6

¿Papá, cuál es mi rival?

Papá cuál es mi rival

Hubo un tiempo en que, cuando me enfadaba con alguien hablando del Atleti, lo hacía con alguien del equipo rival. Ese equipo que tuvo un presidente que estudió Derecho, fue hombre de negocios, fantoche, graciosillo y chulesco a partes iguales y que pensaba que era el ombligo del mundo. Ese equipo cuyos combates deportivos cuerpo a cuerpo podían saldarse casi con cualquier resultado. Luchas igualadas que a veces un detalle tramposo por su parte desequilibraba la balanza.

Hubo un tiempo en que el argumento más recurrido que me proponían eran las 6 Copas de Europa, ganadas muchos años antes, para compensar un gol de Marina que les eliminaba de la Copa del Rey. Sí, efectivamente, no puedo estar hablando del Sevilla. Hablo de Ramón Mendoza, del Real Madrid y del llamado “eterno rival” de forma recíproca entre los dos equipos.

Ahora, cuando con 36 años me llaman “abuelo cebolleta”, me piden que llame rival al Sevilla porque somos incapaces, desde hace más de una década, de ganar a nuestro más directo competidor. Ahora me acusan de vivir en el pasado porque aplaudimos después de una humillación barcelonesa o porque adoramos falsos ídolos corrompiendo la memoria de nuestras deidades.

Ahora me piden que elija lo que nunca eligió Andy Dufresne cuando se empeñó en vivir en vez de morir escapando de una cárcel con una condena perpetua.

Hubo un tiempo en que la afición del Atleti corría maratones en vez de asumir que no podía llegar, que era ilícito hacer trampas y bajar el listón para pasar tranquilamente mientras cambiaba los carros de fuego por vulgares abucheos.

Ahora, mi rival es el Sevilla. Ahora, revisamos nuestra historia con un lápiz censor que nos hace la vida más amable. Donde los que derrochan coraje y corazón son los del desdén. Conseguimos que la historia interminable termine cuanto antes y destruimos el mundo de fantasía porque hemos decidimos dejar de soñar, hemos decidido empeñarnos en morir…

Escuchar en Nervión cánticos infames hacia nuestro club en cada partido y otorgarles reconocimiento. Empequeñecer nuestra historia para hacer más grande la de otro, al que no le corresponden esos laureles. Asumir tal falta de identidad que no sabemos distinguir ya quienes son nuestros rivales.

Hubo un tiempo en que, cuando me enfadaba con alguien hablando del Atleti, lo hacía con alguien del equipo rival.

Ahora me enfado hablando del Atleti con alguien del Atleti. Ahora hablo a la pared… y no me entiende.

Atlético de la vieja escuela. Un gol de rubio, una falta de Landáburu y el espíritu de Arteche. Los videojuegos mi profesión. El cine, modelismo y humor canalla mi pasión

Comentarios (6)

  1. Hola José: soberbio el artículo. Refleja muy bien la pérdida de identidad y de ambición de la afición atlética.

    Tremenda la frase: “porque hemos decidimos dejar de soñar, hemos decidido empeñarnos en morir…”

    Me encanta la película: Cadena Perpetua. Refleja extraordinariamente bien lo que es la amistad y las ganas de luchar para vivir.

    Te felicito.

    Un abrazo.

  2. Somos dos abuelos cebolletas porque pienso igual en muchas cosas de tu texto, siempre recordare lo que os dijo en aquel Gaudeamus Luis Aragones “Vosotros nos exigiaís luchar por los de arriba” Os imaginaís ahora una carta como aquella de Vicente Calderon pidiendo disculpas por no quedar mal en liga, eso nunca sucederia ahora nos conformamos con una entrada por la gatera de la Uefa,

    Una pena porque antes te sentías orgulloso de ser aficionado del Atleti, antés si eramos la mejor afición del Mundo, ahora?

  3. Redondísimo artículo José, de los que remueven conciencias. Me quedo con otra frase “Hubo un tiempo en que la afición del Atleti saltaba hasta superar el listón en vez de asumir que no podía llegar”

  4. Jesús Salido

    Me uno a las felicitaciones. Emocionante artículo y verdades como puños. Qué decir de las referencias cinéfilas.

    De nuevo, felicidades.

    P.D: Lo suscribo por entero, por supuesto.

  5. No puedo por menos que felicitarte por tu articulo. Es triste ver donde está situada la realidad actual de nuestro equipo, mas, si cabe, cuando la historia del Club dice todo lo contrario. Lo mismo que suscribes tú en estas líneas. Lo cierto es que estamos donde la nefasta gestión de los dirigentes actuales nos ha querido poner. Y esa sí es la cruda realidad. Estoy del todo de acuerdo contigo en aquello de que la misma afición del Atleti ahora es impasible. Y eso es lo triste. El conformismo y la mediocreidad de una afición desnortada que no recuerda o no quiere recordar loa tiempos de Arteche, Marina, Landáburu y cía. por citar los mismos que citas tú.
    Un saludo.

  6. Wincomparator

    Hola,

    Quiero aprovechar la ocasión para felicitarles por su Web. Me gustaría ponerme en contacto con vosotros para poder haceros una propuesta comercial, pero no he encontrado ningún email de contacto.

    Por favor, envíenme un email para que les pueda exponer mi propuesta.

    Muchas gracias y un saludo.