3

Melanconlías futboleras. Crónica: Atlético – Osasuna

Atlético Osasuna 11 12

Liga
Jornada 2

Atlético Atlético 0

Osasuna Osasuna 0

Atlético: Courtois, Sílvio, Perea, Domínguez, Filipe Luis, Tiago (Juanfran, 75'), Gabi, Mario Suárez, Reyes, Salvio (Arda Turan, 61'), Adrián

Osasuna: Riesgo (A. Fernández, 44'), Marc Bertrán, Roversio, Sergio, Raitala, Cejudo, Puñal, Timor (Lamah, 59'), Nekounam, Nino, Kike Sola (Lolo, 81')

Goles Goles

Ver ficha del partido

Les confieso que a mí me gusta más el fútbol por la tarde. Tardes de domingo en las que jugaban todos, o la mayoría de los equipos, a la misma hora. Son recuerdos de un niño que se entretenía jugando al fútbol con sus amigos mientras de fondo, en la radio se escuchaban los sonidos de todos los partidos. Las típicas voces y risas se detenían súbitamente cuando alguno de nosotros oía el pi, pi, pi que anunciaba un gol. Mientras el narrador terminaba de cantarlo, cada uno rezaba para que ese gol fuera de su equipo. Una vez enterados, vuelta a jugar.

Un niño que, en otras ocasiones y a solas, escuchaba la narración entera del partido del Atleti por la radio. Radio España, si el Atleti jugaba fuera de Madrid. Radio Intercontinental, si jugaba en el Calderón. Y mientras Héctor del Mar contaba el partido, ese niño en su cama dibujaba la jugada con la imaginación, la coloreaba con el corazón y cantaba goooooool del Atleti con toda su alma.

Ese niño se ha hecho un hombre. Y con el tiempo la imaginación ha dejado paso a la realidad, el corazón al cerebro y el alma. ¡Ay, el alma! El alma quebrada por tantos disgustos.

Para seguir entendiendo de fútbol ha tenido que aprender qué son las Sociedades Anónimas Deportivas, las ampliaciones de capital, los pivotes: dobles y triples, los representantes, qué es un carrilero y hasta de fondos de inversión. Con lo fácil que era antes: un campo de fútbol, once contra once y un balón.

Al Atlético de Madrid le tocó jugar el primer partido de liga a las 12. Una hora, dicen los entendidos en shares, audiencias y sociología, que gusta a la afición colchonera. A mí me trae, más bien, recuerdos de una época no muy lejana en las que el Atleti se coció en las calderas de Pedro Botero donde permaneció dos largos años, hasta que un viejo sabio acudió a su rescate y lo sacó del averno.

La afición acudió al estadio, encendió los televisores y se conectó a internet. Al campo acudieron menos de lo que auguraron los gurús de los gigantes mediáticos que han secuestrado el fútbol. Cada uno lo hizo con el ánimo de ver a su equipo ganar el primer partido de la competición. No fue posible. A este nuevo Atleti se le ven hechuras, ganas y una idea de cómo jugar. No es poco. Le falta velocidad, chispa y acierto en el remate. Aún queda. Queda porque Falcao pueda jugar, porque Turan se ponga en forma y porque se vaya Forlán y llegue algún fichaje.

Logró, como el jueves, realizar un fútbol conjuntado con tres volantes que juegan el balón con buena intención, apoyados por los laterales que suben con frecuencia y con peligro y tres delanteros bulliciosos que esperan la oportunidad de atacar la meta. El Atleti creó muchas oportunidades de gol, pero no las concretó. Unas veces por acierto del guardameta y otras por errores de los atléticos. Y la afición salió del estadio y apagó los televisores y se desconectó de internet mascullando lo que fue un empate, pero bien pudo ser una victoria.

Comenzó una nueva etapa para el Atleti con muchos cambios y otro nuevo proyecto. Y ese hombre, que de niño se ilusionaba con cada inicio de temporada, ve el fútbol con menos pasión y con la convicción de que ya nada será como antes ni en la radio, ni en el fútbol, ni en el Atlético de Madrid.

Del Atleti por principios. Y hasta el final.

Comentarios (3)

  1. Muy melancólica y bonita su crónica, don Julio. A mi por fútbol a esa hora solo me sale cuando mi papa me llevaba de la mano a ver al Cara en la Mina, y cuando posteriormente me iba con mi hermano al Calderón a ver al Madrileño, que nos encantaba.

    Dicho esto, no es un horario que me disguste del todo, pero no precisamente para un mes de Agosto en Madrid, y después de haber jugado fuera de España el Jueves, pero, como a quien tiene que importar todo esto se la suda por completo, pues así nos luce el pelo.

    En cuanto al tema de las radios, yo no paro de leer por ahí periodistas radiofónicos que cobran auténticas salvajadas, así que no veo mal que el fútbol quiera meterles mano. Todo aquel que se beneficie del puto circo en que se ha convertido esto, que lo pague.

    Don Julio, no borre usted nunca esos recuerdos entrañables que tiene. Es lo único puro que nos queda de este deporte, y lo que, probablemente, nos convencerá para intentar seguir en la brecha. En Alemania pasó algo parecido, al final quebró un operador de televisión, se fueron todos los Clubs a la mierda, empezaron de cero, y ahora tienes una liga preciosa, competitiva y con entradas a partir de 10 euros y abonos para todo el año por menos de doscientos. Así que a ver si revienta todo esta mierda de una puta vez.

    Un abrazote.

  2. Me refería más bien, don Tomi, al disparate de horarios que nos han impuesto. No me gusta nada que cada partido sea a una hora diferente. Eso le resta emoción y promueve que haya horarios intempestivos como los domingos a las 22 y los lunes a las 21.

    Ahora todo el mundo quiere hacer negocio con el fútbol. Pero me da la sensación que no hay tanto negocio en el fútbol como dicen, porque no paran de buscar fórmulas para rentabilizarlo más.

    Creo que las radios se benefician del fútbol y viceversa. En su época, ayudaron a la difusión del fútbol. Ahora, los tiempos han cambiado, pero tendrán que llegar a un acuerdo. Los clubes están a punto de la bancarrota. No tiene nada más que pensar que el Atleti después de cobrar 70 millones ha tenido que pedir un préstamo a un fondo de inversión.

    Ojalá, como dice usted, ocurra algo que haga volver al fútbol a sus orígenes o por lo menos, a un estado de sensatez. Si no, le auguro un futuro muy negro al fútbol.

    Un abrazo y me alegro de que le haya gustado la crónica.

  3. A mi lo que me ha ganado de su crónica (brillante, como no podía ser de otra manera) son las referencias a esas retransmisiones con Héctor del Mar al mando:

    …”y el balón, más amante que nunca besó las mallas, chui, chui”

    …”balón al cielo, cuidado con los ovnis”

    …”baja el balón con el pecho a lo Rocío Jurado”

    …”Restaurante Atrapallada, más Atrapallada que nunca”

    Entre eso y la intención de sacar el balón jugado desde atrás y las triangulaciones que vimos, ando hoy algo esperanzado y menos taciturno que lo que suelo estar ante resultados así.

    Un abrazo.