcar a la gente que se la ha tragado doblada y sin inmutarse.

      Un abrazo José.

  3. Gran habilidad la de estos pájaros de mal agüero (con perdón) para poblar de escudos humanos los alrededores de su nefasta gestión. Como bien dice usted, Don Julio, nos acordamos antes del cumpleaños de aquel primo de Cuenca y lo malo que fue el jamón que puso que del principal y (ideológicamente) único responsable.

    Sin quedarnos en el fondo, la forma también debería ser cuidada. Y la forma nos deja la mismísima sensación que describe el Sr. Jostars: el mismo partido que llevamos viendo desde hace demasiado tiempo. Un partido perfectamente intercambiable con cualquier otro sin discriminar por sexo, raza, condición u ocupantes del banquillo y del campo.

    Un abrazo bastante pesimista.

    • Me pregunto a ¿qué Universidad habrán ido los dos pájaros estos? Creo que ha sido a la universidad de la vida que es la que mejor enseña esas malas artes. Ya verá usted como si las cosas siguen así de mal Manzano saldrá tal y como ha venido, llegará otro y se volverá a cantar XXXXXXXX, vete ya.

      Un abrazo.

  4. Julio, entiendo que cada vez que se ha cantado “Gil cabrón, fuera del Calderón”, desde que murió Jesús Gil, esos gritos iban dirigidos a Gil Marín. ¿A quién si no?
    Seamos realistas, de toda la vida los cánticos los inicia el Frente, y son pocas las veces que miran al palco.
    Precisamente en la época final de Aguirre (cuando se estuvo 5 partidos sin ganar con derrotas en casa con Valladolid o Athletic) fue cuando más se señaló al palco y más se concentraba la gente en la Puerta 0.
    La gente seguirá apuntado a Manzano, y luego al que venga… y hasta a Luis Aragonés si nos honrrara con su vuelta.

    Un saludo!!

    • José: Los gritos contra Gil han sido muy escasos en los últimos tiempos, y mi impresión es que no ha sido contra Miguel Ángel.

      En lo otro que dices estoy de acuerdo, se cantaría Luis vete ya si llegara el caso. Así está la afición, por lo menos, la que acude al campo.

      Un saludo.

  5. Jose Valera

    El Frente se ha encargado de silenciar los gritos contra Gil en su mayoría y cuando han protestado contra él ha sido por intereses particulares.

    • Y los demás aficionados que acuden al Calderón, ¿no tienen criterio propio? ¿no saben cuándo y contra quién deben protestar?

      • Los que hemos estado dentro sabemos que iniciar un cántico es imposible. ¿Quién se pone a cantar Gil cabrón fuera del Calderón? El resto del estadio que no sea el Frente lo más que puede hacer es sumarse a sus cánticos si los comparten. Las geniales ideas de que todos los “rebeldes” nos juntaramos en un mismo sector del estadio pasaron ya a mejor vida…

  6. Suscribo el artículo al 100%, no le quito ni una coma, ni un punto. Es así de triste, nos lo merecemos. Lo peor es que no veo ni los partidos cuando juega en abierto siempre hay algo mejor que hacer. Atleti DEP

    • ¡Como está el patio chavales!

      Observo con tristeza como mi hermano y varios amigos desfilan por aquí como si fuera un velatorio. Y en el fondo lo es. Me da pavor que esto se hunda más allá de cualquier solución y me produce frustración que tantos estén aletargados y los demás tan descoordinados que no montamos ni un poco de ruido. Les hacemos el juego todos. Los que van al campo y los que no. Los que se abonan y los que no. Sólo veo el camino de la revuelta continua y creciente como vía para recuperar el club. Me miro en el espejo del Betis y de alguno más con peor suerte como el Oviedo.

  7. En breve, publicaré un artículo para levantar los ánimos y tratar de arrancarles una sonrisa.

    Un abrazo a todos y gracias por sus comentarios.

  8. Somos muchos los que hemos gritado Gil cabrón fuera del Calderón y por supuesto que nos referíamos a Gil Marín. Yo ya no lo canto en el Calderón, lo canto en las redes sociales e internet, porque para mí este no es mi Atleti, mi Atleti nos está esperando en el limbo para volver cuando a los Atléticos nos dejen recuperarle.

    • Parece que las redes sociales son el único hueco que nos queda a los que no nos gusta este Atleti y que cada vez lo sentimos menos nuestro.

      Un abrazo.